Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

POR: OMAR RÍOS G.

 

1: Ángel de la Guarda.

— “A mi último Ángel de la Guarda decidieron jubilarlo por peritaje. Ya tenía malito su corazón”- confesaba al cura  el reo condenado a muerte.

2: Mala suerte.

— “Tanto me persigue la mala suerte, que mi negro gato, gira en U si se encuentra conmigo”- decía el paciente a su psiquiatra en voz baja.

 

 

3: BREVÍSIMO CUENTO DE LA ASOCIACIÓN NACIONAL DE SORDO-MUDOS.

-  ¿ ?

-  ¡   !

4: Verbum- expectata.

— Díganos, Doctor: ¿qué verbo es aplicable a la vida?

-—Concretamente, el verbo “esperar”. Se espera el nacer, el crecer, el

reproducir, el morir. Siempre esperar…desde la cuna.

5: Limbo.

-— ¿Me puede Ud. decir qué hace aquí en el Limbo?

-—Verá Ud. Yo fui un mensajero militar muy disciplinado. Tanto, que no me atreví a leer la carta que mi jefe envió al enemigo, cuya última frase  decía: “¡Fusilad al mensajero de inmediato al término de la lectura de esta  misiva!...”

6: Ingratitud.

En la prensa matutina salió la siguiente nota: “El cocotero que cobijó y alimentó por cinco años a un náufrago, murió olvidado en el jardín del palacio de éste justo al año de su rescate”.

7: Ingenuidad.

Un capitán retirado, comentaba a los grumetes esta historia marina:

—“Nunca supo el pez volador, que el encantador pececillo que iba en un bote de vela, era su propio reflejo en un gran espejo”.

8: Cóncavo y convexo.

Contaba mi abuelo que hubo un masoquista que sufría porque un sádico disfrutaba el negarse a golpearlo.

9: Deudas de juego.

El perdedor mala-paga en su estertor logró escuchar que “nada” era una daga sin hoja a la que le faltaba la empuñadura.

10: Ave Fénix.

A mis alumnos de literatura les recuerdo siempre mi experiencia personal en una estrofa: —“Allí estaba yo, envejecido entre tantos recuerdos, hasta que rejuvenecí evocándolos”

11: Quijotismo.

— ¡Sancho!... ¿Veis a esos gigantes?...

— ¡Qué no son gigantes, mi señor! Solo se trata de molinos de viento.

 — ¡Ostias!... ¡Qué tan temprano tenemos energía eólica!...

12: Catarsis.

—“¡Linda noche!”- me dijo mientras se calaba unas gafas de sol. Fue tan convincente que no sabía si irme a acostar o buscar una sombra.

 

13: Innata sumisión.

Al verlo aceptar una crítica inmerecida, recordé a alguien que le decía al pan, pan, y al vino, vino… a todo lo demás le llamaba según el criterio del jefe.

14: Fe.

Bienaventurado Don Claudio, que contaba haber visto nacer de un pollo y una gata a unos animalitos que canta-maullaban “kikirimiau…”

15: Acepción criolla.

El padre de mi amigo decía que “la experiencia era un serrucho que cortaba día a día un centímetro de lengua…”

16: Foul.

—“¿Por qué te vas si allá no podrás vivir del cuento?”- le dije al insatisfecho que requería de reconocimiento constantemente.

17: Filosofía:

—Un ejemplo de negación de la negación, por favor…

—Enseguida, profe… Una pareja discute, y ella dice que no puede vivir sin él, y él responde que no puede vivir con ella…¿OK?.

18: Corrección.

A los dos kilómetros caminados, cambió de parecer el comprador de 20 libras de malanga sobre la fiabilidad de la pesa del guajiro que se las vendió.

19: Pragmatismo.

— “Ver para creer”- dijo Santo Tomás, y un ciego le mentó la madre.

20: Bucólica

—“Me conmueve el llanto de un niño, más, no logro sobreponerme al de un viejo”- musitó el anciano al invisible visitante de aquel Hogar de Veteranos.

21: Insospechado fin.

Cuando el gran físico Arquímedes defendió su principio de “la palanca” (Dadme un punto de apoyo y moveré al mundo), no sabía que había dado origen al sociolismo- concluyó el sociólogo ante los extrañados oyentes.

22: Habilidad mental.

El ganador de un concurso de mentiras, le dijo al venerable anciano que hacía de jurado, que si él era religioso, la mentira que le diría sería que Dios no existe; en caso contrario, si fuera ateo, le reafirmaría su existencia… Y ganó.

23: Simple disquisición.

Así concluyó el sociólogo su exposición:

 “—Inevitablemente el futuro es de las lesbianas. La pareja cumple las labores domésticas en armonía, para disfrutar más y mejor de su tiempo libre…”

24: Premonición.

El forense observó que el cuerpo hallado tenía tatuajes en todos los miembros y partes vulnerables. Al cerrarle los ojos, se admiró de ver escrito “EL” en el párpado izquierdo, y “FIN” en el derecho. EL FIN, como una despedida silenciosa.

25: Sin distinciones.

En el mismo momento en que el famoso filósofo Sócrates enunció “solo sé que no sé nada”, lo poncharon…

26: Colitis.

El vicio de “P” eran las colas. Acabó de marcar en una, y vio que se formaba otra, por lo que fue a husmear. Había allí gente de mal color, con debilidad, enjutos… El que organizaba dijo que faltaba uno para completar la cola, y dispuesto entró, cerrándose la talanquera de una plataforma que raudo se elevaba, en cuyo fondo se lograba leer: DIRECTO AL INFIERNO.

27: Pudor.

El Zorro borracho en una cantina, confesaba al barman que se cubría el rostro para que nadie advirtiera su rubor al ver el ricito rebelde que hacía tan simpático a Superman…

28: Meta fatal.

-—“¡A conquistar el futuro!”- dijo la muerte dando zancadas de gigante de siete leguas.

29: Lingüística con doble sentido.

La profesora de Lingüística sabiendo que traía una clase escabrosa dijo:

— ¿Hay algún Pepito aquí?... ¿No? Bueno, la clase de hoy es sobre  lingüística mexicana, y analizaremos que allí al colonizador hispano

le llamaban “GACHUPÍN”… ¡No repetir, por favor!...

30: Educación formal.

—“¡Las damas primero!”- elegantemente terció el caballero en el  momento en que el piloto mandó a abandonar el avión en llamas.

31: Al pie de la letra.

—“Recuerda querido, que detrás de cada gran hombre, hay una gran  mujer”- dijo la esposa, y empujó a su conyugue hacia un precipicio…

32: Espionaje a la antigua.

— ¿Cómo descubrió que descifraba mis mensajes con un espejo?

— ¡Fácil, es que soy descendiente de Leonardo De Vinci!

33: Viceversa o pa´lante- pa´tras.

— Radiotelegrafista, envíe la orden siguiente: “Reconocer Radar…”

—  ¡A la orden!...

—  ¡No, no…!, mejor que sea al revés…

— Disculpe oficial, queda igual: ¡reconoceR radaR!...Se lee igual al derecho y viceversa…

34: Sano concepto.

El catedrático solterón, enjuto y ojeroso, culminó así su exposición de la clase de sexología:

— “La autocomplacencia sexual infiere rasgos de independencia, lealtad hacia sí mismo y pulcritud plena en grado sumo…” 

35: Incongruencia.

Aquel loco aseveraba que su estadía en la institución mental estaba relacionada con una puñalada que le propinó a un anciano para robarle.

Este, cayendo, incesantemente repetía: — “¡Gracias, gracias…! “ Pero  por mucho que lo pensaba no entendió el por qué.

36: Incertidumbre.

— “No sé en qué círculo  del Infierno colocarte”- dijo Dante al Ángel Exterminador, que aleteaba desesperado.

 37: Controversial.

— “Viendo la escultura de “El pensador” de Rodin, no me impresionó cómo la esculpió, si no en qué diablos pensaba el modelo”- comentó la hija a su padre.

38: Trabas.

Cada vez que el conferencista tenía que disertar sobre el físico francés Ruhmkorff, escribía en el pizarrón este apellido con tal de no pronunciarlo…

39: Capitán Cebollita.

El poeta persa Mucharrif al-Din Saadi escribió el “Libro del Consejo”, sin seguir consejos de nadie. Se desconoce si los de él surtieron efecto.

40: Razonamiento.

—“Herodoto fue llamado el “Padre de la Historia” hace muchos siglos, por su conocimiento”- dijo el padre a su hijo, quien respondió:

—¡Claro papá!...Si entonces la historia  apenas comenzaba…

41: Comparación evaluativa.

—“Viendo las horrendas pinturas de hoy y sus más horrendos precios, pienso en cuánto podría venderse el retrato de Dorian Gray en sus postrimerías”- dijo un Curador cerrando los ojos mientras balanceaba su cabeza en señal negativa.

42: Alias.

—“José es el Padre Putativo (P.P) de Jesús, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo. Repitiendo esa categoría, se le llamaba P.P, y así se llegó a denominar a los José como “Pepe”. Del apelativo “Cuco”, no sé ni quiero saber su origen. ¿Quedó claro?...”- espetó la maestra que inquisitivamente observaba a sus alumnos.

43: El que imita…

— “¡Hágase la luz!...”- intentó imitar al Creador un joven, que no recordaba que era horario de apagón…

44: Indiferencia.

— “El correo electrónico desplaza al Correo y a la Filatelia, sin embargo a las palomas mensajeras no parece preocuparles el tema- dijo triunfante un colombófilo.

45- Confusión.

— ¡Le dije: “agua, cero”, no aguacero…!- recriminaba el jefe agrícola al operador de riego…

46: ¿Venganza?

— ¡Ni te imaginas Luisa, que este que te penetra es al que llamabas “chiquilín apestoso”!...- dijo sádicamente el hombre que sodomizaba a la mujer borracha y drogada acostada boca abajo, que vomitaba sin cesar.

47: Sobrecumplimiento.

— ¿Superaste la adicción al cigarrillo?...

— ¡Y con creces!...Ahora en lugar de una cajetilla, me fumo dos…

48: Objetividad.

— ¿Watson?...Este cadáver lleva rato aquí…

— ¿En qué basa su deducción, Holmes?

— ¡Elemental!...  ¿No ha notado su cara de aburrido?...

49: Superación.

El profesor reclamaba a un eminente alumno:

— Creo advertir un gazapo en su oración “Uníos los hunos con los otros…”

— Es que me refería a los hunos del Asia Central que fueron invadidos por los godos, profesor…

50: Pasaje a lo desconocido.

— “Lilith fue la primera mujer en habitar el Paraíso junto a Adán, y la que luchó por sus derechos sexuales, por lo que fue expulsada al Infierno”- reveló el teólogo a sus anonadados condiscípulos. 

51: Ignaro.

— ¡Qué mala cara puso mi nuevo suegro, el catedrático, cuando le dije que era un pusilánime ! …

— Y… ¿qué es eso?...

— No sé, pero así me llamó el padre de mi anterior relación, y lo encontré tan elegante…

52: ¡Ay, Cervantes!.

— ¿Vamos a pusuquear en casa de tus padres?- preguntó gustoso el novio.

— ¡Ya ves! Para eso nada más me quieres…- respondió ella pensando en hacer de nuevo el sexo.

 53: Desobediencia.

— “¡Gastritis!- gritó el galeno. ¿Cuántas veces le he dicho que no chupe sangre O positiva?”- recriminaba al vampiro que bajó su cabeza avergonzado…

54: Matemáticas.

— “Cateto solo conoció su justo valor cuando Pitágoras, sin ser Jefe, político ni psicólogo, lo colocó con Hipotenusa en el lugar cimero que le correspondía, sin sociolismo, nepotismo, ni regalías”- concluyó el filósofo que hacía de maestro de Matemáticas por falta de profesores…

55- Casi evidente.

— “Ariadna dio un hilo a Teseo para lograr salir del Laberinto después de matar al Minotauro. Teseo llevó a Ariadna a una isla y la abandonó a su suerte. Ariadna, despechada, se tiró entonces de una alta roca al mar. A eso llamo yo oportunismo y estupidez…”-concluyó el alumno su respuesta sobre ejemplos del significado de ambos términos.

56- ¡Zapatero, a sus zapatos!

— “No por ser pedicure de Alicia Alonso, ni por ser manicure de Frank Fernández se es asesor, ni tan siquiera promotor cultural”- alegó el funcionario de embajada que llenaba unos formularios a cierta dama cuarentona.

57- Fracaso.

— “Quisimos recrear la escena donde Guillermo Tell disparaba la flecha a la manzana situada en la cabeza de su hijo, pero no la filmamos porque el costo de esta fruta arruinaría nuestro presupuesto”- dijo el productor de seriales de aventuras convencido de que su proyecto moría al nacer.

58- Recurso infalible.

— El violín está perfectamente restaurado. ¿Cómo lo logró?

— Se lo entregué a un discípulo y le dije que lo terminara cuando hubiera alguna oportunidad, sin prisa, y sin alertarle que se trataba de un Stradivarius…

59- Descubrimiento.

— “¡Todo lo que sube tiene que bajar!...”- dictaminó Newton al finalizar el coito con su mujer.

60- Precocidad.

— ¡Déjenme adivinar!...Ustedes quieren un libro antiguo… ¿de cuentos?...-inquirió el padre.

— ¡No!- respondieron a coro sus dos hijos a punto de partir para la escuela.

—  ¿De ciencias?- volvió a preguntar el padre.

—  ¡Tampoco!- ya desesperados negaron los niños.

—  ¡Okey!, me rindo…- desistió atribulado el papá.

—  ¡Queremos el Kamasutra!-  afirmaron los pequeños que se asustaron  al ver caer a su padre hacia atrás mientras se llevaba la mano a la frente.

61- Consciencia.

— “Quedaban tres en una isla. Nadie más había en el mundo, solo ellos: un hombre, una mujer y una vaca.

En eso se escuchó una voz de trueno que sin ordenar, indicó la necesidad de que en esa porción de tierra quedaran dos únicos seres.

El hombre prefirió a la mujer, y se deshizo del animal, con quien hubiera podido satisfacer el hambre, el calor y el sexo, pero no sería posible procrear y volver a poblar al mundo”- finalizaba el profesor su relato, sin advertir cierta sonrisa sarcástica de Pepito.

62- Condescendencia.

 — “Al manso caballito de la Granja Nº 1 se le escapó la yegüita que le servía de pareja, con un burro, y solo por consideración el resto de los animales de la Granja, no le llaman “cornudo”, sino “unicornio”…”- comentaba en el establo el caballo percherón que llevó al dueño a la ciudad.

63- Fashion.

— Y… ¿cómo le pusieron a la niña?

—  ¡Eutanasia!

— ¿De dónde sacaste eso?

— ¡De mi viaje a Estados Unidos!...Ese nombre está de moda allá…

64- Esqueleto rumbero.

 La fina lluvia enfriaba la madrugada de carnaval.

—  ¡Al cementerio!- ordenó al soñoliento chofer de un bicitaxi cubierto 

con un nylon el ataviado señor de gafas, sombrero y capa.

Con torpeza avanzó el móvil hasta la capilla del camposanto, y el driver  se volvió al pasajero, quedando sorprendido ante su ausencia.

—  ¡Coño!- maldijo- este es el tercer muerto que me deja de pagar en  carnavales…  

65- Extremaunción.

— “Sepa Ud. señor cura, que no le temo a la muerte. Mi único miedo es la subida al cielo, porque padezco de vértigos…”- advirtió el moribundo  a su confesor. 

66- Fuente de la Juventud.

Desnudo completamente me acerqué a lo que parecía un pequeño  lago. Sobre el agua se reflejaba la luna, y vinieron a mi mente las  palabras del brujo indio al que salvé la vida:

“Tres lunas caminaras en dirección del viento al doblar el barranco.  a la cuarta luna, verás agua…”

Entré lentamente hasta que mis pies se cubrieron de un líquido verdecino. Sentí un  escalofrío al escuchar la voz del indio  nuevamente:

-— Agradecido te estoy y quiero compartir contigo el secreto de mis  antepasados…

Me animé a seguir penetrando aquellas aguas, que ahora brillaban extrañamente. Se irguió mi pene hasta quedar rígido. Breves sacudidas me dieron náuseas y mareo, hasta que caí sin conocimiento.

No se que más pasó…Ahora que despierto veo a una monjita con  un pomo de leche acercándoseme, mientras otra me echa talco en mis partes, y yo gorgojéo sin poder articular palabra. 

67- Paradoja

La fecha de exterminación de Sodoma y Gomorra se concretaba. Ya  los ángeles que avisaron a Lot  para preservar su vida y la de su familia del azufre y las llamas que vendrían del cielo se apresuraban a  salir.

Esa noche en Sodoma, un tahúr vicioso del sexo, chismoso y envidioso por demás, no pudo sustraerse de seguir de lejos al vecino religioso y espiarlo por su novedoso comportamiento y nerviosismo.

Desde entonces el chisme y la envidia superó al mandato divino.

Por su parte en Gomorra, cerca de la misma entrada del pueblo, un  ferviente admirador y seguidor de Cristo regresaba extenuado del  largo viaje a la aldea vecina donde su madre agonizaba. Tal era su  pobreza que ni un burro podía tener para estos trajines.

Desfallecido, decidió descansar al lado del pesebre de la casa de  dos hermanas prostitutas.

Demás está decir que su fin fue cruel, y es por eso que el pobre  siempre estará jodido, sea creyente o no. 

68- Mutis por el foro. 

El vecino A recriminaba al B por el insoportable hedor de los corrales de sus puercos.

B, molesto, le exigía cuidado al hablar de pestilencias porque el orine de los conejos que criaba A no lo dejaban vivir en paz.

Mientras continuaba la discusión, C, vecino de aquellos perturbadores del  Medio Ambiente, la tranquilidad ciudadana y la aparición de vectores- sin  contar ilícitos- colgaba un letrero en la puerta de su casa, cansado de  prevenir a las autoridades locales sobre estos desafueros con el texto:  “Se permuta”…

69- Similitud.

— “El barón de Charlus, de connotada ambivalencia sexual, era un sempiterno perseguidor de efebos, mientras que el personaje de Albertina lo hacía con amigas y doncellas”- relataba el conferencista, en lo que dos oyentes marginales originaban el siguiente diálogo:

— “Asere, no entiendo mucho de lo que dice el ocambo, pero es volá de pajarería y tortilla, como en las novelas cubanas…”

— ¡Qué viejo ma´ sala´o…! ¡Vamo´ en pira!...

70- El coronel no tiene quien le escriba.

Pasó más de 20 años esperando atención al asunto de su retiro a cargo del Estado Mayor Militar, sin que apareciera nadie por su casa, ni enviaran mensaje alguno.

De pronto, un día un joven recluta llegó con un sobre lacrado donde venía una carta de la Junta Militar y de Gobierno que le solicitaba sus servicios para la guerra con el país fronterizo…y allá se fue.

71- Cacumen.

— “Bueno, esta entrevista mejorará más cuando Ud. nos muestre su Árbol Genealógico”- invitó la periodista a cierto campesino.

— ¡Verá Ud.!... ahora que se menciona ese árbol, tengo que confesarle que es el único que no tengo sembrado por acá…

72- La vida inútil.

Soy lento, pero me preparo para la siesta eterna…nada me fatiga tanto como pensar o hablar…por eso encargué con tiempo mi epitafio, antes de que me sorprenda la pelona…todos concordarán conmigo, sin necesidad de despedida de duelo…esta vida sosegada que tuve, se reducirá al texto encargado por mí: “AQUÍ SIGUE DESCANSANDO PITO PÉREZ…” 

73- Diatriba.

Conocedor de las trabas del burocratismo, con mucha antelación preparé la solicitud que necesitaba. No obvié ningún canal correspondiente y en la hoja con mis datos aparecieron cuños desde mi trabajo, el Municipio, la Provincia y Ministerio; de ahí hacia abajo ídem. Finalmente, por teléfono me fijaron un día para recoger la respuesta- el mismo día que yo la necesitaba. Solícito, un empleado me pidió los datos de identidad, después de dos horas de espera. Regresó con mis papeles e identificación un tanto mal humorado, porque la compañera que debía estampar el cuño de salida del documento, no había venido a trabajar, por lo que yo tendría que regresar al otro día, previa llamada para no perder el viaje. Resignado a estos inconvenientes, y con mi maletín a cuestas, seguí hasta la terminal de trenes. Como no se me pudo resolver mi solicitud de pasaje por las vías oficiales, me atavié con las ropas de la doble moral, y con 20 pesos de soborno recibí el ticket para mi viaje a la capital donde esa noche recibiría la “Medalla del Ciudadano Ejemplar”…

74- Pifia.

El pescador aterrado observó el bote de madera destartalado a la orilla de la playa. En él yacía muerto un guerrero con espada y lanza. Acercándose más, descubrió el cuerpo de un niño de unos diez años, cuyas raídas ropas resultaban de suma elegancia.

Avisó a las autoridades de la villa que rápidamente aparecieron a caballo en unión del médico local, quien volteó boca arriba el cuerpecillo del infante, colocándole un minúsculo espejo en las fosas nasales, que se empañó al instante, por lo que advirtió que aún vivía. Le aplicó sales de amoniaco para reanimarlo, y los ojos del crío se entreabrieron.

— ¡Está en shock!- gritó el galeno mientras sacaba un cartón rojo que colocó ante la vista del chico.

—  ¿De qué color es este cartón?- preguntó, pero la respuesta del pequeño demoraba, pues el resplandor del sol no le permitía ver claramente.

—  ¡El del color de tu sangre!- apremió el doctor…

—  ¡Azul!...- respondió fatigado el náufrago.

—  ¡Aparte del shock, es daltónico!- aseveró el discípulo de Hipócrates, sin sospechar siquiera que estaba en presencia del mismísimo Barón de Münhhausen…

 

75- Honestidad.

— “Dígame señor Houdini… ¿sale siempre bien de las situaciones para liberarse de amarres o de encierros?”- preguntó el periodista.

— “¡No!... En una ocasión estuve 24 horas entre rejas por no tener documento de identificación, licencia de conducción ni los papeles del auto que conducía…”

76- Dudas.

— “Papá, cuando Napoleón le escribió a Josefina que pronto estaría a su lado y que no se bañara, ¿qué quiso decir?”- preguntó el adolescente a su padre.

— “¡Esa misma pregunta me hacía yo, porque cuando aquello no había problemas con el agua ni con el jabón!”- respondió el aludido bebiendo de un golpe su vaso de ron barato.

77- El extraño cuento de la Cucarachita Martina.

— ¿Qué haces en la noche?- preguntó la Cucarachita Martina al ratoncito Pérez.

— ¡Cojo unas borracheras de madre, bailo hasta caerme muerto y cantó reguetón!...

— ¡Entonces tú eres el desgraciado que no me deja dormir haciendo bulla en la madrugada, descarado sinvergüenza!...

Cuentan que desde entonces la Cucarachita Martina anda detrás de un perrito del Cuerpo de Vigilancia Popular.

78- Catarsis.

— “A Diógenes lo tildaron de filósofo loco porque vivió en un tonel, buscaba a una persona con un farol encendido al mediodía y por decirle a Alejandro Magno que lo único que necesitaba de él, era que se apartara porque le quitaba el sol.

Sin embargo nadie lo toma hoy como uno de los primeros en defender al Medio Ambiente, pues afirmaba la tesis de vivir conforme la naturaleza…”- concluyó el profesor a la par que alcanzó a escuchar el comentario de un oyente:

— ¡A eso es lo que llamamos señalar las manchas en el sol!...

79- La Crisis y el bloqueo.

— El dragón está disgustado y desorientado. Lo dejaron fuera del Censo del gas licuado, y tampoco le quieren dar kerosén…- comentó el funcionario de combustibles a su jefe.

80- Desorientación/Despiste.

— “El soldadito de plomo estaba acongojado. La bailarina le había regalado una bota nueva por su cumpleaños, pero del mismo pie que le faltaba…”- se burlaba el payaso desde su caja ante otros juguetes.

81- Inesperado final.

¡Qué incómodo me siento! ¡Esas luces no me dejan ver bien!...

¡Ah!... Ahí está mi esposa. La última vez que la vi así, fue cuando le   amenacé con el divorcio.

¡Oh, mis hijos!...Más serios que de costumbre. No sé si sienten dolor o  angustia al perder a su salvador de los castigos maternales.

¡Miren para eso!...!Cuántos amigos y curiosos!...

Lo que más me molesta es la presencia del mal nacido que con cara de sufrimiento fingido me mira. Ese que jugó sucio siempre apuñalando a todos por la espalda para ganarse la simpatía patronal.

Ahora se vira hacia los presentes y amenaza con despedir mi duelo. Me recome la impotencia de no poderle romper la cara como otrora, cuando  calumnió a la joven de la que quiso abusar y fue cesanteada luego sin más ni más.

83- Rara Avis.

— ¡Oye Samy, tengo algo increíble!- apresurado explicaba el periodista por su celular. Pudiera ser un Premio Pulitzer- enfatizaba.

¡Toma nota y prepara la primera plana! ¡Pagué 10 grandes por la Información! Se trata de un hombre en sus cuarenta, no blasfema, cumple con los Diez Mandamientos, no es amante de los placeres mundanos, ni  padece de egoísmo, es fiel a su familia y amigos, en fin… ¡Un momento,  que por ahí viene mi informante!... ¿Sigues a la escucha Samy?...¿Samy?

No hay cobertura… - continuó justificando mientras ex profeso desactivaba el celular y releía  con fruición la nota recibida del recién llegado.

¡Este artículo me llevará a la fama!- comentó para sí mismo, a la par que  marcaba el número del libelo más importante del país.

— ¿Sí? ¡Con el Presidente de la Junta Directiva, por favor!... Tengo una primicia…  un palo periodístico  sobre un hombre que será confinado en  un Internado de Máxima Seguridad, por ser catalogado como especie en  extinción…

84- Secreto a voces.

Discretamente intercambiaron miradas.

Discretamente solicitaron permiso a sus acompañantes para ir al toilette.

Discretamente penetraron en la cabina de damas, vacía en ese momento porque no era el entre-acto.

Discretamente se lamieron los labios y terminó felizmente su osadía en larga eyaculación.

Discretamente regresaron a sus correspondientes palcos y sonrieron  acordándose de  la travesura cuando se volvieron a cruzar por última vez sus miradas.

Discretamente a las 39 semanas nació el primer vástago del Barón Galleau, cuya edad superaba a la de su consorte en 60 años.

Discretamente pasó el tiempo, y el actual Barón Discret Galeau asumió las funciones de su difunto padre, trayendo consigo a un viejo amigo de la familia, que discretamente le fue sugerido como asesor por la aún  hermosa Baronesa de Galleau.

85- Discordia del duelo.

El  total look  de su vestido en negro, concordaba con la situación de luto que atravesaba. No así con la longitud del mismo, ni su demostrativa espalda al aire.

Venía bien con su escote halter, que primoreaba sus senos, pero no con el corte Nido de abeja, aplaudido en la Maison d´ noir.

El positivo efecto luctuoso de su peinado de trenza de raíz, contrastaba negativamente con sus zapatos atados al tobillo.

Las medias tupidas realzaban la tristeza que le embargaba, empero disminuía ese efecto el bolso con el anagrama “LVA”, que los jocosos asistentes al funeral del esposo de Lilith Valery Astricht consintieron en llamar La Viuda Alegre.

86- La sublime ignorancia.

 …………………… 

-FIN-

 

 

 

 

 

    

Vistas: 399

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Fallece diputado comunista ruso a causa de la Covid-19

El miembro de la Duma rusa y del Partido Comunista, Vaja Agayev, había sido coautor de 42 leyes federales. 

Reino Unido diagnostica 6.178 positivos de Covid-19 en 24 horas

A partir de este jueves se aplican nuevas medidas de restricción para atenuar los contagios de coronavirus.

Pdte. Nicolás Maduro: Nos preparamos para vencer el bloqueo de EE.UU., es una batalla por la paz

"Reiteramos la necesidad de reivindicar el respeto a la soberanía, autodeterminación de los pueblos", indicó el presidente Maduro.

Pdte. Díaz-Canel rechaza nuevas sanciones de EE.UU. contra Cuba

Entre las medidas está una mayor restricción sobre el ingreso a Estados Unidos de ron y tabaco cubano.

© 2020   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio