Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

Ver la paja en el ojo ajeno. Por Lázaro Fariñas*

Por Lázaro Fariñas*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- No hay nada más socorrido que un día detrás del otro, tampoco hay peor sordo que el que no quiere oír, así como ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio es cierto, también aquello que dice que hagas lo que digo y no lo que yo hago.  Como han cursado las cosas a través de la historia de este país, todos los dichos anteriores se le pueden aplicar al gobierno de los Estados Unidos. Ejemplos sobran. Veamos algunos de ellos.

En el territorio cubano existen decenas de prisioneros en huelga de hambre. Algunos de ellos, en contra de su voluntad, son alimentados a la fuerza por sus carceleros. Muchos de los huelguistas hace ya mucho tiempo que no deberían estar encarcelados, sin embargo, allí permanecen, golpeados y humillados por sus creencias religiosas. Son los presos de la base naval de Guantánamo, son los que el gobierno de los Estados Unidos ha mantenido prisioneros por años.

Ante esta huelga de hambre, el gobierno nada dice y nada hace.  Sin embargo, a solo kilómetros de allí, cualquier personaje que se hace llamar disidente se declara en huelga de hambre, e inmediatamente el mismo gobierno comienza una campaña de propaganda contra el gobierno cubano, acusándolo de cuantas barbaridades pueda inventar.  En este caso específico, ven la paja en el ojo ajeno y no...

En Cuba hay un preso norteamericano que, bajo contrato con una agencia gubernamental de Estados Unidos, fue a Cuba a violar las leyes, llevando equipos tecnológicos de última generación, con la intención de promover la subversión interna, por lo cual fue juzgado y condenado en un juicio abierto y justo a 15 años de prisión. El gobierno de este país le exige al gobierno cubano que lo libere y lo regrese para acá, alegando razones humanitarias.

Aquí hay cinco cubanos que fueron condenados a larguísimas penas de prisión, solamente por el delito de estar buscando informaciones entre los terroristas de origen cubanos que radican en la ciudad de Miami que se han dedicado a hacer actos terroristas en las ciudades y campos de la isla. Cuba pide su libertad, también por razones humanitarias y por lo injustas que son sus condenas.  Aquí se la niegan porque para los antiterroristas no hay razones humanitarias que existan.  O sea, haz lo que yo digo, no lo que yo hago.

Si uno se toma el trabajo de buscar en la internet la historia de las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, encontrará que en muchísimas de esas contiendas el presidente que fue electo no fue precisamente el que más votos sacó.  En otras muchas, las diferencias entre el candidato perdedor y el ganador fueron de solamente unos cuantos miles de votos. Nunca, que yo sepa, ningún país extranjero le ha exigido al gobierno de Estados Unidos el recuento de votos en sus elecciones y muchos menos le han dicho que no reconocen al presidente electo.

No hay que ir tan lejos, se sabe que en las elecciones del año 2000, entre George W Bush y Albert Gore, este último sacó más de 500,000 votos que Bush y además, que cuando la Corte Suprema de la nación, por encima de la decisión de la Corte Suprema del Estado de La Florida, ordenó que se parara el reconteo de votos en el estado, Bush tenía una ventaja de 154 votos solamente. No se siguió contando.  Le dieron la presidencia a W Bush y todo el mundo tuvo que aceptar.

Muchas risas y burlas al sistema electoral de este país se vieron por el mundo, pero nadie se negó a reconocer a Bush como presidente. En este caso, se puede aplicar aquello de que no hay más sordo como el que no quiere oír. A mí, ¿qué me importa lo que piense el resto del mundo? Solo oigo lo que quiero.

Ahora, con las elecciones que se llevaron a cabo en Venezuela, el gobierno de los Estados Unidos vuelve al bate. Como su candidato Henrique Capriles perdió las mismas por más de doscientos mil votos y él mismo no quiere reconocer su derrota, el Departamento de Estado le exige al gobierno venezolano el conteo de los votos como paso previo para reconocer a Maduro como presidente elegido. Después del fiasco del año 2000, lo mejor que podía hacer el gobierno de este país y su Departamento de Estado es nunca más inmiscuirse en ninguna elección presidencial en ningún país del mundo.  No hay nada más socorrido que un día tras el otro y lo mejor que pueden hacer las autoridades de esta nación es no meterse en los problemas internos de otros países.

Nadie le exige a ellos, y nadie le ha dado el poder a nadie para que sea juez de todos.

* Lázaro Fariñas periodista cubano residente en EE.UU.

Enviado por el autor a: Martianos-Hermes-Cubainformación

Estos textos pueden ser reproducidos libremente siempre que sea con fines no comerciales y cite la fuente.

 .-.-.-.-.-.-.-.

http://martianos.ning.com/ 

http://auto-hermes.ning.com/ 

http://www.cubainformacion.tv/

http://www.auto-hermes-sxxi.net/index.html

http://www.facebook.com/groups/126714257339187

Vistas: 39

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Ecuador corrobora amistad y cooperación con Colombia

Ecuador deseó “la paz completa y definitiva” de Colombia con el ELN el mismo día que declinó continuar su función de anfitrión de las conversaciones de paz.

Popularidad de Macron se desploma en medio de protestas

Este jueves se esperan más actos sindicales en contra de las reformas planteadas por Emmanuel Macron, quien próximamente cumplirá un año como jefe de Estado de Francia.

Marcharán con velas en contra de los tarifazos en Argentina

Desde el Congreso hasta el Obelisco se movilizarán decenas de argentinos para rechazar el incremento de los precios de varios servicios.

Líderes latinoamericanos concurrirán al Mundial Rusia 2018

"La presencia latinoamericana en el Mundial será importante tanto a nivel político como a nivel de la afición", manifestó Alexandr Schetinin.

© 2018   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio