Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

Tumba Francesa: añeja tradición cultural enraizada en Cuba. Por Lourdes Pérez Navarro*


Por Lourdes Pérez Navarro*/PL.- A diez años de ser declarada por la Unesco Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad, en noviembre de 2003, la sociedad Tumba Francesa La Caridad de Oriente deslumbra por el magnetismo de sus cantos y danzas. Fundada el 24 de febrero de 1862, bajo el nombre de Lafayete, conserva en su gran mayoría los elementos que la caracterizaron en sus inicios, como la forma de vestir al estilo de la corte de Versalles, y los instrumentos musicales, originarios de la fecha de creación de la institución y en perfecto estado.

También mantienen los cantos, la tradición culinaria y la artesanía, elementos que constituyen sellos distintivos de la agrupación y que le hicieran merecedora del reconocimiento internacional por preservar hasta el presente su originalidad y transmisión generacional.

Esta legendaria manifestación músico danzaria conserva en todo su esplendor los aportes legados por la cultura francesa y la Dahomeyana como muestra genuina de expresión y tradición de la cultura popular generada en el oriente de Cuba, gracias a la migración de franceses y franco haitianos que se dedicaron al cultivo del café.

En su sede, ubicada en la ciudad de Santiago de Cuba, los miembros de la Tumba Francesa deleitan al visitante con sus demostraciones artísticas que, según los expertos, a pesar de ser centenarias, preservan los orígenes.

Los bailadores de diferentes edades (el más pequeño de ocho años, muestra de que esta tradición tiene relevo asegurado), entran al salón en parejas, ataviados con trajes a la usanza colonial y marcan los pasos de bailes franceses de la época.

Caracterizan su música tres grandes tambores o tumbas, confeccionados con madera y piel de chivo.

Los ejecutantes se nombran de acuerdo con su instrumento: mamamier para el premier o principal, secondier para el second o bula, y cataye, que toca el cata, mientras las cha-cha o marugas acompañan al coro, integrado por mujeres, en tanto la tambora o requinto va colgada al cuello.

Como colofón, se unen bailadores y espectadores, tanto cubanos como extranjeros, danzando juntos en una demostración de amor y espiritualidad, embrujados por esas añejas evocaciones que gracias a los miembros de esta sociedad llegaron casi intactas hasta nuestros días.

La Tumba Francesa es una manifestación cultural surgida en el oriente cubano a raíz del fenómeno de la inmigración provocada por la Revolución de Haití de 1791, la primera en América Latina, explicó a Prensa Latina la promotora cultural de la institución, Queli Figueroa Quiala.

A esta zona arribaron en su gran mayoría colonos franceses, los cuales trajeron mano de obra doméstica que, unida a los esclavos africanos, se dedicaron en las zonas rurales al cultivo del café, algodón y añil, y construyeron grandes haciendas con espacios para sus bailes, rememoró.

Estos esclavos, sobre todo los domésticos, se nutrieron de las costumbres de los amos franceses y llegaron a recrear lo que en la actualidad entendemos como Tumba Francesa, dijo la joven santiaguera que se desempeña como mayora de plaza o gobernadora de salón.

Esta no es más que una mixtura de ritmos y danzas francesas del Caribe como el minué, rigodón y carabiné, con un estilo muy peculiar, pues son interpretados con tambores africanos y cantos entonados en una mezcla de creole, español y francés.

Las letras de las canciones tratan del amor, la vida diaria y algunas son sátiras, medio que utilizaba el esclavo para expresar al amo francés sus sentimientos.

Actualmente la sociedad la integran 25 miembros, en su gran mayoría descendientes de la familia Venet Danger, que ya va por la octava generación.

"Aquí somos una familia, nos ayudamos unos a otros, compartimos alegrías, nos socorremos, nos consolamos en momentos de tristeza. Todo el que venga a visitarnos encuentra un ambiente de paz, de armonía, de espiritualidad", aseguró Queli.

"Amamos la tradición, no tenemos ningún interés material, sino de amor, sentido de pertenencia, sentir los tambores dos veces a la semana, cuando nos reunimos en esta casa que nos sirve de sede", apuntó.

Como sociedad, añadió, nuestro objetivo es celebrar fiestas bailables dirigidas a la recreación, el socorro y la ayuda mutua.

Se trata, dijo, de una institución autofinanciada, pues cada miembro aporta para asegurar el vestuario, la conservación de los instrumentos y realizar las actividades.

Las paredes del salón son testigos de esta tradición centenaria. En ellas cuelgan añejas fotografías de miembros de la Tumba Francesa y, en un rincón, se levanta un altar de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba, aún cuando, acotó Queli, no persiguen un rol religioso, sino hacer la caridad como valor humano.

La Tumba Francesa La Caridad de Oriente mantiene vínculos con similares agrupaciones existentes en las provincias orientales de Guantánamo y Holguín, las cuales se insertan en el plan de salvaguarda esta manifestación como expresión cultural, pese a que no están incluidas en la condición de Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad.

Hasta la fecha, la sociedad establecida en Santiago de Cuba es la única de su tipo en Cuba con esa categoría que otorga la Unesco.

También han extendido sus lazos fuera de las fronteras del país, al participar en el Festival de Raíces campesinas efectuado en la isla de la Martinica, donde delegaciones del área del Caribe exhibieron expresiones que comparten raíces comunes con la Tumba Francesa; y en la jornada de la Francofonía celebrada en Haití.

*Periodista de la redacción Económica de Prensa Latina.

jhb/npg/lpn

Vistas: 87

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

ANC pide a jóvenes liderazgo creativo para equidad en Venezuela

Delcy Rodríguez aseguró que los jóvenes son la generación de la vanguardia creativa de un mundo basado en la solidaridad, cooperación y amistad.

"Nos están erradicando", afirman campesinos colombianos

Los cultivadores pidieron al Gobierno de Juan Manuel Santos que se respeten los acuerdos de paz firmados en La Habana, Cuba.

OMS/Unicef: 15 millones de niños fallecieron a diario en 2016

El informe de organismos de Naciones Unidas advierte que la tasa de mortalidad neonatal ha aumentado de 41 por ciento a 46 por ciento pese a los esfuerzos realizados por algunas organizaciones.

Qatar denuncia consecuencias que sufre por bloqueo de vecinos

Ali Bin Samikh Al-Marri, presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Qatar denunció los daños que sufre el pueblo qatarí por la imposición del bloqueo.

A un mes del terremoto, México vive entre ruinas y campamentos

Al menos 400 personas muertas, 12 millones de damnificados, daños a más de 150.000 viviendas, 12.000 escuelas y 1.500 monumentos históricos, dejaron los sismos que devastaron a la nación en septiembre.

© 2017   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio