Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

"Termina el 2010 y el Miami cubano sigue el mismo". Por Lorenzo Gonzalo*


Foto © Virgilio PONCE

 

Miami, 30 de Diciembre del 2010

 


Termina el año y las noticias principales latinoamericanas son dos. La primera, relacionada al continente, presenta un crecimiento del Producto Interno Bruto descomunalmente
grande comparado con los países desarrollados. La explicación, básicamente sigue
el principio que aplica a las economías no reguladas, las cuales centran sus
inversiones en base de sus ganancias financieras y nada que ver con los
beneficios sociales. El rédito que obtienen en regiones, donde aun faltan por
desarrollarse muchas producciones elementales, es varias veces mayor que el
ofrecido por economías de otra naturaleza. Junto a la noticia de ese crecimiento
productivo y aunque parezca contradictorio, también ha aumentado la pobreza. En
el marco de las economías no reguladas esa contradicción es una constante,
porque sus mecanismos indefectiblemente provocan un crecimiento asimétrico. Se
exceptúa Brasil, donde quizás la combinación de un Presidente con fuertes
inclinaciones sociales, que se autodenomina socialista, junto a un
Vicepresidente empresario, vinculado a la industria, resultó un perfecto
dúo.

 

La segunda noticia es que en Cuba se hacen ajustes al sistema económico para rescatar la dirección socialista del proceso. Estados Unidos y los países desarrollados del G-8 y
otros, también hacen ajustes para salvar la dirección económica del sistema que
los caracteriza. Cuando se toman medidas conducentes a alejar la economía de su
función puramente individual, se habla de reformas. Si en Cuba se adoptaran
medidas conducentes a divorciar la economía de sus objetivos sociales, también
se diría que están haciendo reformas. Felizmente no es así. Ahora resta saber
hasta qué punto estarán dispuestos a hacer los ajustes, de forma que la
dirección social del país se salve. No hay dudas que la máxima dirección
política está tratando de dejar aclarado que las bonanzas de ciertas épocas nada
tuvieron que ver con la eficiencia. Prueba de ello es que terminados los
subsidios soviéticos, se derrumbaron los niveles de vida. Por supuesto, es de
reconocer y es importante hacerlo, que esto estuvo rodeado del enorme conflicto
que significa el acoso de Washington, las conspiraciones de sus diplomáticos
alrededor del mundo, el Bloqueo y la complacencia de las autoridades
estadounidenses con los terroristas de origen cubano, que aún pululan por las
calles de Miami.

 

A propósito de Miami. El nombre no representa una ciudad. Son varias. La ciudad de Miami está en un Condado que lleva el mismo nombre: Miami – Dade. Otras ciudades también se
denominan de igual modo. Existe la ciudad de South Miami, y otra con el nombre
de West Miami.

 

Todas estas ciudades identificadas como si se tratase de una sola, crecieron con la llegada de cubanos que huían de Cuba, en espera de que Washington un día invadiría el
país y los llevaría en andas hasta el Palacio Presidencial poniéndolos a cargo
de las tierras y el gobierno. Ya estaban acostumbrados a eso.

 

Dentro de las noticias mencionadas, Miami no presenta nada nuevo, salvo que las personas de origen cubano se han desprendido ligeramente de quienes controlan la ciudad con
campañas “anti Cuba y anti Castro”. Pero esencialmente es la misma caricatura
contradictoria, fabricada por Washington desde comienzos del año
60.

 

Es patéticamente simpático. Uno conversa con los empleados de los negocios y todos están pendientes de reunir el dinero para viajar a Cuba, por otro lado es usual
escucharlos decir que son “exiliados políticos”. Se dice que viajan por razones
familiares, pero aun cuando existe una fuerte dosis de verdad en eso, la mayoría
de la gente viaja porque necesita el aire de su cuna natal. Van a ver amigos, a
hacer planes para cuando puedan permanecer por más tiempo en el país, el cual
ahora está limitado por razones que nadie entiende. (En Cuba existen muchas
regulaciones que nadie sabe por qué se mantienen, aunque tuvieron su origen y
razón durante la época del terror proveniente del Norte).

 

Lo curioso, cuando uno habla con muchas de estas personas, es que dicen no tener aún los papeles de la residencia estadounidense porque ellos viajaron “por la categoría de
refugiados políticos”. ¡Refugiados políticos!, diría alguien que no conoce el
origen de esta ironía hipócrita, inventada por Washington. Son supuestos
“perseguidos políticos”, viajan a Estados Unidos bajo ese acápite y en cuanto
les dan los papeles se van a beber ron con el amigo, a disfrutar las hermosas
playas de su Isla y a bailar con la familia. Son los únicos “perseguidos
políticos” en el mundo a quienes sus perseguidores los reciben con una sonrisa y
les conceden los mismos derechos que al resto de la
emigración.

 

Este asunto de “refugiado político” lo inventó Washington durante la Guerra Fría y cuando terminó esa época, continuaron aplicando dicha figura legal al caso cubano.
Muchos cubanos aceptan la ventaja ofrecida gratuitamente por la Casa Blanca para
emigrar, la cual les permite además recibir apoyo material y legal durante los
primeros meses de su estancia en Estados Unidos. Debemos significar que los
irónicos e hipócritas no son los cubanos que buscan esa vía para emigrar, sino
los políticos estadounidenses que se han  dejado llevar por un
cabildeo que no ha conducido a los cambios que ellos quisieran ver en Cuba,
dejando en cambio una gran secuela de sufrimiento. Estos políticos, como ocurre
con muchas de las regulaciones existentes en Cuba, no han aceptado la ineficacia
de una política que ni siquiera tuvo sentido en la era de su
aprobación.

 

No hay noticias nuevas en el Miami cubano. En cada vuelta de esquina se confirma la hipocresía de la política de Estados Unidos hacia Cuba y se comprueba el crimen tan
horrendo de haber fabricado mentiras tras mentiras, para elaborar un proyecto
que nunca ofreció resultados prácticos, excepto el de dificultarles la vida a
los ciudadanos de un pequeño país.

 

Miami no sigue siendo el mismo por los cubanos que aquí vivimos, sino porque la hipocresía de Estados Unidos no ha cambiado, mientras los oídos que deben escuchar permanecen
sordos.

 

Termina el año 2010 y en Miami, el cuartito está igualito, excepto por esas grandes mayorías de cubanos que quieren al país y solamente desean paz y prosperidad para su
pueblo.  Por eso viajan a la Isla y no escuchan los ladridos de los
radicales y fanáticos, aun cuando siguen llamándose exiliados. Ese término
aplica a algunos revanchistas, pero está muy lejos de corresponder a ese cubano
bueno que busca lo mejor para sí y su familia y viaja a Cuba, sin temor y con
alegría.


 


*Lorenzo Gonzalo, periodista cubano residente en los EEUU y subdirector de Radio Miami (www.radio-miami.com)  

 
Foto © Virgilio PONCE

 

Vistas: 58

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Nativos de Brasil crean protocolo de consulta sobre la Amazonia

"El Estado tiene el deber de consultar a los pueblos indígenas antes de que entre en sus territorios", indicó el vicepresidente de la Asociación Hutukara Yanomami, Dário Yanomami.

Sigue restablecimiento de energía en el oriente y centro de Venezuela

El vicepresidente sectorial de Comunicación, Turismo y Cultura, Jorge Rodríguez, anunció que la falla fue provocada por un ataque "de carácter electromagnético".

Profesores chilenos ponen fin a huelga tras casi dos meses

Los docentes adscritos al Colegio de Profesores de Chile mantendrán sus propuestas para dignificar su trabajo y mejorar el sistema educativo del país.

Moscú afirma que Surcorea puso en peligro a bombarderos rusos

Corea del Sur sostiene por su parte que los aviones militares rusos ingresaron a su espacio aéreo.

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio