Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

Sobre la entrevista de la Mejorana. Por Luis Toledo Sande*

Por Luis Toledo Sande*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- El pasado 5 de mayo se cumplieron ciento veintitrés años del encuentro de José Martí y Máximo Gómez con Antonio Maceo en La Mejorana. Como el asunto sigue y es previsible que seguirá suscitando criterios y suposiciones, me permito reproducir un fragmento de “Sobre la presencia de Antonio Maceo en el Diario de campaña de José Martí”, texto que apareció originalmente en el número 246 de 1996 de la revista Universidad de La Habana y revisé para mi libro Ensayos sencillos con José Martí, publicado en 2012 por la Editorial de Ciencias Sociales, de Cuba. En el fragmento —huelga decir que puede entenderse mejor si se lee todo el trabajo del cual forma parte, y que está pendiente de reaparecer en otro libro— prescindo de llamadas y notas al pie.

***

Lo personal ineludible se complicaba con lo político determinante. Para colmo, las contingencias de la guerra darían carácter imprevistamente fatídico —en caso de que se hubiera cumplido— al plazo de quince días fijado por Maceo para mandar sus representantes a la Asamblea: Martí no hubiera podido ni siquiera conocerlos, pues murió en combate catorce días después de la entrevista de La Mejorana, episodio que en aquel trágico 5 de mayo le nubló la dicha grande que sentía por estar en suelo cubano y afrontando los peligros de la guerra que él había evocado y preparado.

La discrepancia le confirmó hasta qué punto podría llegar la gravedad de los escollos para la eficaz realización de la Asamblea de representantes del pueblo en armas. Y cualquiera que fuese el “allá” donde se le pudiera reunir, sería hecha sin la presencia de quien le hubiera dado la mejor orientación. La entrevista de La Mejorana, que reiteró discordias, ni siquiera se limitó al ámbito reservado en que se desarrolló la primera parte del diálogo, pues la contradicción reapareció abiertamente durante el almuerzo: “En la mesa, opulenta y premiosa, de gallina y lechón, vuélvese al asunto: me hiere, y me repugna: comprendo que he de sacudir el cargo, con que se me intenta marcar, de defensor ciudadanesco de las trabas hostiles al movimiento militar”.

No es la persona de Maceo —como parece que alguna vez se ha interpretado ese pasaje— lo que hiere y repugna a Martí, sino el asunto, el cargo con que el sabio político revolucionario siente que desde la incomprensión se le intenta marcar. Pero las consideraciones de índole estrictamente personal no frenan a Martí a la hora de defender los criterios que sabe adecuados para —utilicemos un vocablo usado por él en otras circunstancias— el reenquiciamiento de la lucha cubana dentro de los cambios que deseaba para el orden universal. No lo inhibe ni el entorno en que se ve obligado a expresarse: “Mantengo, rudo: el Ejército, libre,—y el país, como país y con toda su dignidad representado”, y tampoco oculta que la indiscreción le parece impropia: “Muestro mi descontento de semejante indiscreta y forzada conversación, a mesa abierta, en la prisa de Maceo por partir”.

Obviamente, el oficial que citó al Delegado del Partido Revolucionario Cubano y al General en Jefe del Ejército Libertador —los más altos representantes de las fuerzas patrióticas—, decide también cuándo se termina la entrevista, y hace valer sus razones sin detenerse en conveniencias y justicias de la cortesía: “Que va a caer la noche sobre Cuba, y ha de andar seis horas. Allí, cerca, están sus fuerzas: pero no nos lleva a verlas: las fuerzas reunidas de Oriente”. El general Maceo reclama prisa: “A caballo, adiós rápido. ‘Por ahí se van Vds.’”. Una de las frases con que Martí refleja los argumentos de Maceo —“Que va a caer la noche sobre Cuba”—, desborda la circunstancia natural y da idea de la atmósfera anímica allí creada.

Después del “Por ahí se van Vds.”, queda la tristeza final, mezclada con hechos de una vida cotidiana que esta vez apenas ha tenido o tendrá ocasión de asomar por entre los graves criterios políticos en pugna: “y seguimos, con la escolta mohína; ya entrada la tarde, sin los asistentes, que quedaron con José [Maceo], sin rumbo cierto, a un galpón del camino, donde no desensillamos. Van por los asistentes: seguimos, a otro rancho, fangoso, fuera de los campamentos, abierto a ataque. Por carne manda Gómez al [campo] de José: la traen los asistentes. Y así, como echados, y con ideas tristes, dormimos.—“

En su Diario de campaña24 Gómez sería más escueto, menos atento que Martí a los matices de concepto y estrategia ostensibles o latentes en la entrevista, pero su concisión narrativa reitera lo esencial de los hechos: “Día 5, nos movimos por el Triunfo almorzando en el Ingenio... en unión del general Antonio Maceo, [... a quien] encontrarnos por aquí, sin que anduviese en operaciones, según nos había anunciado. // Después, y como a eso de las 4 de la tarde nos condujo a las afueras de su campamento, en donde pernoctamos solos y desamparados, apenas escoltados por 20 hombres bisoños y mal armados”.

Ese testimonio apoya la franqueza, ni punto menos que minuciosa, y el carácter de cierre que tiene el relato del mismo día en las anotaciones martianas. Pero el extravío, en el Diario de Martí, de los cuatro folios siguientes ha dado lugar a especulaciones de todo tipo, incluidas las que hace varias décadas Manuel Isidro Méndez llamó «suposiciones impropias». Hasta la grafía del relato —está claro que hay un punto final, reforzado con un guion, y por un palmario espacio en blanco al pie del folio 27, donde concluye la nota del 5 de mayo— sugiere que el Delegado dijo cuanto debía y estimó justo acerca de la entrevista. De principio a fin se aprecia que no anduvo con rodeos al expresar sus puntos de vista ni los ajenos.

Su Diario de campaña está escrito en pequeños pliegos sueltos —sencillos o doblados al medio— que, por lo que se ve, él mismo numeró a mano. Las cuartillas 28, 29, 30 y 31 serían las cuatro caras de dos hojas independientes o de una hoja doblada al medio: era muy fácil que se perdieran o que alguien las separase por algún motivo, sobre todo después de muerto el autor. Pero, cualquiera que haya sido su destino —y sin que se deba renunciar al deseo de que algún día aparezcan, ni a deplorar su “extravío”—, en modo alguno resulta forzoso creer que rumiaban las amarguras del día 5. El inicio del folio 32 coincide —y tiene indicada la fecha por el propio Martí— con el comienzo del relato del 7 de mayo, que da inicio a un grupo de folios en papel diferente del usado en la anotación del 5 y otras anteriores. Se infiere que los folios perdidos correspondían a las anotaciones del día 6, y estas no tenían por qué resultar más enojadas o tristes que las del 5. Sobre el particular llamó también la atención Méndez, a partir del modo como Gómez cuenta en su Diario lo ocurrido el 6 de mayo:

Día 6, al marchar rumbo hacia Bayamo, confusos y abismados con la conducta del general Antonio Maceo, tropezamos con una de las avanzadas de su campamento de más de dos mil hombres y fuerza nos fue entrar. El General se disculpó como pudo, nosotros no hicimos caso de las disculpas como lo habíamos hecho del desaire y nuestra amarga decepción de la víspera quedó curada con el entusiasmo y respeto con que fuimos recibidos y vitoriados [sic] por aquellas tropas.// Dos horas después continuamos marcha, abandonando también el campamento del General, pues él salía en operaciones. Esa noche pernoctamos en Jagua.

Es de suponer que la acogida de Maceo —en especial, por parte de sus tropas— a Gómez y Martí las habría reflejado este en las hojas perdidas de su Diario. Pero no nos quedamos sin saber qué significó para él el imprevisto encuentro del 6 de mayo, que ocupa buena parte de la carta —en la cual pronto nos detendremos— escrita por él tres días después a Carmen Miyares y los hijos de esta. Martí no cocinaba rencores, y, además, es presumible que el extracto sobre la confrontación de La Mejorana pudo escribirlo al día siguiente, más que en las postrimerías del mismo 5 de mayo, cuando aún estaría bajo el influjo directo del ánimo fomentado al calor de la entrevista. El resumen se ve no solo bien meditado, sino con una estructura narrativa que hace pensar en una síntesis con más reposo que ira o enojo, aunque en ningún caso ha de olvidarse la permanente sabiduría literaria del autor. Al reseñar lo correspondiente al 6, no tenía por qué volver sobre los hechos del 5. No es necesario ceder a la tentación de lucubraciones delirantes.

*Luis Toledo Sande, escritor, poeta, periodista, profesor, ensayista, editor e investigador cubano. Doctor en Ciencias Filológicas

Ver artículo: La Mejorana y las páginas arrancadas al Diario de José Martí. Por Marta O. Carreras Rivery*

Martianos-Hermes-Cubainformación

Estos textos pueden ser reproducidos libremente siempre que sea con fines no comerciales y cite la fuente.

.-.-.-.-.-.-.-.

Ver:

https://twitter.com/VirgilioPonce

Red Martianoshttp://martianos.ning.com/

Red Hermeshttp://auto-hermes.ning.com/

Cubainformación TVhttp://www.cubainformacion.tv/

Fb Marianos páginahttps://www.facebook.com/Martianos

Fb Martianos grupohttp://www.facebook.com/groups/126714257339187/

Fb Hermes páginahttps://www.facebook.com/pages/Auto-Hermes/147424901976929

Fb Hermes grupohttps://www.facebook.com/groups/125942674087682/

Fb Hermes Culturahttps://www.facebook.com/groups/415670415168480/

Fb Hermes Contra el Bloqueohttps://www.facebook.com/groups/145064952258307/

Mis Noticiashttp://paper.li/VirgilioPonce/1383664316

Martianoshttp://paper.li/VirgilioPonce/1383663670

HERMES Europahttp://paper.li/domroberto/1378160592

CUBAINFORMACIÓNhttp://paper.li/VirgilioPonce/1389124925

Vistas: 55

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Plan Parto Humanizado protege a las embarazadas en Venezuela

En su primera etapa el plan permitió captar a más 400.000 venezolanas en gestación y actualmente reciben recursos económicos para solventar algunos gatos de la maternidad.

Tribunal falla a favor de periodista censurado por Trump

Un juez estadounidense determinó que las razones que forzaron la suspensión de las credenciales del corresponsal por la Casa Blanca son infundadas y carecen de legalidad. 

Hijo de Berta Cáceres denuncia exclusión en juicio de su madre

Salvador Zuniga Cáceres aseguró que la justicia hondureña no ha tenido solidaridad en el caso de la muerte de la ambientalista.

Frente Amplio uruguayo lidera intención de voto

Esta fuerza política se posiciona en las encuestas como la principal opción de cara a las elecciones presidenciales de 2019.

© 2018   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio