Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

Sobre la “Clave a Martí”. Por Guillermo Rodríguez Rivera

El pasado 2 de julio, el periodista Luis Machado, del diario villaclareño La Vanguardia, traía a la actualidad un viejo asunto cultural, presentándolo como una “asombrosa duda” para la historia musical cubana: el problema de la autoría de la bien conocida Clave a Martí.

Machado desempolva una crónica del periodista y no muy exigente poeta Guillermo Villarronda, publicada en abril de 1958 en la revista Bohemia, y en la que este dialoga, ya en los que el entrevistado cree los momentos finales de su vida, con el trovador Francisco Albo —mejor conocido como Pancho Majagua— quien formara dúo por muchos años con el espirituano Tata Villegas.

Villarronda le dio a su reportaje-entrevista el dramático título de Yo sé que me estoy muriendo y, en su texto, el viejo trovador Pancho Majagua relata el que considera el origen de la Clave a Martí. En verdad, no estaba el viejo Pancho tan cerca de la muerte: falleció en 1966.

Majagua aseguraba que el verdadero autor de la famosa pieza musical fue el mandolinista Silvestre Iglesias. Pancho Majagua y Villegas afirmaban en el reportaje de Villarronda que la obra se estrenó en 1914. Iglesias, conservador, concibió la pieza como una manera de atacar al general José Miguel Gómez, liberal y entonces presidente, y que aspiraba a la reelección frente a la candidatura de Mario García Menocal. El texto de la canción extraña a Martí:

Aquí falta, señores, una voz:
de ese sinsonte cubano,
de ese mártir hermano
que Martí se llamó.
Martí no debió de morir:
si fuera el maestro y el guía
otro gallo cantaría,
la patria se salvaría
y Cuba sería feliz.

El origen que yo conozco es diferente.

En 1962, el gran músico y promotor cultural que fuera Odilio Urfé, organiza el Primer Festival de Música Popular Cubana, que tiene lugar en el hasta entonces exclusivo Teatro Auditórium, palacio del ballet y la música culta, en la barriada del Vedado.

Me recuerdo a mí mismo, con 18 años, que acudía a aquellos reveladores conciertos, invitado por mi hermano Luis Rodríguez Rivera, decisivo en mi aprendizaje y en mi gusto por la música popular cubana. Allí escuché una composición que se ubicaba dentro de un género cantado por coros que se llamaba clave, muy popular en los primeros años del siglo XX cubano. Se titulaba “A Caridad”, y su letra decía:

Aquí falta, señores, una voz:
la clarina de mi clave,
la de la voz más suave,
Caridad se llamó.

Era la composición de la que partió, a la que casi parodió la Clave a Martí.

La voz de la “clarina” era una tesitura dentro de los coros de clave, y Caridad, era una celebridad dentro del coro de clave del barrio de El Pilar. A su temprana muerte, José Tereso Valdés escribió esa clave que constituye una auténtica y hermosa elegía.

Es Emilio Vallillo quien escribe la letra sobre la misma melodía, dedicándola a la innegable falta que le hacía José Martí a su pueblo.

Esa carencia hizo la fortuna de la versión de Vallillo. La república nacida en 1902, ya no era aquella concebida por Martí “con todos y para el bien de todos”. Si la presencia del espíritu martiano se deseaba en 1914, mucho más se ansiaba años después, cuando Cuba vivió la tiranía machadista. Grandes intérpretes cubanos la incorporaron a su repertorio.

Al triunfo de la Revolución, Cuca Rivero escribió una versión revolucionaria de la letra de la Clave a Martí:

Martí ahora vuelve a vivir
hoy es el maestro del día:
la Revolución inspira
ya Fidel sirve de guía
y mi Cuba ya es feliz.

Decían los versos de la nueva letra. El dúo Cabrisas-Farach la grabó, pero cuando la revolución se radicalizó, el dúo marchó al exilio, y al inaugurarse Radio Martí, bajo el gobierno de Ronald Reagan, fueron los propia Irene Farach y Jesús Cabrisas quienes cantaron la vieja Clave…, como tema de la emisora contrarrevolucionaria.

De todos modos, la crónica de Machado a partir de la vieja entrevista de Villarronda, trae nuevamente a la actualidad el viejo asunto, que nuestros muchos musicólogos debieran indagar aunque, hasta hoy mismo, yo confío en la seriedad y el rigor investigativo del maestro Odilio Urfé, cuyo talento tantos valores redescubrió y entregó al patrimonio musical cubano. Habría que demostrar la afirmación de Pancho Majagua.

Fuente: CUBARTE
 

Vistas: 323

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Jefe de Estado Islámico es capturado por el Ejército de Irak

La detención del líder terrorista ocurrió en el marco de la operación "Voluntad de Victoria" lanzada por el Ejército contra los remanentes del Daesh.

Bolivia atiende a población afectada por volcán peruano

En Perú, la actividad del volcán Ubinas ha afectado a casi 30 mil personas que habitan en la región sur.

Protestan en Chile contra políticas migratorias de Piñera

Cerca de medio millar de manifestantes se concentraron en pleno centro de Santiago, para reclamar contra las condiciones que deben enfrentar para regularizar su situación migratoria.

México descarta negociar estatus de tercer país seguro

El canciller mexicano reportó los resultados del encuentro que sostuvo con el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, quien reconoció el avance obtenido por el Gobierno mexicano en la reducción de la migración hacia su país.

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio