Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

A continuación algunos fragmentos del Libro por los Senderos de la Patria y más allá de Augusto Fábrega D. sobre el Insigne Literato nicaragüense  Rubén Darío. 


Rubén Darío estuvo en Panamá, parece ser en varias oportunidades (en una de estas ocasiones el 3 de abril de 1893, fue motivo de un homenaje brindado por el gobernador del Istmo, Juan F. Aycardi). 
El verdadero nombre del bardo, era Félix Rubén García Sarmiento. Darío  era nieto del panameño Domingo García, oriundo de San Francisco de la Montaña en la provincia de Veraguas. El apellido del  seudónimo literario del poeta era el nombre Darío, de su abuelo, a cuyos descendientes los moradores de Segovia, les llamaban “los de Darío”
Al enterarse Rubén Darío de la muerte en combate de José Martí expresó: “¿qué has hecho Maestro?”, considerando  que el gigante cubano de las letras, no debió pasar de la poesía a la acción. Se cuenta que anteriormente al conocer Rubén Darío a Martí el 24 de mayo de 1893, en Hardman Hall, después de pronunciar un discurso, el bardo nicaragüense llamó al patriota cubano: “Padre y Maestro” a lo que José Julián Martí Pérez le ripostó llamándole: “Hijo mío”
En una de sus visitas a Panamá, el autor de Azul y muchas otras obras magistrales, al encontrarse con el poeta panameño, Gerónimo Ossa, escribió el siguiente epigrama:
“Vuelvo Jerónimo por tu terruño, 
Don Juan, Don Pedro, Don Luis, Don Nuño,
Sus nombres próceros contigo van.
Pasará el tiempo, pasará el hombre, 
pero grabado quedará tu nombre, 
en los cimientos que quedarán..”
En 1913  Darío estuvo en Panamá, desde donde se dirigiría a su patria natal a pasar los últimos años de su existencia ya que murió en 1916. Aquí en el Istmo fue atendido por los intelectuales Guillermo Andreve y Ricardo Miró quienes dirigían el Ateneo de Panamá, organismo  que agrupaba  a los escritores y editores panameños. El gran poeta, fue agasajado con un banquete en el comedor del hotel Central, donde Ricardo Miró leyó un poema dedicado al  maestro y Guillermo Andreve pronunció el discurso de fondo en calidad de oferente del acto. Al final Darío agradeció el gesto de sus colegas panameños aludiendo a su origen veragüense por la rama paterna y además se refirió  a la unidad lingüística y religiosa de nuestra América. 
Una anécdota curiosa de Rubén Darío es que pocos días antes de su deceso, tuvo un sueño que resultó premonitorio; el poeta soñó que había muerto y que los buitres despedazaban su cuerpo y entrañas; lo que aconteció ulteriormente fue, que al morir Darío, sus familiares políticos, cuñado y otros, se disputaron las vísceras del poeta: el  corazón y el cerebro para venderlos.

Vistas: 195

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Nuevos hechos de violencia tras 5 días de protestas en Barcelona

El quinto día de protestas contra la sentencia del procés deja sumida en el caos a Barcelona, donde una concentración pacífica derivó en una nueva batalla campal contra la Policía.

Amanece Santiago de Chile bajo resguardo militar tras estado de emergencia

Gran parte del comercio de Santiago, en especial del sector centro, amaneció cerrado, mientras el servicio de transporte subterráneo no operará en las próximas 48 horas.

Trabajadores chilenos llaman a huelga general tras protestas

Los trabajadores portuarios condenan la aplicación de la Ley de Seguridad Interior del Estado señalando que “la represión sólo obligará al pueblo a defenderse

¿Cómo enfrentó Evo Morales los incendios en la Amazonía?

Cuando las llamas engullían miles de hectáreas que sirven de hogar de flora, fauna y millones de indígenas, el presidente boliviano convocaba, indicaba, alertaba y actuaba para combatir el siniestro.

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio