Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

ROMANCE PORTEÑO


En pleno corazón de Palermo Hollywood, en BORIS Club de Jazz (Gorriti 5568), el martes 7 de agosto desde las 22, se desarrolló un espectáculo de energía, fuerza y talento, donde el gran protagonista fue el flamenco acompañado de una sensible guitarra, bailaores, potente zapateo y lamento sin fin que colmó el lugar del mejor espíritu andaluz.

Fue amor a primera vista. Sentado, apenas pulsó su guitarra flamenca sobre su muslo, Reynier Marino produjo conexión con el público que no se disiparía a lo largo de las dos horas de concierto. "Estoy enamorado de su ciudad, es un honor conocer estas tierras donde nació el ‘Che’", diría inmediatamente después de un solo de guitarra inspiradísimo, que metería al público de lleno en su universo flamenco.

El show Aire Flamenco no pudo haber tenido mejores protagonistas. Por bulerías, rumbas, tangos y soleás, Marino, secundado por otro guitarrista Cubano, pero que vive acá, Allier Diaz Ferrer y el argentino Maxi Serral  en cante y percusión (los tres con vestimenta negra), enamoraron al público porteño en su primera visita a Buenos Aires como parte de su gira que seguirá en Uruguay. “Me fascina el cante argentino”, aseguraba Reynier al elogiar a Serral, su voz reúne la dulzura de melodías con quejío antiguo que entra en empatía perfecta con el gusto de Marino en guitarra.
Se escucha el primer golpe de taco sobre madera. Era el turno para que entre en escena la bailaora Erika Gigena, que no paró de zapatear e improvisar sonidos y hacer que sus manos “vuelen” como palomas al compás de su cimbreante cuerpo en alternación coordinada con el cajón peruano donde está sentado Serral (los flamencos llevan treinta años queriendo introducir nuevos instrumentos y ese es el único que pudo colarse de verdad).

Además, la argentina le dio vida a poemas andaluces declamados por Cecilia Salerno, entre ellos Romance Sonámbulo, de Federico García Lorca. Cuando artistas de este nivel están inspirados, no hay nada que rompa con ese estado de gracia. Como dicen los gitanos, estaban con el duende esa noche lluviosa de martes y eso se percibió en el diálogo de la danza con el instrumento, donde revelaron maestrías sorprendentes. Reynier tiene compás innato para todos los palos, templanza en el toque que combina virtuosismo y expresividad intimista y ese "pellizco" flamenco que lo hace diferente del resto.

Pasión por Argentina

El músico siguió su concierto, esta vez con el recitado y baile del poema de Alfonsina Storni: "Inutil soy" (1925). Si bien el Flamenco se consolidó en Andalucía en 1850, Faustino Núñez, musicólogo español, dice que este género musical “no es gitano sino agitanado”, y arremete: “si fuera gitano, ¿cómo podría explicarse tanto artista flamenco no gitano?”.

Regresando al poema aludido arriba, podemos inferir por qué Marino lo eligió para su repertorio: vemos como en torno a esos versos se describe y surge la negación, en el sentido también de denuncia: ese cuerpo femenino que habla es “inútil, torpe y lento”, precisamente cuando se analiza dentro de otra construcción histórica o cultural que es el rol de la mujer en occidente, tópicos y pasiones de la poetiza.

Después, invita a sumarse al sólido trío, además de Gigena, a la bailaora Española Vicky Garcia Arencibia, con vestido rojo, para que incorpore sonidos del taco negro reventando las tablas del Boris e hipnotizarnos con el tambaleo frenético de sus piernas, caminar y bailar, imponiendo figuras de raíces andaluzas. Son, a la vista, una sociedad indestructible, o mejor dicho, un grupo de amigos que desde hace rato que la pasan bien arriba del escenario. Todos juntos desandan a puro compás temas como la sevillana  El Maní - A la media luna, Juega Tiempo, Montevideo te quiero, una impresionante versión de Lágrimas negras, Song de la loma, Hojas muertas, El manicero de Roberto Carlos y en el final, Entre dos aguas, tema que inmortalizara Paco de Lucia para la película Vicky Cristina Barcelona (Woody Allen).

En grupo, Reynier Marino es una auténtica máquina de marcha flamenca. También hay espacio para el lucimiento individual: “estuve por mucho lugares del mundo, pero siempre quise conocer el famoso Obelisco”. Después, entra una pareja a bailar tango. Entre sensual y dogmático, Marino no para de conquistar. Y para darle más contemporaneidad a la noche acompañó y nos deleitó en algunos temas, siguiendo con el plan acústico, sentado frente a un piano de cola, pasando así por su personal relectura del género que, por momentos, fusionó con jazz (hasta “trayendo” el exquisito pianismo de Chick Corea).

Por suerte, las manifestaciones de las músicas populares, como pueden ser el flamenco, no están encerradas en un estereotipo. Y Marino es un fiel exponente. No inventó la pólvora, sólo nos dice que el flamenco es un género atemporal.

Vistas: 428

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Fuerzas militares sirias llegan a la frontera con Turquía

Las tropas gubernamentales sirias ya ingresaron al menos a dos ciudades ubicadas en la frontera con Turquía, de acuerdo con medios de comunicación árabes.

ONU anuncia que diálogo en Ecuador reiniciará el próximo martes

Tras conocerse la decisión del presidente, miles de ecuatorianos salieron a las calles a celebrar la derogación del decreto 883.

FC Barcelona: La cárcel no es la solución a cuestión catalana

El club deportivo pidió a los responsables políticos “que lideren un proceso de diálogo y negociación para resolver este conflicto”.

Presidente Xi califica de “delirantes” intentos de dividir a China

Toda persona que busque separar “cualquier región” de China terminará con su cuerpo “destrozado” y los huesos “molidos en polvo”, advirtió Xi.

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio