Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

Radio Martí y el Cardenal Ortega. Por Lorenzo Gonzalo*

Por Lorenzo Gonzalo*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación-Cubasolidaridad.- La Oficina de Transmisiones a Cuba es un organismo del Departamento de Estado de Estados Unidos, creado con el fin de llevar programaciones radiales a Cuba. Como es de pensar estas programaciones tienen un mensaje que intenta desacreditar todo cuanto hace el gobierno cubano, al tiempo que justifica las acciones que Washington instrumenta en contra de la Isla. 

El tema principal de esta emisora es inmiscuirse en los asuntos internos de Cuba, bajo la cobertura de ser una emisora radial periodística. Aunque no es secreto que está adscripta al Departamento de Estado, para el común de los ciudadanos, pocos dados a investigar a fondo el carácter de las fuentes noticiosas que moldean sus vidas, se trata de un medio de difusión más. Aquí radica el veneno de sus noticias. Con esta presentación ponen sobre la mesa un cordero envenenado con el que intenta matar la mente de las buenas personas que buscan soluciones justas de la situación cubana, respecto a Estados Unidos y a sus problemáticas internas.  

Recientemente y con total menosprecio de la verdad y de respeto a la ética periodística, la han emprendido contra el Cardenal cubano, Jaime Ortega Alamino. 

En un editorial de poca elegancia, especialmente para un medio de esa naturaleza, el cual representa al Departamento de Estado del país más poderoso militar y económicamente del mundo, han catalogado de lacayo al Cardenal. 

Aunque se han apresurado en decir que la emisora tiene criterios propios y que lo dicho no responde a la opinión de Washington, a ningún analista le caben dudas que la misma tiene que comportarse de acuerdo a los lineamientos generales de la política exterior estadounidense y que cuantas declaraciones salgan al aire por sus micrófonos, es responsabilidad de Estados Unidos. Por esta razón, inmediatamente que aparecieron comentarios críticos sobre dicho editorial, en periódicos como The Washington Post, se apresuraron en retirar de su página de Internet el sucio y desinformativo comentario.

Aunque Carlos García Pérez, Director de la Oficina de Transmisiones a Cuba, declaró que no se trataba de una opinión del gobierno estadounidense y que la eliminación del artículo de su página electrónica no se debió al escándalo que ocasionó en periódicos como The Washington Post, la verdad es que todos sabemos que semejante opinión involucra al gobierno de Estados Unidos quien aún no ha expresado una palabra sobre lo dicho en esa emisora de su propiedad. 

La poca ética seguida por los pequeños pero poderosos grupos de origen cubano de Miami, en sus afanes por derrocar el proceso socio político cubano, los ha conducido a asumir conductas y a emitir opiniones, que ofenden a los mismos que les entregan todos los años sumas millonarias para que vivan del cuento de “combatir la dictadura castrista”. No sabemos si es el caso en esta oportunidad, pero si el Departamento de Estado no hace comentario al respecto, tendremos que concluir que quien “calla otorga”. 

Sin pretender que este comentario pueda parecer un espaldarazo al gobierno de Cuba, la realidad es que tradicionalmente, la respuesta y los actos de ese gobierno, en el manejo de las relaciones entre los dos países, han sido mucho más claras, elegantes y muchísimo más a tono con la ética internacional, que la practicada por el Norte poderoso pero mal educado que, como decía José Martí, “nos desprecia”. 

A estas alturas del proceso político cubano, tildar al Cardenal Ortega de lacayo, es confesar inescrupulosamente, que no se quieren soluciones negociadas para limar las asperezas y mal entendidos con el gobierno de Cuba y su proceso socio político. 

Precisamente Ortega, con su paciencia y sabiduría, ha logrado colocar el nombre de la Iglesia cubana en alto, llevando más personas a sus templos y con habilidad y elegancia ha contribuido a reducir las tensiones de un pequeño grupo de cubanos, ante ciertos reclamos y roces que ha tenido con las autoridades cubanas. Entre estas gestiones podemos señalar la liberación de personas que por equivocación, mala voluntad, confusión o espíritu de grandeza, coordinaron planes con la Embajada de Estados Unidos en Cuba, para desestabilizar al gobierno cubano. 

El pecado que este medio propagandístico, perteneciente al gobierno de Estados Unidos, atribuye al Cardenal Jaime Ortega Alamino, es haber tildado de delincuentes a una decena de personas que ocuparon una iglesia en Cuba poco antes de la visita del Papa Benedicto XVI. 

Quienes siguieron el suceso saben que las personas involucradas en ese acto tenían antecedentes delictivos y otros presentaban problemas mentales. Es también conocido que la iglesia pidió a las autoridades que sacaran a las personas del local de manera pacífica y que fuesen tratados con el mayor respeto, cosa que ocurrió de esa manera. Contra ninguno de ellos se han presentado cargos, algo que seguramente no sucedería en Estados Unidos si a alguien se le ocurre ocupar un templo.  

En la realidad lo que toda esta propaganda pretende y demuestra, es que esos pocos grupos de cubanos que interfieren y dificultan la vida de sus compatriotas de la Isla, solamente quieren la confrontación, la guerra y el terror. Por eso, entre las cosas dichas en contra del Cardenal Ortega, critican la defensa que éste hace de la reconciliación entre los cubanos. 

Si el gobierno de Estados Unidos pretende realmente que las cosas cambien y quiere llegar a una relación estable con Cuba, lo primero que tiene que hacer es detener esta propaganda de poco gusto, mentirosa y ofensiva de quienes aspiramos a un mundo donde la prensa sea objetiva y no un corral de advenedizos y tramposos. 

Además de la razón antes mencionada, debe hacerlo por razones morales y porque somos muchos los cubanos que vivimos fuera y dentro de la Isla, aspirando a un mundo de paz, que nos permita por nosotros mismo, construir nuestro futuro.

 

*Lorenzo Gonzalo periodista cubano residente en EE.UU., subdirector de Radio Miami

 

Fuente original: Martianos-Hermes-Cubainformación-Cubasolidaridad

 

Estos textos pueden ser reproducidos libremente siempre que sea con fines no comerciales y cite la fuente

 

Vistas: 42

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Rómulo Gallegos innovador de la narrativa hispanoamericana

Novelista venezolano, reconocido y destacado en la cultura hispanoamericana por sus obras literarias, que consiguieron una representación en Latinoamérica y en el mundo. Una de ellas, Doña Barbara llegó a ser traducida en más de cinco idiomas. Sus conocimientos lo llevaron ser un personaje de la política venezolana y a ejercer cargados internacionales. 

España iniciará estudios para conocer la inmunidad al Covid-19

El Instituto de Salud Carlos III y el Instituto Nacional de Estadística serán las instituciones que estarán a cargo del macroestudio de seroprevalencia, como parte del enfrentamiento al coronavirus.

Brasil lidera contagios de Covid-19 en Latinoamerica

La región brasileña más afectada por la pandemia es el estado de Sao Paulo con 4.466 casos y 260 muertes.

En Argentina confirman nueva muerte por coronavirus

La nueva víctima del Covid-19 es un hombre de 89 años residente en la ciudad autónoma de Buenos Aires, una de las zonas más afectadas en el país por la presencia del virus.

© 2020   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio