Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

Por Luisa Alejandra López*

José Martí, Carmen Zayas Bazán y su hijo, José Francisco

José Martí, Carmen Zayas Bazán y su hijo, José Francisco.

Para Leonor Pérez, un hijo que la quiere con delirio, y del cual, en muchas ocasiones no sabe que pensar.

Para Mariano Martí, un hijo que le da muchos disgustos, y muchos motivos de orgullo.

Para sus hermanas, un hermano cariñoso y bueno.

Para Rafael María de Mendive, un alumno de excepción, más todavía, un hijo espiritual.

Para Fermín Valdez Domínguez, un amigo verdadero, un hermano.

Para las hijas del catalán José María Sardá, un maestro competente y lleno de cariño.

Para Rosario la de “Acuña”, un admirador muy simpático.

Para María García Granados, “La niña de Guatemala”, un amor imposible que la lleva a la tumba.

Para Carmen Sayas Bazán´, un esposo incomprensible.

Para Pepito Martí, un padre que lo idolatra y que lo inmortaliza en los sentidos versos del “Ismaelillo”.

Para Ramón Blanco, Capitán General de la isla de Cuba, un loco peligroso.

Para Carmita Miyares, un compañero.

Para María Mantilla, el amor sin límites.

Para Máximo Gómez, primero uno a quien hay que amarrar corto; después, uno en quien se puede confiar, y hasta se puede seguir.

Para Enrique Collazo, primero, un Capitán que manda a la muerte, pero que no va; más tarde uno que sabe predicar con el ejemplo.

Para Enrique José Varona, un orador que lo deslumbra; un patriota que lo conmueve, y a quien ve como una bujía que alumbrando se consume.

Para Rubén Darío, un patriota, un crítico de arte, un filósofo y un poeta siempre.

Para José María Vargas Vila, “el verbo de la Cuba luchadora”, “el acento melancólico del alma cubana”, “el poeta de la libertad”, que queda “en la conciencia de América como el más grande tribuno de la emancipación”.

Para Gonzalo de Quesada, “su maestro”, con quien se identifica plenamente y del que recibe el más espiritual y responsable de los legados.

Para él mismo, un hombre sincero que está siempre donde es más útil, y que lo sacrifica todo, absolutamente todo, por la consecución de su ideal.

Para José Ximénez Sandoval, Coronel español, jefe de las fuerzas de Dos Ríos, un enemigo de guerra que, muerto, lo enaltece por las justas y sentidas palabras que en sus funerales le dedican.

Para la poesía, uno de los cuatro poetas fundadores del modernismo en América.

Para la oratoria, una de sus más deslumbrantes representaciones.

Para el periodismo, uno que lo honra.

Para el clero, un hombre a quien hay que temer.

Para Cuba, el alma de su libertad.

Para España, un desastre, representado por “un ejército de veinte mil hombres destrozados, dos escuadras destruidas, dos millones arrojados a los cuatro vientos, la destrucción de un vasto imperio, el cruento calvario de París, todo lo que hoy llega al alma de los españoles y lo lloran como catástrofe y como vergüenza”, según expresa un célebre estadista.

Para América, uno de los más grandes y elocuentes voceros de sus derechos.

Para el mundo, el Apóstol de la humanidad.

Y, triste y doloroso reconocerlo, para “nuestra Cuba republicana”, hermana gemela de la Cuba colonial, según Varona, Martí no es más que un estandarte que portan la inmensa mayoría de nuestros políticos, y cuyas prédicas, eminentemente civilistas y justas no quieren seguir.

Y es hora ya de que cesen este estado de cosas; hora es ya de que Martí no sea más que una “figura decorativa” de la que se habla mucho y a la que se llevan muchas flores.

Necesitamos ver en él lo que realmente es, el maestro, cuya voz se escucha y cuyos consejos se siguen. Solo así seremos dignos de su sacrificio, y le proporcionaremos la paz que necesita su espíritu atormentado al ver inconcluso por tergiversada su obra magna.

Hagámonos sus dignos discípulos para que podamos ver el 19 de mayo de 1895, no el día más desgraciado para Cuba, sino el día sagrado en que se eleva a la gloria, para descansar tranquilo en ella, quien, por nuestro bien, no tuvo reposo en la tierra.

Con relación a la ubicación que Luisa Alejandra le da a Martí como uno de los poetas fundadores del Modernismo ha dado origen a más de una polémica sobre si puede situarse o no dentro de este movimiento literario. La discusión dependía del concepto que se tuviera del modernismo: Si este significaba una posición puramente estética, Martí sin dudas escapaba de dicho marco. La actitud asocial, esteticista y amante de lo exótico que adoptarían los modernistas en su generalidad hubiera recibido de él la más viva repulsa. Si asumimos que los aportes innovadores que en esta etapa tan temprana del movimiento modernista realizara nuestro Héroe Nacional, siempre estuvieron en función de intereses primordiales para él, como su compromiso con las causas más nobles de la humanidad y la independencia de la Patria, entonces José Martí es más que un modernista de su tiempo. No lo podemos enmarcar en este movimiento literario, pero sí lo podemos considerar como uno de sus iniciadores a través del cuaderno de versos “Ismaelillo”. Su obra en sí va más allá, la originalidad y el sello que personalizan sus escritos, ha llevado a afirmar que Martí en sí mismo es un estilo.

Para la oratoria es uno de sus más deslumbrantes representaciones ya que estaba dotado de gran poder de síntesis, lograba presentar grandes cuadros para concluir sus oraciones de modo convincente y aleccionador. Su elocuencia y ardor inigualables están en la base misma de toda su creación literaria. Voz, presencia y ademán acompañaban la palabra impetuosa hecha a todos tonos, pero siempre entrañable en la sinceridad de su mensaje.

Para el periodismo uno que lo honra. En su labor periodística resaltan las crónicas y comentarios sobre sucesos de actualidad a los cuales le imprimió un sello personalísimo. En sus “Escenas norteamericanas” aparte de lo valiosas que resultan para comprender su maduración ideológica, sus dotes como creador adquieren relieve inusitado. Con los datos que le proporcionaban los periódicos de la época recrea los hechos que narra de una manera impresionante, como si hubiera estado presente allí mismo.

Para América uno de los más grandes y elocuentes voceros de sus derechos ya que detenía su mirada en los pueblos de Hispanoamérica, estudiaba sus riquezas y el genio de sus hombres, preveía el horizonte de su porvenir, y era capaz no solo de entregarse a prevenirlos y a enseñarles caminos de mejora, sino, que aún más, se sentía dispuesto a poner sus brazos al servicio de generaciones de jóvenes, dispuesto a ayudar a los que crecen y suben, a los que había que preparar para el ejercicio de una vida digna. Dispuesta estaba su energía y alerta para el bien y el porvenir no solo de su Patria sino de la Gran Patria Americana.

Para el mundo el Apóstol de la Humanidad. José Martí es uno de los hombres de más alta significación histórica de nuestro continente y uno de los creadores literarios de mayor envergadura en lengua española. La significación de su obra traspasa los límites de nuestras letras, tanto en poesía como en prosa. Su personalidad hace que se le considere una de las figuras principales de la literatura en lengua española del siglo XIX.

Fuente: CentroArte

*Poetisa quemadense, que nació el 3 de mayo de 1898 en Quemado de Güines, ahora municipio de Villa Clara y antes de Las Villas. Ferviente lectora de José Martí. Sepa más de ella en:

LUISA ALEJANDRA LÓPEZ, POETISA DE QUEMADO DE GÜINES

Vistas: 294

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Rey saudita ataca a Irán en debate de alto nivel de la ONU

El monarca acusó a las autoridades iraníes de solventar el Gobierno “ilegítimo” en Yemen y de agredir terreno saudita.

Instituciones protestan por bloqueo de archivos en El Salvador

El presidente Bukele había prometido dar acceso a informes sobre la masacre de El Mozote, sin embargo, ahora lo evita.

Presidente de Líbano agradece apoyo internacional en la ONU

Michel Aoun reclamó que Israel ponga fin a su ingreso ilegal a territorio libanés y a la violación de su espacio aéreo.

Cuba pide elevar responsabilidad individual frente al Covid-19

Durante el informe epidemiológico, se reportó que 76 pacientes se recuperaron tras haber sido afectados con la Covid-19.

© 2020   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio