Martianos

Seguidores del pensamiento de José Martí y Red Social de los emigrados cubanos

José Martí, el más universal de los cubanos, nació el 28 de enero de 1853. En este 159 aniversario de su nacimiento, se celebran jornadas de homenaje a nuestro Apóstol en varias naciones de Nuestra América, como nombró al conjunto de países que se encuentran desde el río Bravo hasta la Patagonia. Así vemos que se celebran en Haití, Nicaragua, Venezuela, Guatemala…

En Cubaperiodistas, en Grandes momentos del fotorreportaje cubano encontré este trabajo sobre la primera estatua erigida en Cuba a José Martí:

PRIMERA ESTATUA EN HOMENAJE A JOSÉ MARTÍ

Por Jorge Oller Oller

La primera estatua que se levantó en homenaje al Apóstol de nuestra independencia, José Martí, fue develada en el Parque Central de La Habana el 24 de febrero de 1905 en medio de miles de emocionados habaneros confundidos con familiares, veteranos de las guerras patrias, luchadores por la independencia y de numerosos amigos del Maestro.

Desde la noche anterior, la ciudad vistió sus mejores galas. Banderas cubanas ondeaban en las azoteas y los balcones. En la Acera del Louvre se lanzaron cientos de voladores animando aún más el júbilo de los capitalinos. Mientras, unos obreros y decoradores daban los toques finales a la glorieta que había sido construida para la presidencia del acto, situada a la izquierda de la estatua. Al amanecer todo estaba listo.

La solemne ceremonia comenzó a las nueve de la mañana y fue precedida por una salva de veintiún cañonazos. A los acordes de la Marcha de la Invasión, el General Máximo Gómez izó desde la tribuna presidencial la bandera cubana. Junto a él se encontraban el Presidente de la Republica, Tomas Estrada Palma, quien presidió la ceremonia; Leonor Pérez, madre de Martí; la viuda Carmen Zayas Bazán; el General Julio Sanguily; Juan Gualberto Gómez; el Dr. Carlos J. Finlay y otros familiares y personalidades destacadas.

Después de izada la bandera y finalizadas las notas del himno, Máximo Gómez pronunció un breve y conmovedor discurso sobre la vida y la muerte del Apóstol. Inmediatamente después, a los acordes del Himno Nacional, el Presidente develó la estatua de José Martí.

El fotógrafo Rafael B. Santa Coloma, de la revista El Fígaro, estaba furioso. Había hecho las primeras fotografías con mucha dificultad, pues tuvo que moverse dentro de aquella emocionada y compacta multitud para buscar un espacio donde colocar su pesada cámara y su trípode, enfocar y exponer las planchas, pero lo peor era que las banderas que agitaba aquel pueblo jubiloso y patriótico no le permitía ver completamente la presidencia. Entonces pidió a voces que “en nombre de la prensa y la historia” las bajaran por un momento. La mayoría complació al fotógrafo, pero hubo quienes estaban tan entusiasmados dando ¡Vivas!, a Martí y a la Patria, que no le escucharon y Santa Coloma perdió el momento en que el Presidente Estrada Palma había halado el cordel que descorrió el velo del monumento. Estaba frenético. A otro de sus colegas también le ocurrió lo mismo, pero no se amilanaron y continuaron con ahínco su labor informativa.

Alejado de las multitudes, cómodamente situado en la azotea de la Manzana de Gómez, que entonces tenía una sola planta, estaba el fotógrafo norteamericano Jacob Lychenhein haciendo las vistas generales que complementarían las fotografías de Santa Coloma para la revista. Desde allí vio como sus colegas trataban de superar las dificultades que se presentaban para poder retratar lo que acontecía en la glorieta presidencial.

Ya develado el monumento el gobernador de la provincia de La Habana, general Emilio Núñez, presidente de la “Asociación Pro Monumento a Martí y a Céspedes”, hizo entrega de la estatua de José Martí a Juan Ramón O’Farrill, alcalde de La Habana. A continuación se realizó el desfile militar en la calle Zulueta y, una vez terminado, continuaron los discursos con las intervenciones de Horacio S. Rubens, Manuel Serafín Pichardo, Ramón Rivero, Francisco María Coronado, Juan Gualberto Gómez y Jose Dolores Poyo. Terminó la jornada con la colocación de un clavo de oro en el pedestal de la estatua donado por Juana de Varona, hermana del General Bernabé Varona (Bembeta). Eran las once y media de la mañana. Se había inaugurado la primera estatua de nuestro héroe nacional José Martí.

Por la tarde, a las tres y media, miles de niños de las escuelas de la capital llevando flores desfilaron ante la estatua de aquel hombre que tanto los amó y a los que les escribió “La Edad de Oro” uno de sus libros más leídos.

A partir de ese día las estatuas y bustos del Maestro proliferaron. Hoy se veneran en todas las escuelas y en los parques de cualquiera de nuestras localidades. Tampoco es extraño ver en ciudades de toda América y también de otras partes del mundo un monumento a Jose Martí, recordado y respetado por su patriotismo, su sabiduría, su extraordinaria y reconocida obra literaria, su ferviente latinoamericanismo e internacionalismo. Fue una figura universal.

BREVE CRONOLOGÍA DEL PARQUE CENTRAL

1850.- 19 de noviembre. En ocasión del cumpleaños de la Reina Isabel II se inauguró una estatua de bronce de metro y medo de largo regalada por el conde de Casa Moré la cual representaba a la niña soberana sosteniendo en su mano derecha el cetro real y en la otra un globo terráqueo. La pequeña estatua fue situada en el primer parque que se construyó fuera de las murallas de La Habana como continuación del hermoso Paseo del Prado, y frente a los modernos y concurridos hoteles Inglaterra y San Carlos.

1857.-19 de noviembre. La estatua de bronce fue sustituida por otra de mármol de Carrara de 7 metros de altura defendida por una cerca de cobre y que representaba a la soberana ya mujer. Obra ejecutada por el escultor italiano Phillippe Garbeille.

1863.- El parque se reformó y para darle mayor esplendor a la estatua de Isabel II la trasladaron unos metros hasta quedar en el centro del mismo y frente a la entrada de la puerta de Montserrate.

1869.- El levantamiento revolucionario español que tuvo lugar en septiembre de1868 destronó de la reina Isabel II, razón por la cual su estatua fue retirada del parque central por las autoridades españolas de La Habana y colocada en la capilla de la cárcel de La Habana.

1870.- Después de algunos meses fue instalada provisionalmente, en el lugar que ocupara la figura de la Reina Isabel, la estatua de Cristóbal Colón que hasta ese momento engalanaba el patio central del Palacio de los Capitanes Generales.

1875.- Al restaurarse la Monarquía española el 29 de diciembre de 1874, se coloca de nuevo la estatua de Isabel II en su sitial del parque, mientras que la escultura de Colón regresa al Palacio de los Gobernadores.

1899.- Marzo 12. Finalizada la Guerra de Independencia y retirado el gobierno colonial español de la isla, se baja definitivamente la estatua de la reina española. Unas semanas después la revista El Fígaro realiza una encuesta popular para determinar la efigie que debía reemplazarla. La mayoría votó por la de Jose Marti.

1900.- 21 de enero. Los patriotas de la independencia crearon una Comisión presidida por el general Emilio Nuñez, conocida como el “Patronato Pro Monumento a Martí”, que redactó el “Manifestó al Pueblo de Cuba” suscrita entre otros por el General Máximo Gomez y Gonzalo de Quesada, para llevar a la realidad el proyecto.

1902, 20 de mayo. El alcalde de La Habana, para que no quedara vacío el pedestal en las fiestas de la inauguración de la Republica cubana, colocó una estatua de mujer hecha de calamina que simbolizaba la Libertad con un escudo de los Estados Unidos a su derecha, mientras que la mano izquierda levantaba una tea.

1903.-10 de octubre. Un ciclón derribó la estatua y la destrozó. El pedestal quedó vacío.

1904.-10 de octubre. Se anunció la inauguración de la estatua de Martí para ese día, por ser el aniversario del primer grito de independencia. La estatua, realizada por el escultor cubano José Vilalta de Saavedra en su estudio en Roma, había sido entregada en 17 voluminosas cajas en la fecha convenida, pero las demoras en el viaje y los trámites de aduana impidieron que estuviera lista en esta fecha. La Comisión eligió una nueva fecha, el 24 de febrero de 1905, día que, diez años atrás, se iniciara la Guerra de Independencia,

1904.- 6 de noviembre.- Los miembros de la Comisión “Pro Monumento a Martí colocaron la primera piedra del monumento.

1905.- 24 de febrero. Se inauguró el Monumento a Jose Martí, elegido por el pueblo y sufragado por suscripción pública. El proyecto fue realizado por el conocido escultor habanero José Vilalta de Saavedra, nacido el 27 de enero de 1862. Estudió en la Academia de Bellas Artes de Florencia y abrió su propio taller en Paris. Ganó el concurso para levantar un monumento a los 8 estudiantes de medicina fusilados en 1871 y luego realizó el conjunto escultórico “Las Virtudes” de la portada del Cementerio de Colón, el monumento a Francisco de Albear y varios bustos de importantes protagonistas de nuestra historia. La escultura de José Martí la esculpió en su estudio de Roma y tiene una altura de 2,75 metros estatua, 5.03 pedestal con un altura total de 7.78. Su costo fue de 4,500 dólares. Lo recaudado por la Comisión no cubrió esa cantidad por lo que el escultor tuvo que completarla de sus propios recursos. José Vilalta de Saavedra falleció en Roma el 16 de marzo de 1912.

Fuentes:

* Revista El Fígaro del 26 de febrero (Nº 9) de 1905
* Fermín Romero Alfau: Traer a Marti, Editorial Pablo de la Torriente, 1995
* Revistas El Fígaro del 30 de abril (Nº 16) y del 28 de mayo (nº 20) de 1899.
* Informaciones publicadas en los periódicos de la época los días 24 y 25 de febrero de 1905.
* Notas de una clase impartida por el profesor Julio Lagomasino en la Escuela de Periodismo “Manuel Márquez Sterling” en 1950.

(Cubaperiodistas)


Vistas: 21

Etiquetas: José+Martí, José+Vilalta+de+Saavedra, Máximo+Gómez, Parque+Central, Rafael+B.+Santa+Coloma, estatua

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

© 2014   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio