Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

Pensar a futuro. Por IVETTE FERNÁNDEZ SOSA

Régimen especial de contribución a la seguridad social para los trabajadores por cuenta propia

 

Aunque para los trabajadores por cuenta propia sea algo nuevo, los regímenes especiales de seguridad social existen para los artistas de la plástica, cooperativistas y usufructuarios, entre otros. Si bien cada uno de ellos contiene sus propias peculiaridades, todos están dirigidos a las personas que realizan actividades que, por su naturaleza o por la índole de sus procesos productivos o de servicios, requieren adecuar los beneficios de la seguridad social a sus condiciones. Ese es el caso del régimen especial de seguridad social para los trabajadores que ejercen por cuenta propia, pues si bien esta actividad no estatal no es nueva, su afiliación fue instrumentada a partir del último trimestre del año pasado.


Así lo reconoció Marta Elena Feitó Cabrera, directora general del Instituto Nacional de Seguridad Social (INASS) quien, además, respondió para Granma algunas de las inquietudes que este tema suscita entre los lectores.


¿Por qué el régimen no es opcional para todos los trabajadores por cuenta propia?


Ante todo es necesario aclarar que no todas las personas que ejercen el trabajo por cuenta propia deben afiliarse a la seguridad social. Tal es el caso de aquellos que además son asalariados, pensionados, o se encuentran incluidos en otro régimen especial.


La Ley de seguridad social establece que este régimen se autofinancia con la contribución personal que los trabajadores por cuenta propia realizan para estos fines.


La afiliación no puede ser opcional, ya que generalmente los trabajadores no se preocupan por la Seguridad Social hasta que no llegan a una edad en la que empiezan a pensar en el retiro, entonces no habría fondos suficientes. La afiliación al régimen de seguridad social no puede verse o tratarse como un fin en sí mismo, es la vía a través de la cual se reciben los beneficios que este otorga; entiéndase la prestación por maternidad a la trabajadora, la pensión por invalidez total, temporal o permanente, por edad, o por causa de muerte a los familiares del trabajador o pensionado fallecido.


¿Qué motivó la eliminación de la obligatoriedad para las mujeres de 60 años o más y los hombres de 65 o mayores?


La aprobación de este régimen especial de seguridad social se inscribe entre las medidas aplicadas para la ampliación y perfeccionamiento del ejercicio del trabajo por cuenta propia y se ha estado monitoreando el comportamiento de la aplicación de las medidas que ante tal propósito se adoptaron. Uno de los asuntos examinados fue el de las personas que ya se encontraban en edad de jubilación y no acumulaban años de servicio o tenían muy pocos, aún cuando una de las bondades de la legislación es que reconoce todo el tiempo de servicio laborado como trabajador asalariado y da la posibilidad, a aquellos que ejercían la actividad con anterioridad, de contribuir con carácter retroactivo por el tiempo que requieran para completar los requisitos.


Aquellos trabajadores mayores de 60 años las mujeres y 65 años los hombres, que decidan causar baja, pueden continuar ejerciendo por cuenta propia, pues esta es su fuente de ingresos y su empleo; y solo recibirán los beneficios de la seguridad social que les correspondan, los que tengan cumplidas estas edades y, de forma voluntaria, permanezcan afiliados al régimen especial o lo hagan con posterioridad.


Los trabajadores que decidan causar baja, tienen derecho a que se les devuelvan las contribuciones efectuadas durante el periodo en que se mantuvieron afiliados, para lo cual el Ministerio de Finanzas y Precios tomará las medidas necesarias, lo que será oportunamente divulgado a la población.


El plazo para abonar el pago retroactivo por el que pueden optar las personas que ejercían el trabajo por cuenta propia antes de octubre de 2010, se extendió a 10 años, porque muchos alegaron no poder saldar el monto en el tiempo establecido anteriormente, que era de 2.


¿Qué tiempo debe haber laborado el trabajador por cuenta propia antes de solicitar las garantías del régimen en caso de embarazo o jubilación?


Para tener derecho a la licencia pre y posnatal por maternidad, la trabajadora debe haber contribuido en los 12 meses inmediatos anteriores a la fecha de inicio de la licencia. Si se desempeñó en el sector estatal, se le considera el tiempo de servicio laborado con anterioridad a la fecha de arribo a las 34 semanas de embarazo, o a las 32 semanas si este fuera múltiple.


Para la pensión ordinaria por edad se requiere que las mujeres tengan 60 años de edad y los hombres 65, y acreditar 30 años de contribución en los que se reconoce el tiempo prestado como asalariados. Para la extraordinaria las féminas deben tener 62 años y los hombres 67 y haber alcanzado 20 años de contribución, en los que también se reconoce el tiempo prestado como asalariados.


En ambos casos los trabajadores deben estar activos como contribuyentes, es decir, no adeudar cotizaciones por un periodo superior a seis meses.


Ante la invalidez total o permanente del trabajador, se requiere un tiempo mínimo de contribución proporcional a la edad, de acuerdo con la escala establecida en la legislación. Por ejemplo: hasta 31 años de edad, debe acreditar 3 años de contribución, de 32 a 34 años de edad, requiere 4 años y así sucesivamente va incrementándose de acuerdo con la edad. Si fallece un trabajador por cuenta propia, genera derecho a pensión a su familia, para ello no se exige un tiempo mínimo de contribución, basta con que se encontrara activo como contribuyente.


El trabajador puede completar el tiempo mínimo de contribución que se establece para tener derecho a la pensión, con el tiempo trabajado como asalariado, siempre que acredite un tiempo mínimo de contribución. Pongamos un ejemplo práctico: si la persona solicita la pensión por edad ordinaria, debe demostrar 30 años de servicio y de ellos como mínimo, diez años de contribución al régimen especial y el resto (20 años) se reconocen del tiempo laborado como asalariado. Ahora bien, si el trabajador se desvinculó del sector estatal a partir del primero de noviembre del 2009, no tiene que acreditar un tiempo mínimo de contribución efectiva al régimen, siempre que cumpla los requisitos siguientes:


a) se incorporó al trabajo por cuenta propia en el término de un año posterior a su desvinculación.


b) cumple, dentro de los primeros diez años consecutivos de afiliación al régimen, los requisitos para la obtención de la pensión.


Siguiendo con el ejemplo anterior, este trabajador no requiere acreditar los diez años exigidos, pueden ser uno, dos o más de contribución efectiva, siempre que la suma entre ambos compute 30 años.


¿Qué pasaría con un trabajador por cuenta propia que reciba asistencia social?


Como norma no debe suceder, ya que la protección de asistencia social está dirigida a cualquier persona no apta para trabajar que carezca de familiares en condiciones de prestarle ayuda, por lo tanto si la persona se encontraba protegida por la asistencia social y comienza a ejercer como trabajador por cuenta propia, esta prestación se le retira.


En caso de que el trabajador por cuenta propia cese sus actividades y se incorpore al sector estatal, ¿qué incidencia tendrán las cuotas efectuadas para una futura jubilación?


Si el trabajador deja de ser sujeto de este régimen especial para incorporarse al trabajo como asalariado, el tiempo de contribución a la Seguridad Social se considera como de servicio a los efectos de los beneficios del régimen general, y las contribuciones forman parte de la base de cálculo de la pensión que le puede corresponder por el régimen general de Seguridad Social.

 

http://www.granma.co.cu/2011/06/30/nacional/artic01.html

Vistas: 84

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio