Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

Paulina Pedroso: “La madre negra” de Martí

Paulina Pedroso: “La madre negra” de Martí

Por: Imeldo Álvarez García

Fecha: 2011-03-02 Fuente: CUBARTE

 

En los salones del Hotel Inglaterra, histórico lugar donde Matilde  Salas celebra su Tertulia, fue presentado el pasado 8 de febrero el libro La madre negra de Martí, de Josefina Toledo Benedit, premiado y editado por la Casa Editorial Verde Olivo.

Nacida en La Habana (1941) Josefina Toledo Benedit, doctora en Ciencias Históricas e Investigadora, es una notable poeta y narradora, miembro de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba que trabaja en la Sede Universitaria Municipal de 10 de Octubre como Profesora Titular y desde hace años publica cuentos y poemas con los cuales ha obtenido premios y menciones en prestigiosos concursos literarios y continúa entregando obras sobre nuestro Héroe Nacional.

Cuando trabajaba como investigadora en el Centro de Estudios Martianos le publicaron en 1995 –en coedición con el Instituto Politécnico Nacional de México– un valioso libro titulado La ciencia y la técnica en José Martí, con prólogo de José Altshuler, quien afirma: “Este libro constituye el inventario más completo que conozco de cuanto escribió José Martí en relación con las ciencias naturales y las distintas técnicas de su tiempo. Se ocupa, pues, de un aspecto de su extraordinaria obra intelectual, que solo en tiempos muy recientes ha comenzado a explorarse sistemáticamente, quizás porque hasta aquí se consideró apenas un tema “menor” dentro de la vasta bibliografía activa de nuestro Grande Hombre”.

En el 2002, Josefina publicó, en Ediciones Puerto de San Juan de Puerto Rico, con numerosas ilustraciones de las plantas a las que se refirió el Maestro, otro libro titulado La naturaleza en José Martí.

Recuerdo que esta investigadora me decía que, en general, los análisis martianos sobre los diversos aspectos del desarrollo científico técnico, a partir de una información y un conocimiento procurados con avidez, están señoriados por una “enraizada vocación humanista –al igual que toda su práctica social– que se inserta en la mejor directriz de la máxima latina Homo sum, humani  nihil a me alienum  puto.

Sin duda, La madre negra de Martí, es no solo evidencia de la enraizada vocación humanista del más universal de los cubanos, sino también fruto logrado de dos décadas de investigación de la doctora Toledo Benedit, quien se alimenta de una pasión que la rigurosa historiadora no oculta, ciencia y conciencia reunidas, en la tradición del pensamiento social que nunca temió dar valoraciones y tomar partido, y que la función de dominación de las profesiones subalternas ha pretendido velar con su supuesta “objetividad”, como afirma el filósofo y ensayista Fernando Martínez Heredia, premio nacional de Ciencias Sociales 2006, a quien se le ha dedicado –junto con Jaime Sarusky Miller– la Vigésima Feria Internacional del Libro Cuba 20ll.

Martínez Heredia dice que las revoluciones verdaderas movilizan a la gente humilde de los países en que suceden. Ellos las sienten vehículos suyos, les brindan su acción, su sangre y sus capacidades, su tranquilidad y lo poco material que tienen; les incorporan sus concepciones del mundo y de la vida, sus formas culturales, y les encomiendan realizar sus demandas y sus sueños.

¡Qué bello modo de situar el trabajo de Josefina y su acercamiento a Martí!  El texto con que ella dedica este libro es muy significativo: “A los amigos y colegas historiadores Gerardo Ortega Rodríguez, de Pinar del Río, y Luis García Pascual, de La Habana, por su magisterio ético. A la anónima heroicidad del pueblo humilde que ha sustentado nuestra patria, ayer y hoy”.

Y muy significativas son las citas referidas a la obra de Martí que utiliza en la página inaugural a continuación del prólogo de Martínez Heredia: “He estado enfermo, y me atendieron muy bien la cubana Paulina, que es negra de color, y muy señora en su alma”.

(Ver el tomo 20, página 210, de las Obras completas de Martí, Editora Nacional de Cuba, La Habana, 1975. “Martí, te quise como madre, te reverencio como cubana, tú fuiste bueno, a ti deberá Cuba su Independencia”). (Tomado de un poema de Paulina publicado en el periódico Cuba, de Tampa, el 18 de mayo de 1897).

Explica Josefina a los lectores: “Delinear la trayectoria vital de esta humildísima mujer –objetivo de este estudio biográficotropezó de inicio con dificultades al parecer insalvables. La primera, el desconocimiento de su verdadera identidad jurídico-civil, porque la mujer negra a quien todos los estudiosos de la emigración revolucionaria del ámbito martiano identificamos como Paulina Pedroso, se nombraba realmente Paulina Hernández y Hernández. El establecimiento de este importante dato, al cual accedimos tras arduas pesquisas, fue la llave que permitió adentrarse en el ámbito de su universo personal para poder proseguir y fijar el rumbo de la investigación.

María del Carmen Barcia, en su libro Burguesía esclavista y abolición, publicado por la Editorial de Ciencias Sociales en 1987, aborda la visión de conjunto del fenómeno de la esclavitud en Cuba, desde sus inicios hasta su definitiva abolición en fecha tan tardía como el 7 de octubre de 1886.

Todo ello habla de la búsqueda fiel de la doctora Josefina Toledo, que localizó documentos correctos en el Archivo Provincial de Pinar del Río, en la prensa periódica de la época de la Biblioteca Nacional José Martí y en el Archivo Nacional de Cuba.

El regreso de Paulina a Cuba, junto con su esposo, después de la intervención del imperialismo yanqui en 1898, y la vida de ambos en La Habana y los viajes al natal terruño pinareño, fueron comprobadas evidencias historiográficas y el planteo de algunas hipótesis

La vida de Paulina Pedroso en el contexto de la neocolonia puede estudiarse en las actas ordinarias del Diario de Sesiones del Congreso de la República de Cuba. Historia de la gente sin historia, frase de Pedro Deschamps Chapeaux en su valiosa obra Contribución a la historia de la gente sin historia, Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1974.

Otra fuente documental que fortalece  la investigación de la doctora Josefina Toledo es el Archivo de Asociaciones Intervenidas por la Revolución cubana al cuidado de dependencias especiales del Ministerio del Interior, donde halló el Protocolo de la Sociedad de Socorros, Recreo e Instrucción La Unión Fraternal.

Rafael Almanza Alonso, en el 2001, publicó por la Editorial Oriente Hombre y tecnología en José Martí, dedicado a la ingeniera Maritza Almanza, con el puente de Brooklyn, ilustración de Joseph Stella, realzando el tema elegido. Dice Rafael: “Nuestro héroe es un precursor de lo que ahora llamamos transferencia tecnológica. {…} El interés martiano por la ciencia y la técnica data por lo menos de su juvenil período mexicano. En la Revista Universal, donde trabajaba Martí, se publicaban decorosos artículos de divulgación científica y tecnológica.

A fin de que los lectores de La madre negra de Martí puedan adentrarse en la vida de Paulina en una dimensión inusitada, Fernando Martínez Heredia finaliza su prólogo con un dato extraordinario.

Dice: “Pero Josefina me va a permitir terminar recordando a otro negro de apellido Pedroso, nacido ochenta años después que Paulina. Juan, muy pobre y con muchos hermanos, vino a La Habana a trabajar, llegó a ser chofer particular y su ansia de saber lo condujo a las escuelas nocturnas, hasta la secundaria. Juan se hizo revolucionario en los años cincuenta, y como miembro del 26 de Julio llegó a manejarle a Zoilo, el organizador nacional del Movimiento. Pasó al Ejército Rebelde y se distinguió por su valentía; con su Garand disparó los primeros tiros al cuartel de Yaguajay. Siguió sirviendo a la Revolución toda la vida, tan modestamente que alguna vez vivió en un hogar para rebeldes, quedó ciego y hace unos años murió. Juan supo ser como hubiera sido Paulina, pero gozó la felicidad de entrar con la Revolución triunfante en La Habana hace cincuenta años, y de participar en la puesta en marcha del ideal del Maestro. En Cuba, Paulina, Ruperto y Juan le dieron prestigio al viejo apellido Pedroso.

Josefina Toledo Benedit, con su libro –en cuya cubierta la responsable de la edición, Felipa Suárez, utiliza una foto de Paulina Pedroso joven y llena de vitalidad– logra confluencias y articulaciones dignas de aplauso.

Vistas: 163

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Incendios forestales afectan a Brasil, Paraguay, Bolivia y Perú

Una ola de incendios forestales en la región occidental de Brasil, Bolivia, Paraguay y zonas fronterizas de Perú han afectado a los residentes de las localidades y consumido miles de hectáreas.

Primer ministro de Italia dimite por diferencias con Salvini

El ministro de Interior y vicepresidente de Italia alcanzó su deseo de salida de Giusseppe Conte y la opción en puertas de elecciones anticipadas en territorio italiano. 

Venezuela denuncia ante el Consejo de Seguridad el bloqueo de EE.UU.

El Gobierno venezolano denunció las amenazas del presidente Donald Trump de establecer un bloqueo naval y el uso de la fuerza contra la población.

Confirman muerte de secuestrador de autobús en Río de Janeiro

Al menos seis de las personas inicialmente retenidas fueron liberadas tras el inicio de la toma de rehenes, hacia las 05H30 locales (08H30 GMT).

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio