Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

PARAGUAY

Tras la polémica destitución de Lugo, su vice Federico Franco asumió la Presidencia

Fernando Lugo fue destituido de la presidencia de Paraguay y reemplazado por el vicepresidente, Federico Franco, al cabo de un polémico proceso de juicio político considerado por varios países de la región como un golpe institucional.

 

 
EL NUEVO PRESIDENTE AL SERVICIO DE WASHINGTON SONRIE POR LA DESIGNACIÓN
 
 
Una votación que terminó con 39 senadores a favor de la destitución y cuatro en contra, producto de la alianza de todas las fuerzas opositoras que pergeñaron el trámite parlamentario, determinó la salida del cargo de Lugo, después de 1376 días al frente del Palacio de López.Una vez conocido el resultado de la sentencia, Lugo dio un mensaje en el que aceptó el fallo del Congreso "aunque la ley haya sido torcida" y llamó a que cualquier manifestación en las calles sea "pacífica", para que "la sangre de los justos no se derrame nunca más por causas mezquinas".Esta noche Franco asumió la primera magistratura del país, y en su primer mensaje convocó a todos los paraguayos a hacer su aporte para que el país supere los "momentos difíciles" que atraviesa y se manifestó respetuoso de la Constitución y los tratados internacionales firmados por Paraguay.No obstante, los cancilleres de los países integrantes de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) adelantaron que analizarán la situación surgida tras el polémico proceso parlamentario, y el mandatario ecuatoriano, Rafael Correa, anunció que se niega a reconocer el nuevo gobierno paraguayo.
Ni las masivas manifestaciones de respaldo al ex obispo en las calles y rutas, ni los pronunciamientos de casi todos los presidentes de la región, ni tampoco la presencia de los cancilleres de la Unasur en Asunción pudieron torcer una decisión que pareció preparada desde mucho antes de la jornada de hoy.Desde el mediodía se sucedieron a una velocidad inusitada -"un juicio express", había dicho Lugo por la mañana- la defensa de Lugo, la presentación y evaluación de pruebas, los alegatos de las partes y la sentencia.Al ahora ex presidente se lo responsabilizó por la muerte de 17 personas -11 campesinos y 6 policías- durante el operativo de desalojo de una hacienda ocupada por sin tierras, en la localidad de Curuguaty, al noreste del país.El documento acusatorio contenía sólo cinco argumentos contra el todavía jefe del Estado: la masacre de Curuguaty, una pasada reunión de jóvenes socialistas en la sede de las Fuerzas Armadas, la firma del protocolo de Ushuaia II, la inseguridad, y la promoción de las ocupaciones de tierras.A la votación se llegó después de que los abogados de Lugo, que eligió no presentarse en persona ante el Senado, pidieron la nulidad del proceso, desestimaron los argumentos de la acusación, cuestionaron los plazos del mecanismo y denunciaron un virtual golpe de Estado legislativo.En similares términos se expresaron bloques y organismos internacionales, que aunque admitieron que se siguió un mecanismo constitucional, advirtieron que se trató de un "golpe institucional".En los 39 votos de la destitución se unieron las bancadas de los partidos Colorado, Liberal Radical Auténtico (PLRA) -ex aliado de Lugo- y Patria Querida y de la Unión Nacional de Ciudadanos Eticos (Unace). Votaron a favor del cuestionado mandatario tres luguistas (Sixto Pereira, Carlos Filizzola y Alberto Grillón) y el liberal Luis Wagner Lezcano.Casi en simultáneo con la difusión de la destitución, en las afueras del Congreso chocaron seguidores de Lugo y la policía, que reprimió con gases, chorros de agua y balas de goma la concentración contraria al proceso convocada por el Frente Guasú, la estructura más cercana al ahora ex presidente.


En la sede gubernamental, Lugo anunció que aceptaba el fallo del Congreso, aunque aclaró que en ese proceso fueron "transgredidos todos los principios de la defensa de manera cobarde y alevosa"."No es Lugo, es la historia y la democracia paraguaya la que fue herida profundamente. Me despido como presidente, pero no como ciudadano. Voy a servir a esta nación allí donde me necesite. Lugo no responde a la claque política, ni a las mafias, ni al narcotráfico", remarcó Lugo, con su equipo de gestión como escolta.Tras la sentencia, parte de la expectativa se trasladó hacia la actitud que podían adoptar los países integrantes de la Unasur, porque apenas dos horas antes el bloque había advertido que el juicio político representaba una "amenaza de ruptura del orden democrático".Tras reunirse con Lugo primero y con Franco después, el grupo de cancilleres que viajó de urgencia a Asunción dio a conocer una declaración en la que advirtió que el mecanismo activado por el Congreso "podría ser comprendido" entre la ruptura del orden constitucional contemplado por los tratados del Mercosur, la Unasur y la Celac.Tras la votación nominal, fue el canciller de Venezuela, Nicolás Maduro, quien alertó que la decisión del Congreso "tiene visos de golpe de Estado", por lo que los diplomáticos informarán a los respectivos presidentes del bloque sudamericano para que analicen los pasos a seguir.Una postura también crítica adoptaron los países integrantes del Alba, que, durante una sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA, en Washington, equipararon el juicio político con un golpe de Estado.
_________________________________________________________________________________________________________

Derecha paraguaya logra ansiada destitución de Lugo
Por Odalys Troya

Redacción Central, 22 jun (PL) Después de 61 años de dominio político del Partido Colorado, resultaba osado deshacer estructuras que mantenían a Paraguay entre las naciones con más desigual distribución de las riquezas en el mundo.

  El reto lo asumió Fernando Lugo, un exobispo católico, quien ganó de forma clara las elecciones del 20 de abril de 2008.

Gran parte del pueblo, esperanzado en un nuevo rumbo para su vida y la del país, apostó al proyecto gubernamental que proponía sustanciales cambios sociales.

Aunque varios puntos lograron concretarse, muchos quedaron sin cumplirse debido a la fuerte presión del congreso, de mayoría opositora, el mismo que decidió destituirlo hoy a través de un juicio político, distorsionado, apresurado, y considerado por muchos un golpe de Estado a la democracia.

Uno de los sueños del gobernante, era llevar a cabo la reforma agraria, pues en esta nación, eminentemente agroganadera, el tema de posesión de tierras es de los más controvertidos.

Y es que el 80 por ciento de la superficie cultivable en forma de grandes latifundios está en manos de sólo dos por ciento de empresarios del agro.

De hecho, el detonante para el juicio relámpago fueron los hechos del pasado viernes, que dejaron 17 muertos -11 campesinos y seis policías- en enfrentamientos que se produjeron en el contexto del desalojo en la finca Morumbí, propiedad del exsenador del opositor Partido Colorado Blas Riquelme.

Aunque, se habla de personas infiltradas entre los campesinos que provocaron el disturbio, la situación llevó a la remoción del ministro del Interior, Carlos Filizzola, y al comandante de la policía, Paulino Rojas, y Lugo ordenó crear una comisión investigadora.

Pero la oposición conservadora de mayoría en el Congreso ni siquiera acató la medida de investigar tal incidente.

Los sucesos en Morumbí, vistos hoy como sospechosos, fueron utilizados por las fuerzas de derecha y oligárquicas para apresurar lo que ahora parece un calculado proceso de destitución.

Incluso, un par de horas después del veredicto fue juramentado el vicepresidente Federico Franco como nuevo mandatario, y tras llegar este a la casa presidencial, de inmediato trascendió la relación de un nuevo Gabinete y el nombramiento de otro jefe de la policía.

Más de una vez el jefe de Estado paraguayo, recibió amenazas de juicio político, incluso a pocos meses de asumir la presidencia.

Desde entonces, el Partido Frente Amplio, sectores aliados a la oligarquía criolla, presentes mayoritariamente en el Congreso paraguayo, buscaban obstaculizar el proceso transformador.

Los recortes de presupuestos fueron algunas trabas desde el parlamento para poner en marcha las iniciativas de Lugo.




Desde los primeros meses de su gestión, los legisladores tejieron una campaña mediática alrededor de las promesas que Lugo no podía cumplir y le atribuían al dignatario una deficiente gestión.

Detrás de todo este proceso siempre lleno de claroscuros el objetivo, sin dudas, era volver a restaurar el estado de cosas cimentado durante las seis décadas que presidió el "coloradismo", partido con las más peligrosas dictaduras del Cono Sur en su haber.

¿Cómo quitar a Lugo del camino? Fue el cuestionamiento de cada día, y el método más llevado y traído fue el juicio político, que muchos denominan golpe de estado constitucional.

Desde el principio esa fuerza pensó en el segundo hombre del Poder Ejecutivo, el vicepresidente Franco como reemplazo de Lugo, tal como acaba de ocurrir.

La intención de sacar a Lugo del primer escaño del país iba más allá del contexto doméstico: era sacarlo del escenario latinoamericano marcado por la coyuntura política regional que apuesta a cambios radicales en la región a favor de las mayorías históricamente olvidadas.

Es apreciable que en la región emerge una pluralidad social integrada por indígenas y otras muchas fuerzas que resumen los procesos de luchas de resistencia y esperanza, afirmó el vicecanciller paraguayo, Jorge Lara Castro, en la VII Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, celebrada en Bolivia.

El diplomático destacó en esa ocasión que en Paraguay ese nuevo contexto de emancipación social -desde un inicio signado por la contraofensiva de los grupos de poder- resurgió el 20 de abril de 2008, con la elección popular del presidente Lugo.

El analista político Alfredo Boccia señalaba que si la iniciativa de la oposición de llevar a acabo un juicio político se concretaba y ésta terminaba por separar a Lugo de su cargo, lo único que se conseguiría con esta suerte de semiquiebra institucional es sumir al Paraguay en un caos.

Este jueves, se consumó la ambición de la derecha paraguaya calificada por el canciller venezolano, Nicolás Maduro, como un hecho bochornoso.

El propio Lugo, quien acató la decisión del Congreso, considera que se llevó a cabo un golpe de Estado express.

Dejó clara su inconformidad con el apresurado proceso en el que "se han transgredido todos los principios de la defensa de manera cobarde y alevosa", pero seguirá siendo un ciudadano que lucha por el bien de su país.


mh/otf

Lugo aceptó su destitución, pero advirtió que "la historia y la democracia paraguayas fueron heridas"


A nueve meses de las próximas elecciones, el Congreso destituyó por 39 votos a favor al presidente Fernando Lugo, quien en su discurso de despedida les aseguró a "todos los paraguayos y paraguayas que sueñan con un Paraguay diferente, que siempre podrán contar conmigo", exhortó a que "cualquier manifestación sea con aristas pacíficas" y pidió que "la sangre de los justos no se derrame nunca más por asuntos mezquinos". Afirmó que a pesar de que "las leyes fueron torcidas de manera cobarde y alevosa" se someterá a la decisión del Congreso y responderá con sus actos como exmandatario "al llamado de los compatriotas, los más humildes y excluídos". Luego de agradecer el apoyo brindado por las Fuerzas Armadas y a las organizaciones sociales que lo acompañaron durante los cuatro años de su presidencia, afirmó que nunca respondió "a claques políticas, las mafias ni al narcotráfico".

/fotos/20120622/notas/20120622220132esefe1226024-1340402492hr.jpg
"Desde otras instancias organizativas seguramente decidiremos hacer una resistencia", advirtió el mandatario, cuya continuidad en el cargo es apoyada por una multitud reunida frente al Congreso.
"No es Fernando Lugo el que recibe un golpe, no es Fernando Lugo quien es destituido, es la historia paraguaya la que ha sido herida profundamente", aseguró el exmandatario en el inicio de su discruso de despedida y sostuvo que "se han transgredido todas las normas de la defensa de manera alevosa y espero que sus ejecutores tengan en cuenta la gravedad de esto".
"Este ciudadano respondió y seguirá respondiendo a los compatriotas (...) Hoy me despido como presidente pero no como ciudadano", dijo Lugo al tiempo de asegurar que nunca respondió "a claques políticas, las mafias ni al narcotráfico". "Esta noche salgo por la puerta más grande de la patria, por la puerta del corazón de mis compatriotas", agregó. Ayer, el Congreso resolvió intempestivamente iniciar un juicio político a Lugo por presunto "mal desempeño en sus funciones" tras el enfrentamiento entre policías y campesinos que, durante una toma de tierras en Curuguaty la semana pasada, dejó un saldo de 17 muertos. El Partido Liberal, de mayoría parlamentaria, anticipó que el presidente sería destituido, y que en su lugar quedaría Federico Franco, que responde a esa fuerza política. Durante una entrevista radial, Lugo aseguró que acatará lo que se decida en ese juicio, al que calificó de “golpe parlamentario con ropaje jurídico”, pero advirtió que impulsará "una resistencia" desde "otras instancias organizativas". Remarcó que cuenta con "un gran apoyo popular" y agradeció los llamados de apoyo que recibió de pares de la región, entre ellos de la presidenta Cristina Kirchner. "Es más que un golpe de Estado al Presidente, un golpe parlamentario con un ropaje jurídico, con una herramienta como es el juicio político pero con motivos que no se ajustan a la verdad", describió Lugo y enfatizó que los motivos esgrimidos por la oposición para iniciarle el proceso "no ameritan" impulsar ese mecanismo. No obstante, ratificó que lo afrontará, a partir del "apoyo popular" y de los "sectores más vulnerables de la sociedad paraguaya".

Incidentes frente al Congreso Nacional


Los manifestantes que se encontraban aguardando la decisión resultante del juicio político realizado al presidente de la República Fernando Lugo, recibieron la noticia de la destitución del mandatario con indignación y nerviosismo. La muchedumbre se descontroló y atropelló la línea de seguridad a lo que los policías respondieron.

 

-- 

 

REPERCUSION Y REPUDIOS EN LATINOAMÉRICA

Cristina Kirchner: "La Argentina no va a convalidar el golpe en Paraguay" 

 
La presidente argentina emitió un mensaje desde Casa Rosada en donde adelantó que el Gobierno no reconocerá la legitimidad de Federico Franco. La presidente de Brasil se había expresado en el mismo sentido y había pedido la salida de Paraguay del Mercosur
La presidente Cristina Kirchner afirmó esta noche que "es inaceptable" la situación en Paraguay, donde el Senado destituyó al presidente constitucional Fernando Lugo tras un rápido trámite parlamentario."La Argentina no va a convalidar el golpe de Estado en Paraguay", declaró en un mensaje emitido en la sala de prensa que se encuentra en la Casa de Gobierno. “Hablé con él (Lugo), también estuvo el canciller (Timerman) hablando con él. Esto va más allá de Lugo. Esto va más allá de las figuras de los presidentes. Esto es un ataque definitivo a las instituciones y reeditan situaciones que pensábamos totalmente olvidadas”, declaró la jefa de Estado. La mandataria adelantó que habrá “acciones mancomunadas” junto a Brasil y Uruguay en el marco del Mercosur. “No quiero adelantar posturas que no sean consensuadas con Dilma y con Pepe”, indicó. El canciller Héctor Timerman había adelantado ante la Unasur cuál era la postura de la Argentina ante el juicio político que concluyó hoy en Asunción del Paraguay. 

Venezuela y Ecuador no reconocerán al gobierno nuevo de Asunción

Es 'ílegítima la destitución', acusó el mandatario ecuatoriano; 'golpe de estado': cancillería venezolana.
AFP 
: 22/06/2012 18:16
Quito. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, rechazó este viernes por "ilegítima" la destitución tras un juicio político de su homólogo paraguayo, Fernando Lugo, y dijo que su gobierno no reconocerá a un nuevo mandatario en ese país.
"El gobierno de Ecuador no reconocerá otro presidente de Paraguay que no sea el presidente Fernando Lugo", dijo Correa durante la grabación de su informe semanal de labores en el sur de Quito.
Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Nicolás Maduro, anticipó que la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) “no reconoce” a Federico Franco como nuevo presidente de Paraguay, sino al destituido Fernando Lugo.
“Esta es una nueva modalidad de golpe de Estado”, señaló el diplomático venezolano a la prensa, tras formalizarse la destitución de Lugo como mandatario paraguayo por el Senado, por 39 votos a favor, cuatro en contra y dos ausencias.
“De manera apresurada se han violentado los derechos elementales democráticas y sin prueba alguna”, agregó al señalar que la destitución de Lugo es la consumación “de un hecho bochornoso”.
“Vamos a informar a nuestros jefes de Estado y habrá un pronunciamiento oficial de la Unasur”, finalizó Maduro, al retirarse del Palacio de Gobierno, luego estar con Lugo y los demás cancilleres durante toda la jornada vespertina.
El presidente de Ecuador llamó a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) a "aplicar la cláusula democrátida" del grupo regional, que, recordó, "establece no reconocer gobiernos y el cierre de fronteras" con los países que no se encuadren en un marco democrático.
"No sabemos qué vaya a decidir Unasur, creemos que debe aplicar las sanciones que establece la carta democrática, no reconocer a un gobierno ilegítimo, incluso llegar al cierre de fronteras", añadió Correa.
"Basta de pratañas", insistió el presidente ecuatoriano, quien llamó a "defender la verdadera democracia que se basa en la legalidad y la legitimidad. Ojalá la Unasur tome las decisiones que tenga que tomar", sostuvo.
El Senado paraguayo destituyó este viernes a Lugo acusado por la cámara de diputados por mal desempeño de sus funciones, tras un enfrentamiento armado que costó la vida a seis policías y 11 campesinos el viernes pasado.
"¿Quién puede garantizar que el incidente no fue provocado?", afirmó el presidente ecuatoriano sobre esos hechos de violencia.
El ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador, Ricardo Patiño, dijo hoy que la destitución de Fernando Lugo de la presidencia de Paraguay adoptada por el Senado de ese país, "es una ofensa y una vergüenza para la democracia suramericana".
En un mensaje en su cuenta Twitter, Patiño, quien se encuentra en Asunción, anunció además que los cancilleres de los países que conforman la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) darán a conocer las irregularidades de la destitución en una "cumbre de jefes de Estado en los próximos días".
DILMA ROUSSEF EXIGIRA LA EXPULSIÓN DE PARAGUAY DEL MERCOSUR
La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ha sugerido por su parte la expulsión de Paraguay de Unasur y del Mercado Común del Sur (Mercosur), según la
 agencia estatal de noticias argentina, Telam, a la que cita Europa Press.
EVO Morales:  Bolivia no reconoce a un gobierno que no surja del mandato popular
La Paz, 22 jun (Prensa Palacio).- Bolivia no "reconoce un gobierno que no surja de las urnas y el mandato del pueblo", dijo el viernes por la noche en La Paz el presidente Evo Morales, al reiterar su condena al "golpe congresal" gestado contra el depuesto mandatario de Paraguay, Fernando Lugo, producto de una acción política barajada por "los neoliberales" coludidos con los "terratenientes" locales y el "imperio" a la distancia.
 Lugo "estaba acabando con las logias, con los terratenientes y grupos de poder (en Paraguay) y eso siempre tiene un costo", afirmó al asegurar que detrás de tal "acción política" se mueve "la mano de los neoliberales internos y externos".
 El Congreso paraguayo sometió a juicio político sumario a Lugo, a raíz de los sucesos del pasado viernes en Curuguaty donde 6 policías y 11 campesinos murieron en un enfrentamiento por desalojo de tierras.

    El mandatario boliviano que la víspera denunció desde Brasil, sede de la Cumbre Río más 20, el conato golpista contra Lugo, lamentó que el quiebre institucional en Paraguay sea fruto de un "Congreso organizado para acabar con un gobierno legítimo".

    El juicio montado contra Lugo en el Senado paraguayo es una "acción del imperialismo y la derecha" internacional", denunció.

    En tanto la Unión Sudamericana de Naciones analiza la situación, Morales se jugó por la inocencia de su homologo paraguayo.

    "Estoy convencido que jamás el cometió delitos", sostuvo.

    El jefe de Estado boliviano insistió en que el conato armado contra Lugo apunta a "acabar con un servidor del pueblo" que enfrentó a los grupos de poder en un país gobernado por administraciones ilegítimas que sometieron al pueblo de Paraguay a regímenes de mano de hierro en el pasado reciente.

    El poderoso gremio político ganadero y la Asociación Rural del Paraguay (ARP), y sus congresistas del Partido Colorado -que sostuvo durante casi 40 años al ex dictador Alfredo Stroesner- lideraron el 'empeachment' contra Lugo.

     El mandatario boliviano deploró asimismo la "estrategia de la derecha (paraguaya) destinada a derrocar a Lugo e interrumpir el proceso político" iniciado por su colega Lugo a favor de los más humildes y excluidos "como son los indígenas sin tierra".

    El "golpe congresal" en desarrollo en Paraguay se registra poco más de 3 años después de consumado el golpe de Estado al presidente Manuel Zeyala en Honduras, por las Fuerzas Armadas de ese país.

    Morales ha urgido a los movimientos indígenas y sociales de toda América Latina a defender el proceso democrático de Paraguay y al presidente Lugo a mantenerse con firmeza en la lucha por su pueblo.

    "Convoco a los pueblos indígenas y a los movimientos sociales de América Latina a hacer un solo frente y unirse para defender la democracia en Paraguay y al presidente Lugo", agregó.
 
Paraguayos en Argentina repudian golpe de Estado      
Buenos Aires, 22 jun (PL) Paraguayos residentes en esta capital se congregaron hoy en el emblemático Obelisco porteño para repudiar el golpe de Estado perpetrado por el Congreso de ese vecino país contra el presidente Fernando Lugo.

  Estamos realmente indignados y esperamos que la Unión de Naciones Suramericanas respalde a Lugo y no permita que Paraguay viva esta situación extrema, manifestó Jorge Serranz, de la Asociación de Profesionales Paraguayos residentes en Argentina.

Serranz llamó a sus compatriotas a no callarse en la denuncia y a permanecer alertas hasta tanto se recomponga el orden institucional.

Con carteles, banderas y gritos de respaldo al dignatario depuesto, representantes de otras organizaciones de paraguayos asentados aquí (unos 600 mil sólo en Buenos Aires y más de un millón en todo el país) subrayaron además que "sacando a Lugo (del poder) los pobres quedamos solos".

Acordaron además que en lo adelante, todos los días 22 irán a realizar una sentada frente a la embajada de Asunción aquí para repudiar el golpe perpetrado por unos pocos cuando "no tienen derecho a decidir por el pueblo", que fue quien eligió al mandatario.

Ayer, el Servicio Paz y Justicia en América Latina (Serpaj) difundió aquí un comunicado en el cual catalogaba el 

juicio político al presidente a Lugo como una estrategia política para anular las conquistas sociales de años de luchas y resistencias del pueblo paraguayo.

La organización, que preside el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, instó al pueblo de ese país y a la comunidad internacional a manifestarse por la defensa de la institucionalidad.

El comunicado de Serpaj recordó asimismo que la "estabilidad de las instituciones democráticas ha tenido en los países de nuestra región, y especialmente en Paraguay, un altísimo costo en vidas y en largos procesos de libertades fundamentales cercenadas".

Subrayó además que la gobernabilidad, entendida como la capacidad de un Estado para llevar adelante su proyecto de país independientemente del gobierno de turno, es una realidad que se construye cotidianamente.
_________________________________________________________________________________________________________
¿Por qué derrocaron a Lugo?
Por Atilio Borón / 
 
Sábado 23 de junio de 2012
 
 
Hace unos minutos se acaba de consumar la farsa: el presidente del Paraguay Fernando Lugo fue destituido de su cargo en un juicio sumarísimo en donde el Senado más corrupto de las Américas -¡y eso es mucho decir!- lo halló culpable de "mal desempeño" de sus funciones debido a las muertes ocurridas en el desalojo de una finca en Curuguaty.

Vistas: 61

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio