Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

"Obama, su incapacidad para la negociación". Por Lorenzo Gonzalo*


Foto © Virgilio PONCE

 

Miami, 22 de Diciembre del 2010

 

A partir del triunfo obtenido por el ala conservadora estadounidense en las elecciones parciales de Noviembre del 2010, Obama ha optado por el camino de la negociación
sin reparos.

 

Llegar a la Administración del Estado en Estados Unidos es una cosa e imponer agendas personales es otra. Incluso elaborar políticas e implementar reformas, que
responden al clamor de necesidades sociales, pero que no están dentro de las
conveniencias de quienes han obtenido el control básico del Poder, es tarea más
que imposible. Al menos esta ha sido la conducta seguida por Presidentes más
“liberales”, utilizando las palabras al uso en Estados Unidos, cuando han
obtenido la mayoría en el Consejo Electoral y han sido elegidos para realizar la
tarea de gobernar.

 

El proyecto de los Derechos Civiles impulsado por John F. Kennedy quedó a medio camino y aún, cincuenta años después, las cuestiones raciales no han sido resueltas en
todos los Estados de la Unión. Inclusive el derecho universal del voto político
es manipulado en aquellas regiones donde predomina el control blanco. En esas
regiones se fabrican distritos, considerando a la composición de población
blanca, de manera que es casi imposible que puedan resultar elegidas personas
que no se correspondan con esa etnia.

 

El caso más reciente del Presidente Obama intentando primeramente una reforma universal de salud terminó con la aprobación de una caricatura de reforma donde los
ciudadanos sin seguro de salud, mayoritariamente siguen en la misma situación.
Entre otras cosas tuvieron que recurrir al seguro obligatorio para las personas
individuales, so pena de ser multadas. O sea, quienes no tengan seguro a través
de sus empleadores, deberán pagar de su magro peculio, un seguro médico. El
argumento principal para esta disposición es que las personas sin seguro que
llegan a los hospitales causan gastos al estado y dicha medida reducirá los
mismos. Los valladares propuestos para regular al sector financiero han
producido resultados similares.

 

No caben dudas, entre las personas que nos hemos dedicado a indagar y estudiar el sistema estadounidense y los sistemas políticos y la formación general de los estados,
que las personas que administran las instancias de gobierno, están limitadas por
el cinturón de poder que se conforma, o bien bajo la dirección de sus
conductores originario o a contrapelo de los mismos. Estados Unidos no solamente
no es la excepción de la regla, sino que es el ejemplo de laboratorio social más
terminado con que ha contado la humanidad. Allí existe una fuerza de Poder
invisible, pero al propio tiempo palpable que se siente y perfila, hasta el
punto que pueden preverse las ocurrencias.

 

Es de asumir que el Presidente Obama sabía de antemano que esta situación iba a producirse. Por consiguiente su camino estaría trazado de antemano por una de estas dos
direcciones: o se preparaba para sentar el precedente de la rebeldía y cambiaba
los patrones de trabajo aceptados hasta hoy, por los mandatarios del país, o se
disponía a ceder en sus planteamientos. Quizás pensó que optando por esto
último, podría negociar mejor en la medida que fuesen más profundas o radicales
sus propuestas, ya que eso le daría más espacio para un compromiso a su favor.

 

Con su decisión de negociar, sin demostrar mucha capacidad para ello, hemos presenciado la aprobación de medidas que distan mucho del ideario expuesto por el primer
Presidente con orígenes musulmán y africano que ha tenido Estados Unidos. Esto
último ha tenido la ventaja de que, dado el fracaso heredado de la gran
catástrofe creada por la Administración Bush, se podrá finalmente achacarle toda
la culpa, a una persona proveniente de una etnia que la cultura blanca del país
considera de segunda clase, y presentar el hecho como la prueba contundente para
defender dichas creencias y su existencia histórica.

 

En el proceso de negociación ya Obama tuvo que ceder a la presión republicana de no eliminar el recorte de impuestos aprobado en el gobierno de George W. Bush. Para
la mayoría de los analistas e incluso de los gobiernos europeos, el aumento de
impuestos es un imperativo para el sostenimiento de administraciones que hasta
hoy, siguen optando por la defensa de una política hegemónica, por encima de sus
obligaciones con el conglomerado social. Este tipo de política también es
obligada para un gobierno como el de Obama, quien no ha cambiado la esencia
agresiva del Estado, excepto que el aumento de impuestos propuesto por su
gobierno, no afectaría al 98% de la población sino al 2% más rico, pudiente y
capaz de contribuir a un mejor equilibrio fiscal. Sabemos que, con rarísimas
excepciones, como gente de la estatura de Warren Buffet, solamente a una
fracción de los millonarios les interesan los límites que se extienden más allá
de sus amuralladas fortunas. Para representar a esa mayoría están los
legisladores del Congreso y la maquinaria permanente del Estado, atrincherada en
sus edificios, con el conocimiento y el manejo de la información, que solo ellos
disponen de por vida.

 

El compromiso de Obama lo llevó a aceptar que no se aumentaran los impuestos a los más ricos y que se considerara una extensión para continuar la ayuda a los
desempleados. También quedó congelado el impuesto para la Seguridad Social, con
lo cual se perjudica la sobrevivencia del único mecanismo comunitario que
permite un alivio a las personas que llegan a edades donde ya no es posible
trabajar.

 

Los analistas se preocupan qué ocurrirá el año próximo cuando la negociación para Obama será más difícil por cuanto tendrá menos adeptos en el Congreso.
Especialmente en relación al Seguro Social y el Medicare  que es el
seguro médico para los ancianos y ciertos incapacitados.Los republicanos y los
sectores conservadores desean que estas dos instituciones sean absorbidas por el
sector privado, en este caso por los manejos de Wall
Street.

 

El futuro de tenues reformas sociales, que faciliten una mejor distribución de las riquezas y congelen el distanciamiento económico entre un pequeñísimo porcentaje de la
población mayoritaria, es oscuro y no se presagian mejores tiempos para la
población de Estados Unidos.

 

Si la derecha no triunfara y prevaleciera lo que suponemos el sentir de Obama y de quienes le dieron su voto, la oscuridad sería entonces para el futuro de Wall
Street.

 

Con la política estadounidense al uso y aun cuando se decidiera cambiarla, si se logran congelar los impuestos y el único proyecto social de envergadura existente en
Estados Unidos, el Seguro Social y el Medicare continúan bajo la dirección del
Estado y por otro lado se suspende toda ayuda a los bancos financieros que
fracasen como resultado de sus malos manejos, Wall Street quedaría herido de
muerte.

 

Detrás se irían los capitales ficticios que representan los numerarios creados por el casino de las finanzas, pero quedarían las fábricas, infraestructuras, los
trabajadores de todo tipo, los obreros calificados, profesionales, innovadores,
directores y ejecutivos industriales, los grandes centros distributivos, las
necesidades humanas y las bases del intercambio. La esencia de la economía
estadounidense permanecería, pero la falsedad de las finanzas, al estilo de Wall
Street, quedaría convertida en humo.

 

Veremos por donde va la honda del Presidente y su incapacidad demostrada hasta hoy, para negociar a favor de sus agendas y criterios. Al menos de los criterios expuestos en ese
libro que tituló: “La Audacia de la Esperanza”.

 

 


*Lorenzo Gonzalo, periodista cubano residente en los EEUU y subdirector de Radio Miami (www.radio-miami.com)  

 
Foto © Virgilio PONCE
 
 

Vistas: 43

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Fuerzas militares sirias llegan a la frontera con Turquía

Las tropas gubernamentales sirias ya ingresaron al menos a dos ciudades ubicadas en la frontera con Turquía, de acuerdo con medios de comunicación árabes.

ONU anuncia que diálogo en Ecuador reiniciará el próximo martes

Tras conocerse la decisión del presidente, miles de ecuatorianos salieron a las calles a celebrar la derogación del decreto 883.

FC Barcelona: La cárcel no es la solución a cuestión catalana

El club deportivo pidió a los responsables políticos “que lideren un proceso de diálogo y negociación para resolver este conflicto”.

Presidente Xi califica de “delirantes” intentos de dividir a China

Toda persona que busque separar “cualquier región” de China terminará con su cuerpo “destrozado” y los huesos “molidos en polvo”, advirtió Xi.

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio