Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

Minicuento: Polvorones. Por David G. Gross*

Por David G. Gross*/Martianos-Hermes-Cubainformación En mi ciudad del “interior”, como se le llama en La Habana a  todo lo que esté a más o menos tres metros y medio de la urbe capitalina, existe un engendro de la gastronomía municipal llamado Centro de Elaboración. Allí se fabrican masivamente desde croquetas, empanadillas, frituras de maíz, rollitos fritos a base de chicharrones y otras “variedades” de la cocina criolla actual. Pero hace unas semanas había algo en la tablilla donde se anuncian los productos en venta: Polvorones.

Inmediatamente acudí al mundo de los recuerdos y me vi, chiquitico, en la cocina de casa, con su enorme campana verde encima de los cuatro fogones para el carbón y aun costado un horno donde abuela y mamá cocinaban unos polvorones que le daban susto al estómago más exigente. Salían de las bandejas con un color doradito a  cubiertos con una tenue nieve de azúcar y algo saladitos para el contraste y se desbarataban entre los labios y los primeros dientes.

Detenido frente por frente a la vidriera con algunas moscas de guardia dentro del mueble, pensé que ni por acción divina esos compañeros, expertos en hacer también frituras de chícharos, pudieran igualar a los polvorones de abuela, pero los vi en un estante y me dije: total, valen solo a peso socialista, que es igual al centavo capitalista de antes y pedí uno. Lo probé y estaban deliciosos, claro, no como los de abuela y mamá pero bastante parecidos. En fin compre diez para llevar a casa y mi esposa más la nieta me cayeron a besos cuando los probaron.

Todos los días al pasar por el lugar de marras compraba mis polvorones y ya la dependienta, una prieta gruesa a más no poder cuando me veía entrar me decía; cuanto vas a llevar. Pero hoy por la mañana, al llegar había mantecados, frituras barquillas, pero no polvorones. Disgustado le pregunté: ¿y los polvorones?, levantó los hombros como signo de resignación y respondió: ¿Los polvorones?, se rompió antier la máquina que los hace. Volví a la carga; !¿una máquina para hacer polvorones?!... ¿Y los que la manejan no pueden hacerlos a manos como los hacía mi abuela?.. La dependienta me miró con lástima antes de agregar: Tienen que venir los compañeros mecánicos de la provincia.

Salí del lugar decepcionado y recordé entonces un pensamiento de una famosa escritora, creo que inglesa o norteamericana que decía en uno de sus libros: Hay jardines imaginarios que tienen sapos reales.

*David G. Gross, historiador, escritor y periodista cubano.

Enviado por el autor a: Martianos-Hermes-Cubainformación

Estos textos pueden ser reproducidos libremente siempre que sea con fines no comerciales y cite la fuente.

.-.-.-.-.-.-.-.

Ver:

Vistas: 83

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Al menos 104 detenidos dejan primera semana de protestas en Cataluña

Un total de 28 ciudadanos están bajo prisión provisional y los otros 76 tienen libertad con medidas cautelares, señaló un comunicado del tribunal catalán. 

Parlamento británico descarta nueva votación del acuerdo UE-Johnson

A falta de solo 10 días para el 31 de octubre, plazo fijado para la salida de Reino Unido de la Unión Europea, el acuerdo está de nuevo en riesgo. 

Presidente de Uruguay sostiene reunión con Daniel Martínez

Martínez informó que el actual jefe de Estado se encuentra en condiciones óptimas de salud, "fue un encuentro de afecto y reconocimiento, una reunión de amigos con mate", agregó. 

Bolivianos ratifican apoyo a Evo Morales en primera vuelta

El presidente Morales ganó las elecciones en las que se presentó (2005, 2009 y 2014) con mayoría absoluta, por lo que tiene la oportunidad de ampliar su mandato por cinco años.

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio