Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

Mi verso es un surtidor. Por Rouslyn Navia Jordán

Por Rouslyn Navia Jordán/Soy Cuba.- Alma, fibra, creación. Desde esa dimensión inmensa que cobra vida en la poética «conspiradora» de los jóvenes, el más universal de los cubanos sigue siendo una bisoña expresión del bien Y aunque iluminado como pocos, era un hombre como todos y cada uno de nosotros. ¿Qué distinguía a Martí físicamente? ¿Tuvo grados militares? ¿Qué enfermedades y padecimientos físicos le aquejaron? ¿De qué forma murió? Un sondeo «cibercurioso» por algunas web nacionales nos acerca a interesantes pinceladas de su vida
Ilustración con la obra Martí, de René Mederos

Los nacidos en Cuba conocemos sobre la vida y obra de nuestro Héroe Nacional José Martí desde que tenemos uso de razón. Aprendemos a amarlo desde La Edad de Oro hasta Nuestra América. Recitamos sus versos, nos asombramos ante su prosa, acogemos sus enseñanzas, admiramos sus sacrificios y su vida fecunda, así como su dedicación absoluta a la causa de los oprimidos de la tierra amada… lo hacemos nuestro y de todos.

Hablar de Martí sin fervor y pasión es un pecado para los revolucionarios; transitar el camino trazado por su ejemplo, un reto y honor al que muchos aspiran y otros tantos abrazan. El Apóstol de Cuba está presente en cada obra de bien, en cada acto de justicia y amor de nuestra cotidianidad.

A 119 años de su partida definitiva hacia la gloria, resulta provechoso  homenajearlo recordando detalles interesantes, quizá curiosos, incluso  algunos hasta desconocidos.

 

¿Cómo era físicamente Martí?

Foto: Tomada del sitio Los Poetas

El  doctor forense Pablo Aurelio de Valencia, quien tuvo a su cargo la autopsia de José Martí, describe en su informe los siguientes detalles «...estaba regularmente nutrido, de constitución regular y temperamento bilioso. Aunque delgado, bien conformado, de estatura regular, pelo castaño oscuro muy rizado; una pequeña calvicie en la coronilla y entradas muy pronunciadas en las sienes; frente ancha y despejada». Apunta también que Martí tiene cejas del mismo color que el del pelo, bigote fino y no muy poblado, nariz aguileña, labios gruesos, orejas pequeñas y ojos claros y azulados.

 Es necesario aclarar que este último dato sobre los ojos resultaba incorrecto, pues Martí tenía los ojos oscuros, pero sucede que la coloración de la córnea se torna blanquecina después del cese de la vida. Sumado a esto, el resecamiento de los humores oculares puede tomar una pigmentación azulada lo cual dio origen a esta confusión.

 Del cuerpo dice que en la pierna derecha existen señales de haber llevado un grillete debido a una depresión en la piel. Además, añade que le faltaba un testículo. Martí padecía de sarcocele, lo cual le provocó grandes dolores a lo largo de su existencia debido a un golpe sufrido con la cadena del grillete. Por ello tuvo que operarse cuatro veces.

 

¿Fue la casita de la calle Paula la única donde vivió?

Foto: Tomada del sitio Habana Patrimonial

 Martí nació en la casita de la calle de Paula (hoy Leonor Pérez) donde actualmente se encuentra el Museo Casa Natal. Sin embargo, la familia Martí Pérez permaneció allí solo por un tiempo, pues ante la difícil situación económica, se mudó varias veces. Habitó las viviendas situadas en Merced no. 40, Ángeles no. 56, Industria no. 32, Refugio no. 11 y Peñalver no. 53, entre algunas más. Cuando se mudaron a Marianao, José Martí se quedó con su maestro Rafael María de Mendive, en los altos del colegio, en Prado no. 88. En marzo de 1869, la familia Martí residió en Guanabacoa y en octubre regresaron a La Habana, a la vivienda situada en San Rafael no. 55.

 

¿Dónde y cómo escribió su conocido cuaderno de versos Ismaelillo?

Foto: Tomada del sitio  A rajatabla

Fue en Caracas, Venezuela, donde Martí fue perfilando y convirtiendo en versos lo que había crecido dentro de él. Allí entre los cerros caraqueños (según se demuestra en sus cuadernos de apuntes de 1880 a 1881), nació lo que tanto había anhelado: Ismaelillo, aquellos versos del padre para su hijo José Francisco.

El sitio web Es Cubano es popular afirma que Martí primero no pensó publicarlos, pero cuando al fin se decidió, consideró que no debían salir impresos corrientemente, como una obra cualquiera. Deseó un libro pequeño y fino, que recordara por su tamaño al pequeñuelo que lo inspiró. Finalmente, en 1881, los poemas se encontraban en proceso de impresión, para luego ser publicados en un pequeño tomo, cuyos primeros ejemplares Martí regaló a sus amigos.

 

¿Qué enfermedades y padecimientos físicos tuvo?

Foto: Tomada del sitio web de la emisora Radio COCO

La gruesa cadena y los grilletes que llevó Martí en presidio le provocaron lesiones importantes en los tobillos y la cintura, a pesar de las almohadillas hechas por su madre Doña Leonor y que su padre Don Mariano le había llevado, para disminuir el roce con la piel. El Dr. Ramón Infiesta referiría después: «partiendo piedras en una cantera, bajo un sol inclemente, su salud se resintió para siempre y toda su vida lo atormentó una llaga que el hierro le ahondó al pie». Evidentemente le llama llaga, a la úlcera que provoca pérdida de tejidos y cursa con mucho dolor. Otra úlcera le aparece también a nivel de la cadera. A pesar de los múltiples tratamientos, estas lesiones no cicatrizaron correctamente.

 Martí padecía también de un sarcocele (tumor duro y crónico de un testículo). Durante los 214 km que recorrió a caballo, desde Arroyo Hondo hasta Dos Ríos, debió sufrir el mal horriblemente. El 13 de mayo anotó en su diario «Me buscan hojas de zarza, o de tomate, para untarlas de sebo, sobre los nacidos» (tumor); y el día 15: «Artigas, al acostarnos, pone grasa de puerco sin sal sobre una hoja de tomate, y me cubre la boca del nacido».

 

¿Quién fue la «madre negra» de Martí?

Foto: Tomada del sitio web de la revista Bohemia

Paulina Hernández  Hernández nació el  10 de mayo de 1855 en Consolación del Sur, Pinar del Río. En 1888 contrajo matrimonio con Ruperto Pedroso y por ello también la historia la recoge bajo el nombre de Paulina Pedroso. Ese mismo año viajaron a Cayo Hueso, Florida. Posteriormente se van a vivir a Tampa donde, el 25 de noviembre de 1891, recibieron en su hogar a José Martí. No solo vivió el Apóstol en la casa de Paulina, sino que ella cuidó de él cuando estuvo muy enfermo. Además, como verdaderos patriotas, en muchas ocasiones le dijeron a Martí que ellos estaban dispuestos a ayudar a la causa revolucionaria como fuera, incluso le ofrecieron hipotecar su casa.

Ella quiso a Martí como un hijo y por la conmemoración del segundo aniversario de su muerte escribió en el periódico Cuba de Tampa el 18 de mayo de 1897:

«Te quise como madre, te reverencio como cubana, te idolatro como precursor de nuestra libertad, te lloro como mártir de la patria. Todos, negros y blancos, ricos o pobres, ilustrados o ignorantes te rendimos el culto de nuestro amor. Tú fuiste bueno: a ti deberá Cuba su independencia.»

Por haber acogido a Martí en su casa y por su sacrificio como patriota se le conoce como La Madre Negra de Martí.

 

¿Tuvo Martí grados militares?

Foto: Tomada del sitio Palabra Nueva

Nuestro Héroe Nacional ostenta el grado de Mayor General del Ejército Libertador, que le fue otorgado por el General en Jefe Máximo Gómez y otros oficiales en plena manigua, atendiendo a sus excepcionales servicios a la Patria al alzar sobre sus hombros la contienda redentora. El Apóstol recibió el grado como un alto honor, y en carta a Gonzalo de Quesada y Benjamín Guerra, fechada el 16 de abril de 1895 así narraba el acontecimiento:

«General, me llamaba nuestra gente desde que llegué, y muy avergonzado con el inmerecido título, y muy querido y conocido, me hallé».

Añade más adelante «...al caer la tarde vi bajar hacia la cañada al General Gómez, seguido de los jefes, y me hicieron seña de que me quedase lejos. Me quedé mohíno, creyendo que iban a concertar algún peligro en que me dejarían atrás. A poco sube, llamándome, Ángel Guerra, con el rostro feliz. Era que Gómez, como General en Jefe, había acordado, en consejo de Jefes, a la vez que reconocerme en la guerra como Delegado del Partido Revolucionario, nombrarme, en atención a mis servicios y a la opinión unánime que lo rodea, Mayor General del Ejército Libertador».

Él, tan acostumbrado a la modestia concluye: «¡De un abrazo, igualaban mi pobre vida a la de sus diez años!».

 

¿Cómo murió?

Foto: Tomada del blog Caracol de Agua

De acuerdo a la autopsia, recibió tres tiros: una bala en el pecho le fracturó el esternón, otra en el cuello por debajo de la barba le destrozó el labio superior, y la tercera en el muslo derecho le fracturó la tibia y el peroné. Su caballo recibió un disparo en el vientre que le salió por una de las ancas y no fue fatal; el joven Ángel de la Guardia salió con vida siendo el único testigo de lo realmente ocurrido aquella fatídica tarde.

 

¿Cómo se conoce con exactitud el lugar de su caída en combate?

Foto: Archivo Juventud Rebelde

Según afirma el blog Curiosidades de Cuba, el lugar donde cayó muerto fue posteriormente identificado por un campesino que en compañía de su hijo buscó el pedazo de terreno donde quedó tendido el cuerpo, que encontraron por “un reguero grande” de sangre coagulada, sobre la tierra. Desde ese día hasta 1898 todo el que pasaba por el lugar dejaba una piedra en memoria de Martí.


 

¿Qué sucedió con su sortija de hierro?


Foto: Tomada del blog de Ernesto Oroza

Martí poseía un anillo que le regalara su madre Leonor, forjado con un trozo de hierro del grillete que llevó durante su etapa de presidio y que llevaba tallada la palabra Cuba. Lo usaba en el momento de su muerte y nunca fue recuperado. En carta a Gonzalo de Quesada y Aróstegui, años después de la caída mortal del Apóstol, el coronel español que mandaba las tropas españolas en Dos Ríos, Ximénez de Sandoval, le decía «Respecto a la sortija de hierro que dice que llevaba Martí, debió serle quitada cuando le despojaron del revólver, reloj, cinto, polainas, zapatos y papeles».

 

 

¿Fue casual el choque con las fuerzas españolas aquel 19 de mayo?

Foto: Archivo Juventud Rebelde

La muerte de Martí quizás se originó por causa del café, infusión que le gustaba mucho. En su viaje desde Playitas a Dos Ríos tuvo que acostumbrarse al Cuba Libre (miel y agua) y al Rabo de Mono (cocimiento de hojas de naranja) para sustituirlo. Poco antes de su muerte anota en el Diario «Del café hablamos, y de los granos que lo sustituyen». Y sus últimas palabras allí son las siguientes: «...me trae Valentín un jarro hervido, en dulce, con hojas de higo».

Martí pasó sus últimos días en un lugar casi despoblado, cerca del encuentro del Cauto y del Contramaestre, y es probable que hiciera algún tiempo que no tomaba café. Máximo Gómez, para quien el café era también la bebida favorita, contó de esta manera la tragedia de Dos Ríos: «La cosa pasó así: un isleño a quien yo enviaba al pueblo a buscar café, me traicionó y dio cuenta a Sandoval que yo me encontraba allí con mucha gente esperándolo». Se refería a Carlos Chacón, quien cayó en poder del enemigo y «cantó» todo lo que sabía sobre la localización de las tropas mambisas.

 

¿Qué fue del hijo de Martí?

Foto: Tomada del sitio Wikipedia

El hijo de Martí, al que este inmortalizara en su Ismaelillo se llamaba realmente José Francisco Martí  y Zayas-Bazán. A los 18 años,  en 1897, se unió al Ejército Libertador bajo las órdenes de Calixto García y terminó con grado de capitán. Cuando culminó la guerra se incorporó al ejército y es uno de los oficiales que hizo el cambio de banderas en 1902. Más adelante fue ascendido a Comandante, después a Coronel y luego a Jefe del Estado Mayor. Desempeñó el cargo de secretario de Guerra y Marina y obtuvo el grado de General  con el que se retiró de la Fuerzas Armadas. En 1945 falleció y se le otorgaron los grados póstumos de Mayor General. Se casó pero nunca tuvo hijos. Vivió junto a su esposa en la casa ubicada  en Calzada 807 esquina a 4, Vedado, donde radica en la actualidad el Centro de Estudios Martianos.

 

Enlaces relacionados

Historia de las fotos que corroboraron la muerte de José Martí

Enfermedades de Martí

Vistas: 351

Comentario de Eva Odalys Martinez Serrano el mayo 22, 2014 a las 7:56am

Que buena Ilustración de la vida del Apóstol!!! Mi admirado respeto a Ruslyn ,su autora y al estimulante y profundo trabajo de Soy Cuba.

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

ONU rechaza imposición de medidas económicas unilaterales

El texto presentado expresó que la imposición de medidas coercitivas unilaterales perjudica en particular a las economías de los países en desarrollo.

Continúa realización de Congreso Internacional de Estudiantes en Venezuela

En un evento que cuenta con más de 1.500 jóvenes de cerca de 30 países, se le brindó respaldo a pueblos como el de Bolivia o Chile, inmersos en luchas político-sociales determinantes.

Duque condena vandalismo durante paro nacional en Colombia

A través de una alocución presidencial, Duque denunció la "alteración del orden público y ocasionar desmanes" durante la realización de protestas pacíficas.

Censura mediática en Bolivia: persecución y amenazas a medios

Funcionarios del Gobierno de facto de Bolivia amenazaron a periodistas locales y extranjeros que cubren las protestas en favor del presidente Morales.

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio