Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

Resalta gloriosa, en una prueba humilde y elocuente, la inteligencia latina.
José Mart

í

Entre los muchos libros que han venido a favorecer en lo que va de mes La América,–uno hay que regocija:–y no es más que el catálogo de un colegio.

No nos place el catálogo porque nos dé asunto para huecas y fáciles celebraciones a las conquistas nuevas, que con trabajos arduos se celebran mejor que con palabras sin meollo, que de puro repetidas van quitando ya prestigio y energía a las ideas que envuelven; sino porque en las páginas del pequeño libro resalta gloriosa, en una prueba humilde y elocuente, la inteligencia latina. No nos dio la naturaleza en vano las palmas para nuestros bosques, y Amazonas y Orinocos para regar nuestras comarcas: de estos ríos la abundancia, y de aquellos palmares la eminencia, tiene la mente hispano–americana, por lo que conserva el indio, cuerda; por lo que le viene de la tierra, fastuosa y volcánica; por lo que de árabe le trajo el español, perezosa y artística.–Oh! El día en que empiece a brillar, brillará cerca del sol: el día en que demos por finada nuestra actual existencia de aldea. Academias de indios; expediciones de cultivadores a los países agrícolas:–viajes periódicos y constantes con propósitos serios a las tierras más adelantadas; ímpetu y ciencia en las siembras; oportuna presentación de nuestros frutos a los pueblos extranjeros; copiosa red de vías de conducción dentro de cada país, y de cada país a otros; absoluta e indispensable consagración del respeto al pensamiento ajeno:–he ahí lo que ya viene, aunque en algunas tierras sólo se ve de lejos; he ahí puesto ya en forma, el espíritu nuevo.

Bríos no nos faltan. Véase el catálogo del colegio. Es un colegio norteamericano, donde apenas una sexta parte de los educandos es de raza española. Pero en premios no:–allí la parte crece, y si por cada alumno hispano–parlante hay seis que hablan inglés, por cada seis americanos del Norte premiados,–hay otros seis americanos del Sud.

En esa mera lista de clases y nombres, por la que el ojo vulgar pasa con descuido, La América dilata sus miradas.–En esta inmensa suma de analogías que componen el sistema universal, en cada hecho pequeño está en resumen, ya futuro o pasado, un hecho grande.

¿No ha de ponernos alegres ver que donde entra a lidiar un niño de nuestras tierras, pobre de carnes y de sangre acuosa, contra carnudos y sanguíneos rivales,–vence?

En este colegio de que hablamos, apenas van los alumnos de raza española a más clases que a las de las elementales y a las de comercio. Pues en el elenco de las clases de comercio, de cada tres alumnos favorecidos dos son de nuestras tierras. El mejor tenedor de libros es un Vicente de la Hoz. El que más supo de leyes comerciales, es un Esteban Viña. El que acaparó todos los premios de su clase, sin dejar migaja para los fornidos yanquizuelos, es un Luciano Malabet:–¡y los tres premios de composición en inglés, no son para un Smith, un O’Brien y un Sullivan, sino para un Guzmán, un Arellano y un Villa!

¡Oh, ¡si a estas inteligencias nuestras se las pusiese a nivel de su tiempo; si no se las educase para golillas y doctos de birrete de los tiempos de Audiencias y Gobernadores; si no se les dejase, en su anhelo de saber, nutrirse de vaga y galvánica Literatura, de pueblos extranjeros medio muertos; si se hiciese el consorcio venturoso de la inteligencia que ha de aplicarse a un país, y el país a que ha de aplicarse; si se preparase a los sud–americanos, no para vivir en Francia, cuando no son franceses,–ni en los Estados Unidos, que es la más fecunda de estas modas malas, cuando no son norte–americanos,–ni en los tiempos coloniales, cuando están viviendo ya fuera de la colonia, en competencia con pueblos activos, creadores, vivos, libres; sino para vivir en la América del Sur! Mata a su hijo en la América del Sur el que le da mera educación universitaria. Se abren campañas por la libertad política: debieran abrirse con mayor vigor por la libertad espiritual; por la acomodación del hombre a la tierra en que ha de vivir.

La América. Nueva York, noviembre de 1884.

En Obras completas, t.6, pp. 24-26


Vistas: 70

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Antonio Maceo: De Titán a hombre, a 123 años de su muerte

“Esto va bien”, fueron sus últimas palabras antes de dejar un legado de amor a su Patria, que lo vio nacer por Santiago de Cuba, y de fe inquebrantable en la independencia de su Isla, hace 123 años.

Trump pide al Banco Mundial que retire préstamos a China

El mandatario estadounidense Donald Trump ha acusado a China de manipular su moneda con el fin de garantizar que sus exportaciones tengan una ventaja competitiva.

Latinoamérica y el Caribe saludan a Roosevelt Skerrit por triunfo electoral

El presidente venezolano celebró la victoria del primer ministro Skerrit y afirmó que los pueblos del Caribe muestran su cáracter democrático.

Francia y Cuba acuerdan intensificar cooperación económica

En la reunión bilateral celebrada en París, el secretario de Estado francés de Asuntos Exteriores ratificó su rechazo al bloqueo estadounidense impuesto contra la isla caribeña.

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio