Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos



Por Mercedes Rodriguez García

Un Martí que no es ni estatua para plaza, ni busto en un colegio, ni cuadro en la oficina, ni óleo de salón.
Mi Martí no llega de pronto, se va descubriendo.
No es libro, ni capítulo de un día, ni tarea para una noche, ni imagen dibujada, ni foto recortada; mejor, historia habitual y renovada, no leída, no dictada, sino contada, con pasión de apasionados, pletórica de luces y de sombras para que adquiera volumen, tonos y matices.
Mi Martí no reside. Como en familia buena: habita, comparte, participa, disiente, aviene, acata, respeta.
No es adjetivo para cualificar, sino verbo de acción, que da color. No es porcelana de crisol, sino arcilla para modelar. No es fuego para quemar, sino lumbre para dorar. No es mar, que brama. Ni lago, que reposa. Ni río, que desborda.
Mi Martí es arroyuelo que fluye continuo, persistente. Y se le oye como arrullando. O murmurando al oído cuitas y dolores, pasiones y entusiasmos, poemas y canciones.
No establece, funda. No es cuartel, es campamento, refugio, alojamiento. No es soldado, es gladiador.
Mi Martí no se dice de boca, ni se le toca con dedo. Se remonta desde la garganta, quebrada que le grita al corazón y para despertar el verso, desde donde sube el beso febril, violento, apasionado, pueril, furtivo, robado, suplicado. ¡Quién sabe!
No es efigie de hechura fabricada, ni estatua para plaza, ni busto en un colegio, ni cuadro en la oficina, ni óleo de salón.
Mi Martí no es estampa, ni medalla, ni sello, ni cita discursiva, ni oratoria de podio, ni palabra de templo, ni lema asentido, ni epigrama adecuado.
No es la casita de la calle Paula, ni el Memorial de La Habana, ni fl ores en Santa Ifigenia, ni el que nunca estuvo en Santa Clara. Ni el Colt Frontier Six Shooter de la Fragua Martiana, ni el gabán que se dice olvidó en su premura, tantas veces cambiado: del marrón al negro, del negro a carmelita, de Nueva York a Toledo, de Madrid a Nueva York.
En fin, metáfora y leyenda.
Mi Martí es Héroe y es Apóstol, sin forcejeos, sin imposiciones ni recetas. Creíble e increíble. Hecho a mi antojo, imagen y semejanza, sin castidades ni ensueños, viril y tierno, sombra de mis actos, luz de mis saberes, puño de mis golpes, verbo de mi verbo. El que me mantuvo y retiene.
Martí, como él mismo, es mi misterio, es el alma y es intento.

Vistas: 9

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Christine Lagarde presenta renuncia formal al FMI

Lagarde está cumpliendo su segundo mandato como directora gerente del Fondo Monetario Internacional.

Avanza paro nacional en Ecuador contra políticas del Gobierno

Diferentes gremios se han congregado en varias ciudades del país para expresar su rechazo a la política económica y social del Gobierno ecuatoriano.

Cámara Baja de EE.UU. condena comentarios racistas de Trump

Con 240 votos a favor y 187 en contra, encabezado por un gran respaldo demócrata, los legisladores expresaron su absoluto rechazo a los tuits publicados por Trump.

Retornan 180 venezolanos con Plan Vuelta a la Patria desde Perú

Más de 3.000 venezolanos han regresado a la patria en lo que va de año, acumulando un total de casi 15.000 repatriados.

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio