Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos



Por Mercedes Rodriguez García

Un Martí que no es ni estatua para plaza, ni busto en un colegio, ni cuadro en la oficina, ni óleo de salón.
Mi Martí no llega de pronto, se va descubriendo.
No es libro, ni capítulo de un día, ni tarea para una noche, ni imagen dibujada, ni foto recortada; mejor, historia habitual y renovada, no leída, no dictada, sino contada, con pasión de apasionados, pletórica de luces y de sombras para que adquiera volumen, tonos y matices.
Mi Martí no reside. Como en familia buena: habita, comparte, participa, disiente, aviene, acata, respeta.
No es adjetivo para cualificar, sino verbo de acción, que da color. No es porcelana de crisol, sino arcilla para modelar. No es fuego para quemar, sino lumbre para dorar. No es mar, que brama. Ni lago, que reposa. Ni río, que desborda.
Mi Martí es arroyuelo que fluye continuo, persistente. Y se le oye como arrullando. O murmurando al oído cuitas y dolores, pasiones y entusiasmos, poemas y canciones.
No establece, funda. No es cuartel, es campamento, refugio, alojamiento. No es soldado, es gladiador.
Mi Martí no se dice de boca, ni se le toca con dedo. Se remonta desde la garganta, quebrada que le grita al corazón y para despertar el verso, desde donde sube el beso febril, violento, apasionado, pueril, furtivo, robado, suplicado. ¡Quién sabe!
No es efigie de hechura fabricada, ni estatua para plaza, ni busto en un colegio, ni cuadro en la oficina, ni óleo de salón.
Mi Martí no es estampa, ni medalla, ni sello, ni cita discursiva, ni oratoria de podio, ni palabra de templo, ni lema asentido, ni epigrama adecuado.
No es la casita de la calle Paula, ni el Memorial de La Habana, ni fl ores en Santa Ifigenia, ni el que nunca estuvo en Santa Clara. Ni el Colt Frontier Six Shooter de la Fragua Martiana, ni el gabán que se dice olvidó en su premura, tantas veces cambiado: del marrón al negro, del negro a carmelita, de Nueva York a Toledo, de Madrid a Nueva York.
En fin, metáfora y leyenda.
Mi Martí es Héroe y es Apóstol, sin forcejeos, sin imposiciones ni recetas. Creíble e increíble. Hecho a mi antojo, imagen y semejanza, sin castidades ni ensueños, viril y tierno, sombra de mis actos, luz de mis saberes, puño de mis golpes, verbo de mi verbo. El que me mantuvo y retiene.
Martí, como él mismo, es mi misterio, es el alma y es intento.

Vistas: 27

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Volcán en Nueva Zelanda entra en erupción y deja cinco muertos

En la isla, al momento de la erupción, se encontraban unas 100 personas, algunas de ellas se reportan como desaparecidas.

PNUD: Desigualdad en América Latina y el Caribe genera conflictos sociales

La desigualdad en un contexto de crecimiento económico, como lo hubo, generó aspiraciones que no han sido satisfechas, afirmó el director del PNUD para la región, Luis Felipe López.

América Latina contra la corrupción: los casos de Chile y Colombia

La Asamblea General de la ONU aprobó en 2003 la Convención contra la Corrupción y designó cada 9 de diciembre como el Día Internacional contra la Corrupción, para despertar la conciencia contra este mal que carcome a las sociedades a nivel mundial.

Pdte. Nicolás Maduro envía mensaje de Navidad al pueblo venezolano

El mandatario venezolano deseó a la población un feliz, próspero y victorioso año 2020.

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio