Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

MARTÍ CONSPIRADOR CLANDESTINO (A PROPÓSITO DEL DÍA DEL MINSTERIO DEL INTERIOR CUBANO: 6 DE JUNIO)

 

Por Omar Ríos*

La preparación de la Guerra de Independencia en la etapa del 1895, luego de la “Tregua Fecunda”, estuvo avalada por los sinsabores de la que inició el Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes.

La división existente entre los jefes civiles y militares, el caudillismo, la falta de una guía de acción conjunta, y en muchos casos la traición, dieron pié a Martí, para perpetuar un nuevo destino de la lucha emancipadora.

Para todo ello, como escribiera a su fiel amigo Valdés Domínguez, debían hacerse las cosas en silencio, porque solo así se podrían lograr, pues también intuyó que en la guerra, los fines deben ser públicos, pero no así los métodos.

Ambas aseveraciones concluyen en la necesidad de la compartimentación estricta de las acciones a tomar, lo que sitúa al Apóstol como un especialista de las Artes Militares de Inteligencia y Contra- Inteligencia.

Como decíamos, Martí conoció de la traición que nunca falta cuando se trata de dignidad y decoro en una contienda donde el beneficio colectivo prima sobre lo individual.

Tanto el gobierno español como el norteamericano deseaban poseer por siempre a la mayor de las Antillas, y para el mejor postor, en los propios E.U.A, existía la Agencia Pinkerton, que mantenía sistemáticamente su labor de chequeo y búsqueda de información sobre los líderes y grupos de patriotas revolucionarios cubanos en cualquier país donde estos trabajaran por enviar expediciones armadas a nuestro país para la Guerra Necesaria.

Con esta concepción de lucha, apoyada con la experiencia martiana de tantos años en el exilio, basada en que conocía al monstruo por vivir en sus entrañas, nuestro Martí llegó a la conclusión de que si la guerra se hacía a inteligencia, con inteligencia había que desarrollarla.

En tal sentido, y contando con la siempre oportuna colaboración del Generalísimo Máximo Gómez, entre ambos crearon la más importante Agencia de espionaje de nuestras Guerras Independentistas: “La Agencia General Revolucionaria de Comunicaciones y Auxilios”, que fue fundada el 5 de enero del 1895- por coincidencia histórica, el mismo día de la fundación de la Policía Nacional Revolucionaria, pero en el 1959- en la propia capital de La Habana, aprobándose como director al periodista José de Jesús Ramón de la Candelaria Pons y Naranjo, cuyo seudónimo en y después de la guerra, fue “Agente General Luís”. Este patriota desde la “tregua Fecunda”, logró mantener su red de colaboradores, incluso con personalidades de “indudable apoyo a España”, de ahí su importancia y especial conocimiento de su labor por la causa cubana.

Ya advertimos que Pons era periodista, y trabajaba como delegado del periódico “La Discusión”, lo que le permitía viajar libremente y con frecuencia por todo el país.

Debemos decir que Martí en New York continuaba con su labor de proselitismo y la preparación de la creación del Partido Revolucionario Cubano (P.R.C), así como su “Programa de Acción”; el 10 de abril del 1892 se confirmó la fundación de este glorioso partido, cuyos métodos de acción se hicieron en total silencio, porque al pensar del Apóstol, “esperar es vencer”, y muchos desesperaban ante la supuesta inactividad, pereciendo gran cantidad de patriotas en expediciones estériles no activadas por el P.R.C, que partían como un secreto a voces, a dar directamente a las trampas preparadas por el enemigo en o desde Cuba. Esta amarga realidad era usada contra los patriotas para hacer creer la inutilidad y la impericia de sus dirigentes.

Martí tenía pleno conocimiento del uso de claves y seudónimos; de estos últimos, usó el de Anahuac, D-20, D.E. Mantel, y el último, por sutilezas del destino, fue Abel, como el nombre de aquel joven revolucionario al que los sicarios privaron de la vista, arrancándole los ojos, porque no quiso ver morir a Martí en su centenario, uniéndose a la tropa moncadista dirigida por Fidel, el eterno guía y Comandante en Jefe de la Revolución cubana. (Ver NOTA 1).

En el periódico “Patria” que fundó y dirigió Martí desde la guarida del imperio del Norte, insistió sobre el peligro del espionaje enemigo, sutil y mañoso. También escribió un artículo llamado “El Arte de Pelear”, concediendo especial atención a no dejarse penetrar por el enemigo agazapado, por lo que hubo de preparar a patriotas agentes tanto dentro como fuera de Cuba para dotar de ideología política y hábitos de clandestinaje y compartimentación para que la propaganda enemiga no hiriera los fines de la Revolución, fomentando, además, la conspiración más absoluta, y creando sus propias redes de enlaces y confidentes para garantizar las orientaciones del Partido.

Estos nuevos agentes, estaban supeditados al también periodista, patriota y representante máximo del PRC en la Isla, Juan Gualberto Gómez.

Para ellos Martí creó la clave “Habana” y “María”, con la que podían codificarse palabras y textos en cartas o documentos varios; con esta herramienta, se neutralizaba la actividad de contra espionaje enemigo, dígase español o yanky.

El Apóstol tenía un gran olfato para distinguir y reconocer a agentes encubiertos bajo el manto de “amigo”, así como a vacilantes, o débiles de carácter que pudieran traicionar. En muchos casos los identificó y denunció, e incluso los utilizó a su conveniencia para desinformar.

No pocas fueron las cartas en las que daba encomiendas con previo acuerdo de los textos que usaba como leyenda, y cruzaba informaciones de todo tipo para lograr objetividad y mayor veracidad en ellas; solicitaba datos de personas, que cotejaba para verificar, y encontró algunos casos de traidores encubiertos contra quienes actuó según el caso.

Era casi increíble la capacidad de nuestro Héroe Nacional para estos importantes temas, sin dejar de escribir de todo, como se conoce, con alma de ajedrecista, adelantándose a tres jugadas posteriores.

Esto se observa en su actividad concreta de vigilar por la integridad física de dirigentes y combatientes, suspendiendo a veces alguna reunión o cónclave programado, para preservarlos, o dejándolos correr sin la presencia de quienes podían ser de interés del enemigo, pero siempre en silencio, sin avisar siquiera a los interesados, a los que se les trasladaba con tiempo a lugares seguros.

Sólo un hombre con su capacidad creadora, astucia y cualidades patrióticas y morales podía lograr esto.

A los jefes les ordenó que se “aprendieran” a sus subordinados, hombre por hombre, y que utilizaran la desinformación para que no se conocieran los verdaderos planes a seguir.

Martí ante la duda, tomaba precauciones y actuaba en correspondencia, por eso era difícil engañarlo o incluso sorprenderlo. Todo lo verificaba y comprobaba personalmente.

Era brillante caracterizando a personas, para lo cual verificaba, chequeaba e investigaba a los mismos, alertando a los subalternos de individuos en que desconfiaba, o solía “usarlos” cuando los marcaba como enemigos camuflados.

Sobre la Agencia mambisa que luchó a brazo partido por obtener información sustancial para el triunfo mambí, habría mucho que hablar.

Vale destacar que luego de muchos años, cuando quedó instituida la República, muchos amigos cercanos de Pons admitieron que nunca sospecharon de sus verdaderos designios en la lucha contra España, y también- como veremos más adelante, contra los Delegados de E.U.A en Cuba.

Pons sólo tenía como jefe inmediato a Gómez, y esta estela de compartimentación se logró gracias a los pocos hombres que componían a la Agencia mambisa, pero de unas cualidades excepcionales, que asombran aún hoy por la técnica y profesionalidad con que actuaban, llegando a penetrar al mismísimo Estado Mayor español en Cuba, como a las Fuerzas de Ocupación yankies que se apoderaron de la victoria, dando así el puntillazo de su política de la “Fruta Madura”, es decir, apropiarse de Cuba, luego de que se desgastara España y los mambises estuvieran prestos a tomar el poder. Como se sabe, los imperialistas en su afán de hegemonía hicieron estallar el buque norteamericano Maine para así entrar en guerra contra España, y en una nueva fase de guerra de rapiña, quitar a los mambises el triunfo.

Estando Don Tomás Estrada Palma, el primer presidente cubano títere seleccionado e impuesto por el gobierno de E.U.A, y quien fuera en su momento un gran jefe mambí, pero con ínfulas de anexionista, la Agencia dirigida por Pons continuaba su trabajo, y nunca fueron sus miembros descubiertos ni detectados jamás, así de excelente fue su obra y labor para con la independencia de Cuba.

Sirva este artículo para destacar la faceta de quien sobrepasó a la inteligencia enemiga de la Metrópoli y los imperialistas del Norte, destacando su multifacética personalidad y la importancia que le concedió a sus Órganos Secretos, y las herramientas del trabajo clandestino.

Ing. Omar Ríos González.

Junio 2013.

NOTAS:

1- Abel Santa María Cuadrado perteneció a los Jóvenes del Centenario, agrupados junto a Fidel Castro Ruz, líder revolucionario que destacó la necesidad de la lucha armada contra el desgobierno de Fulgencio Batista, personaje acólito a los intereses norteamericanos. Al efectuarse los asaltos a los cuarteles Moncada en Santiago de Cuba, y Carlos M. de Céspedes en Bayamo, Abel cae prisionero de los esbirros. No claudicó en las torturas, y le fueron arrancados los ojos, que luego le mostraron a su hermana Haydee, quien también participó en los hechos, y tampoco traicionó los ideales revolucionarios.

2- Quisiéramos dejar nota de que también el Padre de la Patria utilizó en su momento claves y seudónimos que le permitieron levantarse en armas antes de ser atrapados los conspiradores en la guerra que se inició en octubre del 1868, liberando a sus esclavos para ir al combate contra el gobierno de la Metrópoli española, y advirtió a tiempo la necesidad del trabajo clandestino atendiendo a las técnicas de la conspiración, inteligencia y contra-inteligencia.

*Omar Ríos es Coordinador Territorial de HERMES Bauta (Cuba)

Vistas: 298

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Países confirman asistencia a posesión de Fernández en Argentina

La Organización de Estados Américanos, así como la Unión Europea y Banco Interamericano de Desarrollo ratificaron su presencia en el acto.

Comité Judicial analiza evidencias sobre impeachment a Trump

Según el informe presentado por el Comité de Inteligencia, Trump habría solicitado la interferencia de Ucrania para investigar a un contrincante y beneficiar su posibilidad de una reelección.

Hallan restos de mamuts en construcción de aeropuerto mexicano

Uno de los esqueletos yacía donde se erigirá la torre de control del aeródromo y el segundo fue hallado en el área que estarán las pistas del aeropuerto.

Retiran las rejas que custodiaban la Plaza de Mayo de Argentina

La Alcaldía de Buenos Aires comenzó la remoción este domingo a las 22H00 (hora local). En el lugar se realizan los preparativos para la asunción del Alberto Fernández.

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio