Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

Yoanny Sánchez, pasmo y asombro de los incautos del mundo termina su periplo en Miami, donde como buena discípula del Departamento de Estado norteamericano, pagará respetos al altar del odio anticubano.

  Es posible que algunos entiendan la prudencia por pasividad, o la reticencia a la comunión con las turbas como temor, pero no es así. Tantos años en este oficio de picar piedra del periodismo me ha aguzado el olfato contra el mercenarismo y el detector de los esbirros del capital, lo cual ahora, me dice, ante tantas convites a sumarnos a la comparsa, de uno y otro lado, que la Yoanny Sánchez es exactamente lo anunciado.

  Quiero aclarar, no voy a repetir los extraños vericuetos de la historia de sus recursos, ni siquiera me interesan los códigos bancarios de los amables armadores de sus carabelas en este nuevo descubrimiento del exilio, donde, cual culebra, se salta de un país a otro hasta caer, sin pena ni gloria, en el mismo Miami este de nuestros todos los días, donde depositará sus capullos en el altar del odio.

  Yoanny es una criatura de la maña, y no me importa quien la construyó o fue su idea, pero como medio de vida ha logrado, representando la imagen diligentemente diseñada en los laboratorios infernales de Virginia para embutir a los miles deseosos de tragarse el bulo de una disidencia cubana de pelo largo y sonrisa lánguida, sin que importe el evidente bálsamo de azufre y los rastros de las pezuñas del imperio.

  No quiero ser parte de esa turba para enfrentar a Frankenstein, ni quiero perseguir a sus criaturas, pero algo sí sé que tal vez Dios no me dé tiempo a ver. Es el descubrimiento inevitable de los papeles de Satán, de sus códices ocultos en insondables archivos sellados del secreto, donde se dirá, como de pequeña buscadora de favores foráneos, nos gastamos con nuestro dinero una abundante disidente de lujo.

  Por mí, no me voy a unir a los coros de Tirios y Troyanos, porque las consecuencias no determinan los orígenes. Felicito a quienes siguen sacando provecho del capital de nuestros impuestos por su inteligencia, me asombro de las continuas cuartillas de los escribidores, gozosos en su propia pedantería de que todos, derecha, centro, izquierda y los de la acera del frente, como un servidor, somos estúpidos.

  Diviértanse con su circo y recuerden, sobre todo ahora que con la presión de un dedo se encienden los arcanos circuitos electrónicos, todo se sabe.

  Bienvenida Yoanny a Miami, cobra lo tuyo y regresa, el pueblo cubano espera, sin ti por el futuro necesario.

 

http://www.kaosenlared.net/component/k2/item/50627-los-cachorros-de...

Vistas: 57

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Momentos clave de la disputa entre Correa y Moreno

En reiteradas ocasiones el expresidente Rafael Correa ha acusado al actual mandatario de Ecuador de aliarse con la oposición y de traicionar los principios de la denominada Revolución Ciudadana.
 

Perú podría quedarse fuera del Mundial de Rusia 2018

Una propuesta de ley del Congreso puede sacar a la selección peruana de la cita mundialista. 

Puigdemont no continuó la independencia para evitar violencia

El abogado de Carles Puigdemont en España, Jaume Alonso-Cuevillas, afirmó que el expresidente de la Generalitat recibió advertencias de que podrían generarse escenarios lamentables luego de aplicar la DUI.

ANC venezolana crea campaña pedagógica contra asedio

El constituyente venezolano Fernando Soto Rojas manifestó que el pueblo ha resistido al asedio nacional e internacional y que la campaña busca fortalecer la conciencia política. 

¿Qué pasó con el submarino ARA San Juan?

El lunes 13 de noviembre el submarino ARA San Juan partió de Ushuaia, al sur de Argentina, rumbo al apostadero de la base naval Mar del Plata, en la provincia de Buenos Aires. Dos días después, con 44 tripulantes a bordo, perdió contacto con las bases.

© 2017   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio