Martianos

Seguidores del pensamiento de José Martí y Red Social de los emigrados cubanos

Las empanadas perdidas de "Estado de Sats". Por Justo Cruz*

Por Justo Cruz*/Foto Virgilio Ponce - Martianos-Hermes-Cubainformación-Cubasolidaridad.- Hace unos días “Estado de Sats” volvió a hacer su aparición en La Habana.

Desde hace algún tiempo se está reuniendo en nuestra capital un grupúsculo de ciudadanos cubanos y algún que otro “observador” de alguna que otra embajada (las mismas de siempre) para vituperar y devaluar todo lo que tenga que ver con el proceso que se lleva a cabo en nuestro país.

Se trata de un espacio en un rincón de nuestra capital al que le pretenden dar un tono diferente pero con el mismo fin y que tiene de auténtico y genuino lo mismo que sus anfitriones tienen de francos e independientes.

El guión es siempre el mismo: Un panel con casi siempre las mismas caras. Intelectuales capaces de abordar cualquier tema y un público que se turna entre panelistas y espectadores en un ambiente de hermandad que da grima.

En otras palabras, el mismo amo, el mismo perro, solo que con un collar diferente.

En esta oportunidad y en un acto de afrenta total hacia la soberanía y la integridad del pueblo de Cuba a los anfitriones se les “ocurrió” la idea de invitar a una de sus presentaciones teatrales a nada más y nada menos que al jefe adjunto de la Sección de Intereses de los Estados Unidos en La Habana, país cuyos gobiernos de turno llevan más de 50 años machacando y achacando a nuestro pueblo.

El conductor del programa Antonio G. Rodiles comienza su presentación disculpándose ante el público presente por el hecho de que para la mencionada presentación no podrían ofrecer las riquísimas empanadillas a la que su público ya está acostumbrado.

De forma sarcástica e irónica explicaba que “alguien” se les había adelantado y las había comprado todas en su nombre.

Al parecer los activistas de “Estado de Sats” y sus prominentes invitados se quedaron aquel día con las ganas de comer las esperadas empanadillas .

Hasta ahora algunos de nuestros vividores convertidos por arte de birlibirloque en disidente (los más pícaros, no todos) trataban de evitar el contacto abierto y directo con los de la SINA para “no dar pie al que dirán”.

Pero como al parecer el mundo está cambiando a los antojos de sus superiores (a fuerza de cañones y cañoneras desde luego) y El Papa viene a Cuba, están desesperados porque no se puede desperdiciar la oportunidad y la tarea asignada es la de provocar para crear el caos.

Los del “Estado de Sats” no se quieren quedar atrás e invitan al que menos derecho tiene de participar en una actividad pública en Cuba y los dejaron sin empanadas.

¿Y qué? ¿Dónde está el problema? Pudiéramos preguntarnos la mayoría de todos los cubanos.

¿Por qué razón debemos permitir que el representante del gobierno de los Estados Unidos en nuestro país pueda darse el lujo de comerse una empanada criolla en un acto tan sediciosos y provocador?

¿Con qué derecho se debe permitir que esos guerreros de ese Norte revuelto y brutal, hacedores de guerras de rapiña, con esa mentalidad beligerante que los domina, puedan sentarse en el corazón de nuestra Habana a provocar a nuestro pueblo?

El pueblo cubano tienen muchísimas razones para haberse comido todas esas empanadas. Son millones los cubanos que por sobradas razones podrían haber pasado aquél día por el lugar y comprar todas las empanadas para así evitar que un par de vende patrias, faltos de todo pudor y de afecto y sus “invitados especiales” pudieran disfrutar de las mismas.

¿En que mundo estamos viviendo? ¿Hasta cuando debemos permitir tanta falacia?

Miremos para Siria y no olvidemos a Libia. No debemos olvidar jamás que son este tipo de traidores y mercenarios los que hacen posible que los países occidentales sigan masacrando y destruyendo a nuestras naciones para seguir apoderándose de nuestros recursos naturales.

Esta es la táctica del momento y los pueblos de Siria y Libia son los ejemplos más actuales.

Se han apoderado de la palabra Revolución y no escatiman esfuerzos para convertir a mercenarios y traidores en rebeldes y revolucionarios.

Miremos para Siria y no olvidemos a Libia, los tiempos que está viviendo esta humanidad no están para juegos y los guerreros de occidentes con su maquinaria bélica y mediática están envalentonados y son capaces de todo.

Hay que cuidar nuestra Habana de este tipo de “nuevos revolucionarios” y de los viejos mercenarios para que no conviertan a nuestra querida capital en un Damasco o en una Trípoli.

Permitir a estos demagogos que se congracien con los enemigos del pueblo cubano en esos actos públicos tan bochornosos no tiene nada que ver con libertad de expresión ni de palabra, ni mucho menos con democracia, son actos de alta traición que ningún país del mundo permitiría.

Codearse con los enemigos de Cuba en el corazón de La Habana es una afrenta que el pueblo de Cuba no debe permitir bajo ningún concepto.

Estos astutos de las políticas nos quieren vender a “Estado de Sats” como una iniciativa de unos intelectuales, de “pensamiento independiente”, con ánimo de crear un espacio plural de participación y debate donde medie el intercambio abierto y franco, donde confluyen el arte y el pensamiento, bla, bla, bla.

Lo repiten hasta la saciedad como si el mundo a su alrededor estuviera lleno de tontos y analfabetos que se creen todos los cuentos que les hacen. Como si el pueblo de Cuba no se conociera ese guión de memoria.

Lo cómico de todo esto es que para lograr sus objetivos estos sujetos busquen amparo en las instalaciones de la Oficina de Intereses de los EUA en La Habana y de sus secuaces europeos.

Invitan al representante del enemigo número uno de la humanidad para hablar de un intercambio cultural con Cuba que no es más que una farsa y a ninguno de estos”intelectuales”, filósofos y analistas políticos “francos” e “independientes” se les ocurre preguntarle a este señor, ¿por qué si el gobierno de la Casa Blanca está tan interesados en un intercambio cultural y científico no acaba de abolir de una vez y por todas ese criminal e inhumano bloqueo condenado por casi toda la humanidad que no hace más que martirizar a lo más humano de nuestro pueblo?

Antonio Rodiles, un físico que al parecer después de haber estado por México y por los Estados Unidos y de haber conocido dos variante extremas de capitalismo salvaje decide regresar a su país lleno de energía, para ayudar al “cambio”, porque él personalmente no tiene ninguna duda, cito: “....nos vamos acercando a ese momento de cambios que tanto hemos deseado”.

Siempre hablando en plural desde luego, en nombre de no se que pueblo.

En su Statement sobre la actividad realzada al compás de bombos y platillos el señor Antonio G. Rodiles después de hacer un análisis al estilo de Carlos Alberto Montaner (comparen ese texto por favor con las diatribas a la que está acostumbrado el señor Montaner para que puedan constatar cuan parecido) acerca de la realidad cubana le explica a sus lectores lo que estamos cansado de escuchar a los largo de estos 50 años:

A la Revolución Cubana le queda poco, ahora si que se va a caer de verdad. Sobre todo ahora que Chávez está mortalmente enfermo.

Porque según este señor a la economía cubana la mantiene el petróleo venezolano.

Es por eso que nos hace un “análisis” sobre los miles de barriles de petróleo que Venezuela le regala a Cuba y el precio del barril de petróleo, para al final llegar a la conclusión de, cito: ...el gobierno cubano se encuentra una vez más al borde del abismo”.

En estas declaraciones a pesar de ser un poco de lo mismo hay un pasaje muy interesante que llama mucho la atención. El señor Rodilies advierte sutilmente, cito textualmente: “No conozco a los individuos que son empleados en estos medios promotores de rabia e histeria, lo que queda es invitarlos a que comprendan que Cuba inevitablemente cambiará, es solo cuestión de tiempo y de circunstancias que ocurra ese reacomodo tan esperado y recordarles que cada ser humano es responsable de sus propias acciones, es una realidad que no deben olvidar”.

¿Comprenden la naturaleza vil de esta solapada amenaza?

Cuando ocurra ese “reacomodo tan esperado” por “Estado de Sats” se va a empezar a ajustar cuentas.

A buen entendedor con pocas palabras basta.

Después de haber leído este discurso a la Montaner podemos llegar a la conclusión de que este señor no tiene ni idea de lo que está sucediendo en el mundo en estos momentos.

Invitan a un empleado de la SINA para hablar de la crisis en Cuba pero omiten con toda desfachatez, tanto él como el público presente, interrogar a su interlocutor sobre la crisis que existe en su país que ha obligado a ciento de miles de ciudadanos a salir a la calle a protestar contra ese sistema que él mismo defiende con tanta vehemencia.

Para el señor Rodiles el movimiento “Occupy Wall Street” no existe, de la misma forma que no existe los movimientos de “Indignados” que se multiplican de forma rasante en casi todos los países occidentales. Ni decir del colapso económico que sufre Grecia, España, Portugal y los demás que vendrán sin dejar de incluir a los Estados Unidos de América.

Ni hablar de los países de África, Asia y América Latina que se encuentran en bancarrota permanente gracias al modelo neo liberal que estos señores proponen para su propio país.

Para este especialista su país está en crisis, al borde de la hecatombe. Sobre la crisis que sufre el capitalismo al parecer no se ha enterado.

Habría que hacerle la pregunta al señor Rodiles sobre los motivos que lo inducen a creer que el pueblo de Cuba deba cambiar su sistema político para implantar ese sistema que él vivió durante su estadía en México y los Estados Unidos. 

¿Qué le hace suponer a este individuo que algún día ganarán si los de su clase llevan ya 50 años haciendo como si ganaran pero perdiendo?

El colmo de la desfachatez es cuando acusa al Comandante en Jefe Fidel Castro, cito textualmente: “...un individuo al que jamás le ha temblado la mano cuando de imponerse se trata, aún si para ello necesita aplastar la vida de cualquier ser humano (ejemplos sobran)”.

Este lenguaje y estas acusaciones sin fundamentos ya lo conocemos y no vale la pena un comentario, lo extraño del caso es que este señor dialogue de forma intensa y respetuosa con un representante del gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica. El gobierno cuyos políticos son los más odiado del planeta.

Al parecer el señor Rodiles no ha escuchado hablar de Hiroshima y Nagasaki o de Vietnam.

Tampoco de los golpes de estados a gobiernos elegidos constitucionalmente. Golpe de estado que solo han sido posible gracias a las maquinaciones de Sangley y sus secuaces. Ni mucho menos tiene idea de las mentiras y manipulaciones para invadir a Iraq y Afganistán, sobre las millones de víctimas inocentes que nada le han hecho al pueblo estadounidense, Libia, Siria, sobre las torturas, vejaciones y asesinatos en las cárceles de Abu Ghraib o Guantánamo Bay.

Estos señores al parecer no conocen al monstruo y sus entrañas.

Un par de “intelectuales” tienen la oportunidad en el mismo corazón de La Habana de encontrarse con un representante del gobierno que se puede dar el lujo de ser campeón mundial en inventar guerras de rapiña, incitar al caos y a la ignominia en sociedades ajenas, contaminar el medio ambiente, originar crisis financieras, asesinar presidentes elegidos constitucionalmente y no se les ocurre otra cosa que hablar de intercambios culturales que nada tiene que ver con la cultura y la historia de nuestro país.

Si los de “Estados de Sats” y sus compinches se quedaron sin empanadas está bien hecho. Tenemos que felicitar al que se le ocurrió la idea, sin dejar de pensar que para la próximas funciones teatrales pueden venir otras ideas mucho más fantásticas y originales.

Porque mientras que nuestros enemigos del Norte continúen en su afán de destruir lo que el pueblo de Cuba ha creado, mientras que sigan martirizando a nuestro pueblo e inmiscuyéndose en nuestros asuntos internos, mientras sigan invadiendo naciones soberanas sembrando el odio y el terror, mientras que existan seres humanos capaces de vender su alma al diablo por un puñado de centenas, habrán siempre razones de sobra para que a “Estado de Sats” no llegue ni tan siquiera una empanada más.

*Justo Cruz cubano residente en Alemania y Coordinador de Cuba Si .

Fuente: Martianos-Hermes-Cubainformación-Cubasolidaridad

Estos textos pueden ser reproducidos libremente siempre que sea con fines no comerciales y cite la fuente

Vistas: 37

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

© 2014   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio