Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

LA RETENTIVA TIENE DATOS SIGNIFICATIVOS. Por Adriana Vega

Por ADRIANA VEGA/MONCADA .- He recibido un artículo de  Pedro Martínez Pírez  llamado Diplomacia grande de un país pequeño,  que trata el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos.

 Este tema ha complacido a una amplia ramificación internacional y mi querido amigo cuenta que en Radio Habana Cuba se han recibido numerosas llamadas del exterior,  mensajes de felicitación por un hecho  histórico que puso fin a más de medio siglo sin vínculos oficiales entre las dos naciones vecinas.

 Quien escribe esto no posee alegría ni opinión convincente sobre el tema pero como dice mi  compañero cubano hay en  esto algo muy importante  para resaltar en lo acontecido en Washington el 20 de Julio de 2015 que es la profesionalidad del Canciller de Cuba, Bruno Rodríguez ya que su discurso en la ceremonia de reapertura de la Embajada de Cuba en USA e improvisando en la conferencia de prensa  con  John Kerry mostró un género estelar. Su formación cultural y política, un excelente dominio de la palabra,  serenidad y  convicción de la causa que defiende. Dos veces citó a José Martí con ideas de su filosofía martiana y su conocimiento de la historia del país más complejo y dinámico del mundo que es hoy  los Estados Unidos. Martí solía llamarlo,  "América Europea" y lo veía como un gigante que avanzaba "Con las botas de las siete leguas" ,es decir arrasando todo a su paso. Su impetuoso poderío industrial  destacado en  los avances  de  técnica y ciencia, su expansión territorial a expensas mejicana más las  tierras arrebatadas a los indios. La gran cantidad de inmigrantes, la centralización, producción y el asentar de mano de obra,  dio lugar a los primeros monopolios. Estas ventajas  hicieron de la sociedad norteamericana, algo novedosa y muy conocida por Martí, quien se dedicó con ahínco al estudio de esa experiencia social para convertirse en "el latinoamericano que mejor conocía a los Estados Unidos", como expresa Retamar.

 En los análisis de la sociedad, José Martí adopta puntos de vista metodológicos cercanos a los de la historiografía francesa de la Restauración y los textos marxistas sobre la sociedad. Todo un adelanto del Gran Maestro. Así, al estudiar a los Estados Unidos partió de un enfoque integrador y dinámico de la sociedad – casi sociológico -, postulando que: "Para conocer a un pueblo se le ha de estudiar en todos sus aspectos y expresiones: en sus elementos,  sus tendencias,  sus apóstoles,  sus poetas y  sus bandidos. Este enfoque le permitió llegar a las características esenciales y fundamentales del investigador al decir que "estudiar las cosas en su raíz y significación, no es su mera apariencia".

 Para Martínez Pires y volviendo a la apertura de las Embajadas, constituyó  muy reconfortante comprobar que a la cabeza del Ministerio Cubano de Relaciones Exteriores hay un discípulo muy aventajado del más alto paradigma de la diplomacia cubana.

 En sus intervenciones en Washington Bruno Rodríguez supo combinar, siempre desde la altura de un lenguaje diplomático basado en el derecho internacional, la sólida argumentación histórica sobre las razones y principios de Cuba.

 Las dos menciones a José Martí realizadas por el Canciller cubano a lo largo de su primera intervención, resultan muy esclarecedoras, porque el Prócer de la Independencia de Cuba, quien conoció profundamente a Estados Unidos, estudió lo mejor y peor de la nación del norte, y  legó la advertencia sobre su desmedida apetencia de dominación y  toda la historia de desencuentros con Cuba. En ningún tiempo hubo relaciones normales entre los Estados Unidos y Cuba, pese a un siglo y medio de intensos y enriquecedores vínculos entre los pueblos, recordó el Canciller cubano. Y con aplomo Bruno Rodríguez enumeró lo que resta para lograr una plena normalización de las relaciones. En primerísimo lugar la eliminación del bloqueo y la devolución del territorio ocupado en Guantánamo.

 Un periodista cubano residente en Estados Unidos que estuvo el 20 de Julio en la ceremonia de reapertura de la Embajada en Washington, aseguró en un artículo reciente no creer que exista otro Canciller en el mundo tan accesible y con tanta clase como Bruno Rodríguez.  Y aunque la afirmación puede parecer exagerada, no hay dudas de que brilló la diplomacia cubana, a la altura de los tiempos del Canciller Raúl Roa García. Es la diplomacia grande de un país pequeño.

 Con respecto a Argentina, Daniel Scioli es el primer dirigente político extranjero recibido por Raúl  luego de la reapertura de las embajadas de ese país y de los Estados Unidos, un gesto destacado en el entorno del gobernador, donde explicaron que “el encuentro adquiere singular relevancia, dando cuenta de la importancia que Cuba le otorga a la Argentina en este momento trascendente en el contexto internacional, cuando los cubanos afrontan nuevos desafíos”. En la mesa de diálogo también se habló de la visita que hará el papa Francisco a La Habana en septiembre y del rol decisivo que tuvo el líder religioso en el acercamiento con Washington. Los que recordamos porque lo presenciamos la Mar del Plata de Chavez y Kirchsner cuando hicieron huir al  siniestro Bush, no olvidamos que ese fue el disparo independiente de la Patria Grande

 Además de la reunión con el presidente Castro, el candidato a presidente Scioli mantuvo un encuentro con José Ramón Balaguer Cabrera, jefe de Relaciones Internacionales del Comité Central del Partido Comunista Cubano y ex ministro de Salud Pública. El visitante estuvo  acompañado durante el viaje por su asesor en materia internacional Rafael Follonier, quien ocupara idéntico rol junto al ex presidente Néstor Kirchner cuando estuvo al frente de Unasur, y el subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales de la provincia, Carlos Peralta. La comitiva regresará al país y Scioli participará de un acto multitudinario organizado por la fundación Gestar con la presencia de todos los gobernadores afines.

 La Patria Grande parece estar cumpliendo los sueños de Bolívar, San Martín y José Martí.

 Quien esto escribe, lo espera con gran impaciencia.

 Buenos Aires, 23 de julio de 2015

Vistas: 128

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio