Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

LA LIBERTAD SEGÚN QUIEN LA PLANTEE…

Lic. Martha Lidia Ferreira – 30 de marzo de 2014

El libre albedrío o libre elección es la creencia de aquellas doctrinas filosóficas, fundamentalmente idealistas, que sostienen que los humanos tienen absoluto poder de elegir, y tomar sus propias decisiones, sin condicionamiento alguno. Muchas autoridades religiosas han apoyado dicha creencia, mientras que ha sido criticada, como una forma de ideología idealista e individualista, por pensadores tales como Baruch Spinoza, Arthur Schopenhauer, Karl Marx o Friedrich Nietzsche. El concepto es comúnmente usado, y tiene connotaciones objetivas, al indicar la realización de una acción por un agente no condicionado íntegramente, ligado por factores precedentes, y subjetivos, en el cual la percepción de la acción del agente fue inducida sólo por su propia voluntad.

El principio del libre albedrío tiene implicaciones religiosas, éticas, psicológicas, jurídicas y científicas. Por ejemplo, en la ética puede presuponer que los individuos pueden ser responsables de sus propias acciones. En la psicología, implica que la mente controla algunas de las acciones del cuerpo y todas de sí misma, algunas de las cuales son conscientes y otras no.

La existencia del libre albedrío ha sido un tema central a lo largo de la historia de la filosofía y la ciencia. En realidad no refiere sólo a terminología sino a Categorías filosóficos que, por supuesto, atañen a todas las actividades desde el hombre, y para sí.

LIBERTAD, desde la Filosofía Materialista se define como conciencia de lo real y posible. Si ignoramos la realidad, si ésta es sólo un supuesto, un potencial, una abstracción, usado hoy en forma abusiva por muchos “Periodistas”, no podemos, desde ese inicio erróneo, concluir posibilidades REALES.

Las POSIBILIDADES, el “abanico” que nos depara todo acontecimiento, todo aquello para lo que están dadas las condiciones para devenir en nuevas realidades, o estamos éticamente comprometidos a crearlas, deben contar con una realidad concreta, objetiva para su inicio. En mis charlas a menudo he puesto el ejemplo de la manzana y el descubrimiento de la Ley de Gravedad, o cuando el hombre pretendió volar. No fue sino hasta el avance de la Ciencia y Técnica, que alguien, interesado en el tema, concluyó una nueva posibilidad y realidad.

Ni los animales son libres de condicionamientos genético/ ambientales… Carece de sentido común!

Existen CONCEPTOS, palabras que el hombre crea para DEFINIR, que no sólo han modificado su acepción sino que, varios, han quedado, por arte y magia de la sobre información alienante, vacíos de contenido auténtico.

Bastardeada la pobre LIBERTAD, como concepto, muchas veces parece sólo una expresión de deseo, una consigna hueca, un acto de fe, algo que nos caerá del cielo o que alguien nos debe y otorgará por misericordia, nunca por justicia.

No podemos luchar, y triunfar, sobre algo que conocemos a medias, que nos es ajeno y, para muchos, un ejercicio jamás realizado. Libre es el que se educa, aprende (y no hablo sólo de ámbitos académicos), el que sabe cuál es su realidad y cómo mejorarla, el consciente, el correcto observador de su entorno, el que se involucra, se equivoca y aprende a hacer una autocrítica para poder criticar constructivamente…Un campesino, un obrero, un profesional, aprecia empíricamente esta realidad.

Las Teorías nos sirven para ser ratificadas o rectificadas, pero, como dice Carlos Marx, nunca son “cerradas” y, por ello mismo, se llaman Teorías. La Didáctica (del griego didaskein, "enseñar, instruir, explicar", es la disciplina científico-pedagógica que tiene como objeto de estudio los procesos y elementos existentes en la enseñanza y el aprendizaje. Es, por tanto, la parte de la pedagogía que se ocupa de las técnicas y métodos de enseñanza, destinados a plasmar en la realidad las pautas de las teorías pedagógicas) nos enseña que un individuo recorre, desde su nacimiento, un camino muy semejante al de la humanidad. La “Educación bancaria” (Paulo Freire) ha sido, y continúa siendo, una forma de desnaturalizar la forma de ayudar a pensar, o sea, ha ignorado al educando sobredimensionando al educador, que obliga al niño, al hombre, a ir contra su propia naturaleza y forma de aprender, recurriendo sólo a su memoria y sepultando el sentido común.

Observándolo vemos su indefensión, como vive supeditado a sus necesidades básicas, se arrastra, camina en cuatro patas, comienza a erguirce y luego abandona su pequeño hábitat, reconociendo y dominando su entorno inmediato. Su coraje lo lleva a caerse y levantarse: ningún niño permanece sentado frente a un tropezón, sin volver a intentarlo! Su pensamiento, en consecuencia, va de lo concreto (ve, escucha, palpa, huele, saborea) a lo abstracto: cuando ya DOMINA lo primero da paso a instancias superiores necesarias teniendo en cuenta, incluso, sus propias limitaciones. Cuánto debemos aprender…

Por ello nunca debemos ir a lugares e instancias desconocidas a “bajar línea”, de afuera, sino a usar un prudencial tiempo para ver, oír, respetar, aprender. Cómo podría plantear una forma “superadora” respecto a algo que desconozco, que tal vez ya se probó sin éxito, algo que ya está en desarrollo y funciona, o, simplemente, algo para lo cual no existen condiciones aún. El tiempo es nuestro mejor aliado, es cierto, pero un tiempo optimizado por la convicción de saber.

En este “LABORATORIO” donde luchamos a diario, donde muchas veces parecemos conejillos de indias de las industrias armamentistas, farmacéuticas, de medios de comunicación, que omiten o difaman (o ambos), de desestabilizaciones, cipayos nacionales e injerencistas foráneos de todo tipo, debemos recuperar nuestra LIBERTAD y luchar por hacerla sustentable, con visión objetiva.

Hasta un hámster en su jaula, corriendo todos los días en una rueda sin salida, tiene y ansía la oportunidad de escapar hacia la libertad, la real, aquella en que aprovechó la primera ocasión que tuvo, porque la buscaba…

No es la liberación sólo de las imperiosas y reales necesidades, lo que debemos buscar. Necesitamos estudiar cada realidad, la interacción del mundo interdependiente, para ver dónde estamos y hacia dónde podemos, objetivamente, avanzar.

La FORMACIÓN DE CUADROS ideológicos, políticos y organizativos, el correcto uso de tácticas y estrategias para Organizaciones de Base, Políticas, Sindicales, Sociales, deben asentarse en estas premisas, para optimizar resultados esperados.

La identificación de un “líder”, desde muy temprana edad, no es sólo adjudicable al carisma, sino a conocimientos y correcto uso de ello, lo cual lo hace destacado en un determinado grupo, donde predominan códigos apegados y fruto de esa realidad. Sobre él ponemos nuestra mirada con necesidad de formarlo en lo social e individual.

NO EXISTE el libre albedrío, existe el conocimiento, aprender a partir de la verdad y ver hacia dónde nos llevan las condiciones, si estas son favorables o no, respecto a los objetivos deseados.

Cuánto tardaron los ideales bolivarianos en transformarse en un comienzo por el que combatimos a diario, contra fuerzas poderosas? No estoy en contra de creencias de tipo alguno, siempre y cuando partan de una realidad objetiva. El que emite un rezo, solicita ayuda a Dios, un milagro, ha aceptado de antemano, cual es su verdadera situación y necesidad a cubrir o satisfacer.

Cuánto tiempo ha transcurrido en comprender que el Capitalismo lleva intrínsecas Leyes que lo horadan por dentro, que lo llevan al fracaso como Sistema? El libre mercado genera una producción anárquicas para satisfacer la ganancia del sector financiero: hambre para los pueblos y concentración y centralización para ellos. Se produce para aumentar Ganancia, no para satisfacer necesidades internas.

Es imposible reconocer y luchar por una libertad producto del idealismo subjetivo, se debe partir de lo concreto. El proceso de liberación es el histórico de la satisfacción de necesidades de toda índole: básicas como alimento, techo, salud, educación, o de orden cultural, científico, colectivas y personales.

La lucha es la de mi tiempo, tu tiempo, nuestro tiempo, pero tiene profundas raíces en nuestra historia más común de lo que la que nos muestran, y no sólo sabemos claramente lo que queremos, sino que seguimos con optimismo, pariendo hijos para amanecer.

Ellos enarbolarán las banderas, que son un grito de toda la historia de la humanidad, aprenderán a sostenerlas a su manera, y a usar las armas de su tiempo. 

Si digo pan

y mi poema no convoca

a los hambrientos a la mesa,

es porque la palabra ya no sirve

y la poesía exige otro lenguaje.

Si digo amor

y mi poema no provoca

una tormenta de besos y canciones,

es porque la palabra perdió su magia

y la poesía debe buscar una nueva voz.

Si digo vida

y mi poema no revienta

un alba de luceros y primaveras,

es porque la palabra quedó sin dioses

y la poesía debe estar al servicio del hombre.

Si digo libertad

y mi poema no revoluciona

la conciencia de los sedientos de paz,

es porque la palabra dejó de ser instrumento

y la poesía está obligada a cambiar de poetas. 

Gilberto Ramírez Santacruz,  (Ava-í, Paraguay, 1959) 
 

Vistas: 122

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio