Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

Por Sergio I. Rivero Carrasco

Fue el 5 de marzo de 1933 cuando falleció Juan Gualberto Gómez Ferrer en La Habana, cuando aún no había cumplido los 79 años de edad. Sus raíces esclavas le llegaban por sus  padres, quienes pertenecieron a la dotación del ingenio “Vellocino”, en Sabana del Comendador, Matanzas, donde él también vio la luz. Con enormes esfuerzos personales sus padres pudieron comprar, su libertad desde que crecía feliz en el vientre materno, quienes también adquirieron las cartas de libertad de su Juan.

Creció así, irreverente con la injusticia y la opresión, con el abuso y la esclavitud, porque conocer de la horrible explotación esclavista le sirvió para articular su lucha abolicionista con las más fervientes ansias independentistas en un proceso complejo y hermoso de franca maduración del pensamiento, lo cual demostró con su obrar en la vida, gracias también a la influencia  recibida del negro pedagogo Antonio Medina y el encuentro en suelo francés con Francisco Vicente Aguilera y el general Manuel de Quesada, precisamente en tiempos en los que se desarrollaba la “Guerra Grande”.

Este cubano único que transitó por dos siglos de lucha independentista, revive desde el seno de la Patria y se nos presenta inmortal muy cercano al Apóstol, que le permitió crecer con la sabia y el intercambio de su pensamiento liberador, y quien le confiara la más embarazosa y comprometida de las misiones: insurreccionar a Cuba, por órdenes expresas del Partido Revolucionario Cubano y del Generalísimo Máximo Gómez. Fue el propio Martí quien expresó que el valiente patriota “…es joya grande y el único que prepara en masa la opinión. El excelente Juan Gualberto Gómez.

El Poeta Nacional Nicolás Guillén lo describe por los años 20 del siglo pasado, como “Hombre de estatura breve, aunque de cuerpo proporcionado y bien repartido. El gesto desenvuelto acusaba enseguida su filiación social; persona de mucho viaje, mucha lectura y mucho trato o rocen (…) llevaba el rizado cabello, entrecano y corto, abierto al centro de la cabeza; una cabeza llena de fuerza y distinción (…) poseía una cultura variadísima, le gustaba mucho hablar principalmente de política, tanto de la cubana de aquellos días, que ya estaba conspirando contra Machado,  como de la española muchos años antes, es decir, de los tiempos en que le tocó conspirar junto a Martí en la Guerra Chiquita y la revolución de 1895”.

La irreverencia de Juan Gualberto Gómez se hizo presente a lo largo de su fecunda vida revolucionaria y su labor periodística aguda, comprometida con la abolición de la esclavitud, contra el racismo y por la independencia de la dominación española, que lo condujeron al destierro y a cumplir prisión. Ese temple y honestidad a flor de piel lo hicieron rechazar todo tipo de soborno de las autoridades coloniales que creyeron acallarlo, pero lo que lograron fue profundizar en él su sentimiento conspirativo, tanto en el cumplimiento del mandato martiano como en los días de la ocupación norteamericana de inicios del siglo, identificándose como ferviente opositor a la Enmienda Platt en los términos injerencistas.

Su identificación llegó a tal punto que fue tenida en cuenta en una carta que envió  Leonardo Wood a Theodore Roosevelt, en la que expone quiénes se oponían al siniestro apéndice: “Son los degenerados  de la Convención,  dirigidos por un negrito de nombre Juan Gualberto Gómez, hombre de mediocre reputación así en  lo moral como en lo político”. Y esa actitud indomable lo acompañó  hasta los años 30 del siglo XX protagonizando hechos de la vida política cubana, perseverante con la pluma en ristre contra la corrupción y las vejaciones imperiales, sufriendo demás con extrema angustia  al ver cómo las ideas de Martí eran tronchados y tomaban fuerzas las manifestaciones racistas contra las etnias que se incorporaron a la lucha por la emancipación definitiva de Cuba.

Los periodistas cubanos tenemos presente el ideal de Juan Gualberto Gómez como referencia imprescindible y cada cinco de marzo, en honor a él, da inicio en todo el país la Jornada por el Día de la Prensa Cubana, multiplicando su legado en estos tiempos no menos convulsos y de profundo acecho imperial por destruir la obra revolucionaria; sigue junto al gremio por su incondicionalidad y amor por la Patria, la solidez en los principios, el elevado sentido de la justicia e igualdad real entre los hombres, y una profunda dignidad e irreverencia a toda prueba contra el yanqui opresor, portando la pluma como fusil en el combate para que prevalezcan las más nobles ideas que alimentan nuestro actuar como fieles periodistas revolucionarios.

Vistas: 3

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Ecuador registra sismo de mediana intensidad sin reportar víctimas

El temblor de mediana intensidad ocurrió cerca de las 07H40 horas locales del 30 de mayo de 2020 cerca del cantón Balzar, en la provincia de Guayas.

Ecologistas británicos protestan contra gestión oficial ante pandemia

En varias regiones del país, los defensores del medio ambiente mostraron su inconformidad con políticas adoptadas por el Ejecutivo, en el marco de la lucha contra la Covid-19.

Italia reporta 111 fallecidos por coronavirus en un día

El país supera las 33.300 muertes por causa del nuevo coronavirus. Lombardía y el Piamonte se mantienen como las zonas más críticas de la nación.

Más de seis millones de personas contagiadas de Covid-19 en el mundo

La lista de casos positivos por Covid-19 lo encabeza Estado Unidos (EE.UU.) con 1.793.530 casos por el brote, Brasil con 465.166 contagiados; y Rusia con 387.623 infectados.

© 2020   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio