Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos


altA veces nuestra política hacia Cuba es tan absurda que es imposible aguantar la risa.

Consideren al pobre Pedro Adriano Borges, de 68 años, quien según The Miami Herald espera por un juicio en un tribunal federal. Está acusado de diez violaciones de la Ley de Comerciar con el Enemigo, lavado de dinero y otros delitos por los cuales podría pasar 35 años en prisión si se le declara culpable. La acusación subyacente es la siguiente: envió $93 000 dólares de artículos a Cuba, incluyendo bombillos y pañales, especias y mayonesa –antes de que el Congreso autorizara  el comercio de alimentos con la isla. Abrir el mercado a la mayonesa pudiera considerarse un crimen de lesa cocina cubana, pero él no debía enfrentarse a una condena de prisión en 2013 por una actividad que es legal hace una década.

Sin embargo, otras veces la política no es solo absurda, sino tan internamente inconsistente que bordea la dirección de la tragedia. Considérese lo que seguimos aprendiendo acerca de los programas de promoción de la democracia o cambio de régimen, de la USAID.

 La Oficina de Responsabilidad del Gobierno (GAO) emitió un informe acerca de los programas esta semana. A diferencia de estudios anteriores, que revelaron que los receptores en EE.UU. de los fondos los estaban derrochando en chocolate Godiva, suéteres de cachemira y Game Boys de Nintendo, la GAO dijo que el programa era operado con mejores controles internos. Esto –junto con titulares como “Informe del gobierno norteamericano dice que los programas de democracia de EE.UU. han mejorado”– indudablemente encantó a USAID, la cual el mes pasado leyó el siguiente artículo en The Washington Post: “Interferencia a investigación de fraude de licitación en USAID”.

Es más, Marc Lopes, jefe de la sección Latinoamericana y Caribeña de la USAID dijo al Herald en una entrevista telefónica que “Hemos incrementado la transparencia y el monitoreo del financiamiento, y nos complace que la GAO lo haya reconocido”.

Pero recuerden, GAO emite juicios acerca de la contabilidad, no acerca de la política. Como reportó The Miami Herald, los contribuyentes norteamericanos han gastado más de $205 millones de dólares en actividades de promoción de la democracia desde 1996. No hay evidencia de que los programas estén logrando su objetivo de acelerar una transición democrática en Cuba. Phil Peters lo explica bien en su Cuban Triangle Blog:  

“Así que los dólares están bien contabilizados, pero en cuanto si se han gastado de manera que se logre una diferencia positive, bueno, eso está más allá del alcance del informe.

“Lo cual no vale nada señalarlo, porque en el caso del programa satelital de Internet de USAID manejado por Alan Gross y otros receptores de financiamiento, los dólares pueden haber sido perfectamente administrados y contabilizados 100 por ciento, pero fueron derrochados en un  100 por ciento porque estas operaciones fueron aplastadas por la inteligencia cubana”.

Derrochado y ocultado de la vista pública. Hay otra versión del informe, “sensible, pero no clasificado”, que GAO no permitirá que los contribuyentes lo vean. Peor aún. Tracey Eaton, un reportero investigativo con quien nuestra organización está trabajando, descubrió que USAID pactó con un contratista externo para que revisara los programas, cuyo resultado fue que había “gastos cuestionables y debilidad en el manejo financiero de los asociados, normas de adquisición y controles internos”. Pero cuando el señor Eaton presentó una solicitud bajo la ley de Libertad de Información para obtener una copia de la auditoría externa, USAID batalló contra él y finalmente entregó solo diez páginas del material que “omite la mayoría de las conclusiones, recomendaciones e información clave adicional, incluyendo la identidad de los receptores de ayuda que se nombran en la auditoría”.

Esto es más que un poco extraño por parte de USAID, que recientemente otorgó $25 millones a investigadores en la Universidad de Texas… (esperen por ello)… para desarrollar herramientas que “Incrementarán la Transparencia de Ayuda Global”.

No solo eso. El señor Eaton solicitó una entrevista con el señor Lopes hace poco más de una semana, y él declinó.

¿Puede alguien detener el dolor? 

No podrá ser si lo que el presidente Eisenhower pudiera haber llamado El Complejo Cuba-Industrial tiene la palabra. Aunque hubo poca mención de la promoción de democracia en la audiencia de confirmación de John Kerry, una nueva ronda de  preguntas y respuestas acerca del programa apareció en las Actas del Congreso, según “Capitol Hill Cubans,” (Cubanos del Capitolio), entusiastas activistas a favor del cambio de régimen en Cuba.

En un testimonio aparentemente para que constara –preguntas hechas y respondidas en privado– el senador Marco Rubio  alentó al señor Kerry a no negociar con Cuba para obtener la libertad de Alan Gross; no cerrar ni disminuir los programas de democracia; y examinar los viajes persona a persona a Cuba que ya son legales. (Pueden leer las respuestas de Kerry en inglés aquí.)  Creemos que no le dio cuartel al senador Rubio. Hasta la fecha, el señor Kerry no ha hecho declaraciones públicas acerca de si cambiaría el programa que él trató de reformar como miembro del Senado de EE.UU. 

Pero los guardaespaldas que rodean los programas de Cuba de USAID –los contratistas, los senadores a favor de las sanciones, el despliegue de publicistas y polemicistas aliados a ellos – continuaron resistiendo el escrutinio y el debate público que hace mucho debió haberse celebrado y que ahora debe realizarse acerca de estos programas despilfarradores, ineficaces, encubiertos pero no clasificados que antagonizan a Cuba y que hacen que Latinoamérica se alinee de manera más abierta en contra nuestra.

Nos hace recordar lo que E.J. Dionne escribió en Por qué los norteamericanos odian la política:

“Con  la democracia marchando más allá de nuestras fronteras, nuestra primera responsabilidad es garantizar que Estados Unidos se convierta en un modelo de lo que el autogobierno debe ser, y no un ejemplo de lo que pasa a las naciones libres cuando pierden el interés en la vida pública”.

Así es la paradoja de la promoción de democracia.

Tomado de Cuba Central

Fuente: Progreso Semanal

Vistas: 59

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Carabineros será demandado por impedir ayuda a manifestante muerto

Con la muerte de Abel Acuña, el número de fallecidos durante el estallido social que vive Chile desde hace un mes ascendió a 23.

Canciller de Venezuela rechaza llamado al golpismo de Mike Pence

El canciller venezolano enfatizó que Mike Pence debe ocuparte "de los impeachments y de sus asuntos internos", en referencia al juicio político contra el presidente Donald Trump.

Asamblea provincial de Cuba conmemoró 500 años de La Habana

El acto se desarrolló en el Gran Teatro "Alicia Alonso" y estuvo conducida por el presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular en la provincia, Reinaldo García Zapata

Alberto Fernández convoca sesión extraordinaria del Congreso

El objetivo es la convocatoria a extraordinarias durante enero para aprobar la primera batería de iniciativas propuestas por la administración de Fernández.

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio