Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

Juan Pablo II y su apoyo a la contrarrevolución polaca. Por Arthur González

Por Arthur González/El Heraldo Cubano.- Se ha dicho muchas veces y varios son los artículos que se han escrito sobre el tema, pero ahora es el propio Lech Walesa quien lo afirma.Según el sitio anticubano “Martínoticias”, Walesa le confesó a un grupo de asalariados cubanos que se hacen llamar “disidentes” al servicio de Estados Unidos, que al ser nombrado como Papa el cardenal de Cracovia, Karol Józef Wojtyla, fue uniendo a todos los católicos con sus oraciones religiosas como telón de fondo y la contrarrevolución aprovechó ese llamado a la unidad para organizarse.

De acuerdo con sus declaraciones, al ser investido como Juan Pablo II, despertó a la nación polaca, pidiéndole a la población que no tuvieran miedo para enfrentarse al sistema comunista.

Años más tarde se conoció de sus conversaciones con el presidente Ronald Reagan y los acuerdos tomados para ejecutar acciones que derrocaran el sistema socialista en Europa, lo que trascendió como la Santa Alianza.

En el intercambio de ideas de Walesa con los asalariados cubanos Dagoberto Valdés y Yoani Sánchez, el polaco les dijo abiertamente; “para que la contrarrevolución triunfe algún día en Cuba, “se necesitan líderes responsables”.

O sea, les lanzó a la cara que ellos no lo eran y por tanto no podrán propiciar los cambios con los que sueñan los norteamericanos.

Esto no es novedoso, ya el sitio Wikileaks había publicado la forma de pensar del Jefe de la Misión diplomática estadounidense en La Habana, expuesta en uno de sus cables secretos remitidos a diferentes departamentos y agencias federales, al asegurar que: “los disidentes están más preocupados por conseguir dinero que en llevar sus propuestas a sectores más amplios de la sociedad cubana”.

Las experiencias de Walesa permiten apreciar la participación de la Iglesia católica en el proceso para derrumbar el socialismo en Polonia y cómo las agencias de inteligencia norteamericanas insisten en traspolarlas a la situación cubana.

En la isla la iglesia católica y algunas protestantes han dado pasos para copiar el proceso polaco. Están las Cartas Pastorales confeccionadas en los años finales de la década de los 80, donde atacan al gobierno cubano y emiten consideraciones políticas en concordancia con la estrategia de la CIA para los países socialistas de Europa.

La apertura desde los años 90 de Centros Cívicos Religiosos con vistas a formar líderes juveniles, fue otro de los pasos ejecutados por la jerarquía católica, donde se incluye la revista “Vitral” que le sufragaron al asalariado Dagoberto Valdés, dentro del Obispado de la provincia de Pinar del Río, e incluso su nombramiento por el Vaticano como miembro de la Comisión Pontificia de Justicia y Paz, cargo que justificó sus viajes para entrevistarse con el checo Václav Havel y escuchar sus recomendaciones.

Otro de los puntos señalados por el líder polaco fue la división que tiene la contrarrevolución cubana, al apuntar que “donde hay dos cubanos hay cinco partidos políticos”.

Walesa desconoce que la llamada “disidencia” cubana es buscadora de dinero fácil que les llega desde Estados Unidos y al que están acostumbrados como adicción incontrolable. Por tanto si el socialismo cubano se derrumbase, todos los “disidentes” se quedarían sin empleo y su nivel de vida caería hasta llegar a límites de pobreza.

Esa es la razón por la cual sus últimas indicaciones a los contrarrevolucionarios cubanos de que: “necesitan una multitud de gente que diga a partir de mañana vamos a cambiar nuestro país, salga a las calles para llegar hasta a las fábricas y convencer a sus trabajadores”.

Pero eso resulta imposible de ejecutar en Cuba, porque existe un proceso auténtico, construido por su pueblo que desea mejorar económicamente, pero no regresar al pasado capitalista que nunca le resolvió los problemas de pobreza, enfermedades, desempleo, discriminación racial, analfabetismo y marginación por origen social.

En un intento por introducir ese esquema en la mente de los cubanos, la profesora Kasia Dembizc, de la Universidad de Varsovia y el asalariado José Daniel Ferrer, del grupúsculo Unión Patriótica de Cuba, sostuvieron un intercambio telefónico sobre las similitudes y diferencias en la lucha por la “democracia” entre Cuba y Polonia, facilitado por la emisora anticubana Radio Martí, en su programa “Cuba al día”.

La polaca, experta en temas latinoamericanos, recomendó para Cuba “la unión de las iglesias y los grupos religiosos, además de la Iglesia Católica, para crear una fuerza opositora mayor, una fuerza para dialogar con el régimen”.

No hacen falta más argumentos. Los yanquis se empeñan en copiar su éxito polaco e imponerlo en Cuba con el apoyo de las iglesias, sin tener en cuenta que “quien imita fracasa”, algo que se hace realidad desde hace 56 años.

Vistas: 56

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Sindicalistas convocan acción global contra políticas de Macri

La Confederación Sindical Internacional convocó jornadas de acción global en rechazo a las políticas laborales del mandatario argentino.

Aumenta tasa de mortalidad por brote de ébola en el Congo

La prioridad para la OMS y otras organizaciones que trabajan contra la enfermedad, es conocer el origen del virus y evitar su propagación.

Buque Ocean Viking llegará a Malta tras 12 días en el mar

El primer ministro de Malta, Joseph Muscat, enfatizó que ninguno de los migrantes a bordo del Ocean Viking se quedarán en ese archipiélago mediterráneo.

El humo por los incendios en la Amazonía llega a Argentina

Una densa nube de humo ingresó por el norte de Argentina afectando la visibilidad en varias provincias.

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio