Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

José Martí: el primer altar de la libertad Por Francisco G. Navarro (Prensa Latina *)


Caimito del Hanábana, Cuba (PL).

Hace un siglo o más, un río sentenció de muerte al este poblado original cubano, cuya existencia material sólo prueban hoy las ruinas de las
cercas del cementerio.

Pero la historia de la Isla estaría incompleta si en su toponimia no figurara Caimito del Hanábana, el sitio donde el niño José
Martí, predestinado para ser el Héroe Nacional Cubano, aprendió la primera
lección acerca de la libertad.

Porque allí conoció la antonimia del más bello vocablo del idioma y también porque, como luego relatara, bebió por
primera vez agua de manantial en las cuencas de sus manos y admiró la
verticalidad de la palma real y los arpegios del tomeguín del pinar. José Julián
o Pepito para los suyos, apenas había cumplido los nueve años cuando el 13 de
abril de 1862 llegó al lugar de la mano de su padre, el valenciano Don Mariano
Martí, militar de escasa jerarquía en el entramado del poder colonial
español.

Las dotes caligráficas del infante lo convirtieron en el amanuense ideal del recién nombrado capitán
pedáneo del partido de Habánana, un hombre de pocas letras encargado de frenar
el comercio clandestino de esclavos africanos que tenía lugar por la cercana
Ciénaga de Zapata.

Hasta finales de año Mariano Martí trató de ejercer a cabalidad su tarea de celador de la trata ilegal, vano intento, pues hasta sus
superiores participaban de los intereses creados en el lucrativo negocio
importador de una mano de obra que los negreros de entonces llamaban "sacos de
carbón".

Resulta muy probable que el pequeño escribano comunicara con anterioridad a su madre, Doña Leonor, las aventuras de la vida campestre, pero
la única carta que se conserva fue fechada el 23 de octubre de 1862.

Y mientras no aparezca otra primicia, aquella epístola de cuatro párrafos
clasifica como la piedra inaugural sobre la cual se edificará después uno de los
mayores monumentos literarios del siglo XIX y de América.

Cuenta el niño del escozor en la piel que no deja dormir al padre, de ríos crecidos y correos
demorados, de un caballo cuidado con mimo y del gallo fino que le fuera regalado
por don Lucas de Sotolongo.

Los huesos del aquel vecino obsequiador y los de don Jaime y don Domingo, los tres habitantes de la localidad de Hanábana
mencionados en la misiva, seguro fueron a dar al cementerio que hoy es la única
prueba arqueológica de la existencia de aquel poblado.

El Memorial Hanábana, que evoca aquellos ochos meses en la vida del niño José Martí, está hoy apenas a
un millar de metros al norte de la Autopista Nacional, que en su kilómetro 165
da acceso al humilde altar patrio.

Bruno Almeida acaba de cumplir 90 años y su vivienda es una de las nueve desperdigadas entre aquellas tierras bajas por
donde debe andar el alma errante de Caimito del Hanábana.

El pueblo desapareció por el río (Hanábana), que está a unos 30 cordeles (unos 600 metros)
de aquí, explica Almeida con argumento hídrico y medida lineal agraria empleada
en Cuba desde la época colonial (cada cordel era igual a 24 varas, unos 20
metros aproximadamente).

A Sabina Suárez del Villar, una maestra del cercano pueblo de Aguada de Pasajeros, en la vecina provincia de Cienfuegos, le
debió Cuba en 1953 la iniciativa de haber marcado el sitio donde radicó la
Capitanía ejercida por el pedáneo Don Mariano.

Enfrente nació hace seis años el edificio del memorial, obra del arquitecto cubano Domingo Alás, quien
realizó más de 10 mil cálculos matemáticos para ejecutar un proyecto
conmemorativo a partir de la luz solar.

Los tragaluces instalados en el techo de la edificación hacen coincidir, según la jornada, los rayos del astro
sobre 111 fechas del calendario inscriptas sobre una mesa de mármol que marcan
los principales acontecimientos en una vida de 42 años dedicada a
Cuba.

En Caimito del Hanábana, además de "engordar el caballo como puerco cebón y enseñarle a caminar enfrenado", el infante Martí conoció el flagelo de
la esclavitud.

De una visión que debió resultarle traumática a la cortedad de sus años describió dos décadas más tarde en el poema XXX de sus
Versos Sencillos, la tragedia del esclavo muerto colgado a un ceibo del
monte.

"Un niño lo vio: tembló/ de pasión por los que gimen/ y al pie del muerto juró/ lavar con su sangre el crimen", anticipa la cuarteta final del
Apóstol que se sacrificó en Dos Ríos, el 19 de mayo de 1895.

En Caimito del Hanábana, el pueblo que ya sólo existe en algún mapa cubano del siglo XIX,
la naturaleza habla su lengua del silencio, roto a veces por el canto de un
sinsonte o el sonido de la caída libre de una semilla desde el copo de una
caoba.

Pero quien pueda inventarse su propia máquina del tiempo, entre la sinfonía bucólica de las ramas y el revolotear de las aves, tal vez escuche los
pasos de un niño que va con un gallo fino bajo el brazo.

Lo lleva a que le corten la cresta, porque el padre le ha dicho que vale más de dos onzas y
quiere pelearle ese año (de 1862).

Después vendrán otros combates. Más de verbo, y también de fusil, en tribuna de tabaquería o a lomo de potro,
cabalgando hacia la gloria.

(*) El autor es corresponsal de Prensa Latina en la provincia cubana de Cienfuegos.

rr/fgn
-------------------------------

Vistas: 91

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

¿Cómo surgió el canto de protesta "Un violador en tu camino"?

El tema se escuchó por primera vez en el puerto de Valparaíso y es una creación del colectivo feminista “Las Tesis”, que busca difundir un mensaje antimachista, de denuncia de violaciones, abusos y acosos.

Las 5 lecciones de vida para aprender de Nelson Mandela

La lucha pacífica contra el racismo y las injusticias de Sudáfrica son uno de los ejemplos de Nelson Mandela. Su ternura, su temple, su coraje, son parte de su inolvidable legado.

Piden redactar artículos para juicio político contra Trump

Nancy Pelosi pidió iniciar la creación del documento que contendrá los cargos y las violacioones que ha perpetrado Donald Trump contra la Carta Magna de Estados Unidos.

Arriba a Bolivia delegación de Madres de Plaza de Mayo

La represión policial a las protestas contra el golpe de Estado en Bolivia han causado más de 33 muertes con dos masacres, en Senkata y Sacaba.

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio