Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

"José de la Luz y Caballero, el maestro, el sembrador" por MERCEDES SANTOS MORAY

José Martí lo calificó como "el padre, el silencioso fundador"

Hay hombres que desafían a su época, y la trascienden, pero que no se mueven en los campos de batalla, sino que se adentran en otra dimensión, acaso más sutil, y profunda, la del pensamiento y las ideas, al asumir el espacio de la creación no sobre actos heroicos ni en la dimensión épica de la utopía, sino desde el silencio de lo cotidiano, cuya siembra se realiza al parecer mansamente, mientras se modulan las almas, y se germina en el desarrollo de la conciencia humana. De esta especie fue el habanero José de la Luz y Caballero, cuyo aniversario 210 se conmemora y evoca, como tributo de gratitud a quien, un día, y desde las páginas del periódico Patria, en Nueva York, calificara otro cubano como él, José Martí, como "el padre, el silencioso fundador…".

Y es que aquel criollo que realizó su obra desde el ámbito de la educación, continuidad de un desarrollo pedagógico que, en sus raíces, contó con la presencia de sus maestros, de su propio tío, el presbítero José Agustín Caballero y del maestro de todos, Félix Varela, desde el discurso de la eticidad y de la moral, contribuyó a la forja de una generación que, seis años después de la muerte de su mentor, escribió en los campos de batalla, y durante casi una década, en la primera guerra de independencia, la plasmación en la nación y en la nacionalidad de la obra de Luz.

La bondad de don José, así como su vastísima cultura, su dominio de varias lenguas, sus estudios de diversas disciplinas humanísticas, entre ellas la Filosofía, su afán sistémico por el conocimiento y el estudio de la ciencia y de la naturaleza, y de sus vínculos con la sociedad, desde su estancia en la Real y Pontificia Universidad de San Gerónimo de La Habana y en el Seminario de San Carlos y San Ambrosio, su asimilación crítica de las más avanzadas ideas del pensamiento de su tiempo, de las obras de Locke, Condillac, Rousseau, Newton y Descartes, entre otras, y su bregar, como el de Varela, frente a la escolástica implantada por el régimen colonial, hicieron de Luz y Caballero el maestro en la renovación de un ideario desde el campo gnoseológico y también moral, al asimilar además el legado, dentro del proceso de las ideas en Cuba, iniciado por el Obispo Espada, que desde el magisterio en la formación del ser humano, desde la perspectiva luciana, subrayarían la importancia del conocimiento también como una vía para la independencia y la libertad.

Desde 1824, y al frente de la Cátedra de Filosofía del Seminario de San Carlos, en la cual también habían enseñado otros cubanos eminentes como José Antonio Saco, quien fue condiscípulo y amigo de Luz, y en la que ambos asumieron el legado vareliano, así como en la amplia papelería que nos remite a la presencia de su pensamiento en publicaciones criollas como la Revista Bimestre Cubana y la Revista de La Habana, entre otras, pero y muy especialmente, desde la creación por el maestro Luz y Caballero, del Colegio del Salvador, en todos estos escenarios se encuentra la huella de su palabra y de su caudal pedagógico, clave en el proceso en el que se asienta el ideario de la educación cubana, desde aquel siglo XIX, sustento de nuestra propia nacionalidad.

Aquella obra suya, realizada en una vida que no superó los 62 años de existencia, y en la que él se consagró al estudio y a la enseñanza, desde los 12 años, cuando comenzó a forjarse a sí mismo, llevaría a Luz y Caballero a ser amado como el maestro, el formador de la conciencia cívica de una nación que se iba gestando, en medio de sus contradicciones, y dentro del conflicto del coloniaje, y que motivó a jóvenes, a niños como el propio José Julián Martí, en su pubertad, y a otros condiscípulos suyos del colegio San Pablo, que dirigía el poeta y alumno de Luz, Rafael María de Mendive, a sentir la pérdida del maestro al que no conoció en las aulas, pero sí en sus obras, desde esa suerte de paternidad espiritual, en el sentido de un tributo compartido por quienes darían, años más tarde, y definitivamente, voz al legado de Luz y Caballero.

http://www.cubahora.cu/index.php?tpl=principal/ver-noticias/ver-not...

Vistas: 91

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Evo Morales llama a defender la democracia

La oposición en Bolivia ha desplegado una serie de acciones destinadas a entorpecer la campaña electoral de Evo Morales de cara a comicios de octubre.

Desfile opositor en Honduras es reprimido con gas lacrimógeno

La marcha protestó contra la privatización de servicio, exigió la libertad de presos políticos y justicia por los asesinatos de líderes sociales.

Asesinan candidato a la Alcaldía de Tibú, Colombia

Según datos del Movimiento de Observación Electoral, se han asesinado 26 candidatos de cara a las elecciones del próximo 27 de octubre.

España conquista título en Mundial de Baloncesto

En el marco de la Copa Mundial de Baloncesto, que se disputó en China, el español Ricky Rubio ha sido elegido el mejor jugador del campeonato .

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio