Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

HONRAR HONRA No. 12/10
Órgano de la Oficina del Programa Martiano del Consejo de Estado de la República de Cuba.
Editor: Lic. Eulogio Rodríguez Millares, Subdirector:
Calzada No. 801, ent. 2 y 4, Vedado, Plaza de la Revolución, Ciudad de la Habana
Telf. 831-1910, 835-4787 Fax 836-4756
eulogio.rodriguezmillares@josemarti.co.cu

eulogio_rodriguezmillares@yahoo.es

http://www.josemarti.cu/



“La Naturaleza inspira, cura, consuela, fortalece y prepara para la virtud al hombre Y el hombre no se haya completo ni se revela así mismo, ni ve lo invisible sino en su intimas relación con la naturaleza” José Martí, T 13, P 23


INVITACIÓN A LA II CONFERENCIA INTERNACIONAL BOLÍVAR, LINCOLN Y MARTÍ EN EL ALMA DE NUESTRA AMÉRICA, CARACAS, VENEZUELA (NOVIEMBRE 17 AL 20) EN EL MARCO DEL BICENTENARIO DE LA INDEPENDENCIA DE IBEROAMÉRICA VER DETALLES http://martianos.ning.com/ http://www.cubaminrex.cu/index.htm y http://www.josemarti.cu/
Disponible toda la 1ra. Conferencia Martí, Juárez y Lincoln, en INTERNET
http://www.conferenciamartijuarezlincoln.com/

DOCUMENTOS INCLUIDOS EN ESTE NÚMERO.
1.- PONENCIA PRESENTADA POR LIC. EULOGIO RODRÍGUEZ EN EL XII ENCUENTRO INTERNACIONAL GLOBALIZACIÓN Y PROBLEMAS DEL DESARROLLO
2.- La cultura y la educación como premisa para la libertad plena en el pensamiento de José Martí por Dra. Ana Sánchez Collazo. (pag. 7) De la 1ra. Conferencia del ALMA en Monterrey, Oct del 2009

1.- LA PLATAFORMA HISTÓRICO-CULTURAL DEL ALMA COMO UNA NECESIDAD DEL PROCESO DE INTEGRACIÓN DEL ALBA, Por. Lic. Eulogio Rodríguez Millares, Subdirector de la Oficina del Programa Martiano

ANTECEDENTES:

Durante la PRIMERA CONFERENCIA MARTÍ JUÁREZ Y LINCOLN EN EL ALMA DE NUESTRA AMÉRICA, celebrada en Monterrey, N.L., México del 15 al 17 de octubre del año 2009, la cual tuvo como inspiración el Congreso Anfictiónico que convocara Bolívar en el Siglo XIX en Panamá y como guía el pensamiento político y antiimperialista de José Martí, se puso de manifiesto la imperiosa necesidad de la creación de la Alternativa Martiana para Nuestra América (ALMA), la cual fortalecerá los mecanismos de integración que, como el ALBA, harán realidad la aspiración de lograr la unidad e integración de nuestra Patria Grande Americana .

Desde la misma convocatoria, quedó definido entre los objetivos del ALMA, garantizar el dialogo entre naciones y entre generaciones sobre una base amplia y plural, sin exclusión alguna por criterios ideológicos, filosóficos o pertenencia a una determinada corriente política buscando la unidad de acción entre las diversas fuerzas y movimientos en la lucha dirigida a alcanzar un mundo mejor y la justicia social.

También fue definido que el ALMA está llamada a desempeñar un papel clave en un conjunto de iniciativas dirigidas a crear una plataforma histórico-cultural, que sirva de fundamento, en el terreno de las ideas, a los procesos de integración que en lo económico y social se vienen llevando a cabo en América Latina y el Caribe. Esto es lo que llamamos el Nuevo Pensamiento del Siglo XXI.

En esta primera conferencia, se logró una primera aproximación al complejo y profundo, pero impostergable reto, que implica el asentar sobre bases sólidas los pensamientos y acciones orientados hacia la futura integración política, cultural, étnica, productiva, financiera… en fin, la unidad en un solo cuerpo y una sola alma, de todas las naciones de esta parte del mundo. Esta acción urgente, reviste una gran importancia frente a la crisis que vive hoy la civilización Europea-Norteamericana, crisis que puede provocar una catástrofe de proporciones incalculables para la humanidad, como consecuencia del despilfarro, la explotación capitalista, el consumismo y la injusticias, guerras y otras acciones por el imperialismo. La propia especie humana está en grave peligro por lo que se requiere urgentes acciones de todos.

Después de la celebración de la Primera Conferencia Internacional, se efectuó en la Habana el pasado mes de diciembre la Cumbre de Jefes de Estados del ALBA, la cual adoptó en su declaración final la voluntad para “Continuar favoreciendo la conformación de una plataforma histórico-cultural que sustente la integración entre los países miembros, e instar al Consejo Político a trabajar en la difusión y consolidación de la iniciativa Alternativa Martiana para Nuestra América (ALMA).” Este acuerdo da cumplimiento a uno de los acuerdos de dicha conferencia que había solicitado trabajar como asociada al ALBA.

CONTENIDO DEL NUEVO PENSAMIENTO:

Para llegar a lo que se necesita, que es una formulación plural e incluyente, hemos considerado que se integrará con, lo mejor del pensamiento latinoamericano, caribeño y universal, partiendo del legado de José Martí y los grandes pensadores que le precedieron y los aportes incorporados en el Siglo XX. Por ello las fuentes y el contenido de esta Plataforma Histórico-Cultural que sustente el proceso de integración serán los siguientes:

Lo mejor del pensamiento universal, y en particular el pensamiento de José Martí, e incorporarle los aportes posteriores ocurridos desde finales del Siglo XIX hasta principios del Siglo XXI

Adoptar el Materialismo Histórico y el Materialismo Dialéctico como herramienta del análisis y de elaboración, lo cual no se opone al pensamiento martiano como se ha demostrado en la experiencia de la Revolución Cubana.

Aplicar de manera creadora la obra y el pensamiento de Carlos Marx, Federico Engels, Lenin y otros pensadores como herramienta básica, y enriquecerlo con los aportes de pensadores latinoamericanos, caribeños y de otros lugares.

Lograr el necesario equilibrio entre las corrientes de pensamientos materialista e idealista. Una no debe negar a la otra sino complementarla, en el entendido de que la lucha actual no puede ser filosófica sino política y de justicia social.

Formular conceptos claros, para evitar el riesgo previsto por José Martí cuando expresó: “Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:--el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas:-- y el de la soberbia y rabia disimulada

Sintetizar armónicamente el planteamiento de todos los pensadores sobre una base filosófica clara y orientada al objetivo de alcanzar un mundo mejor.

Este Nuevo Pensamiento debe responder a la necesidad de lograr la unidad de todas las fuerzas que luchan por un mundo mejor, donde quede erradicada la injusticia y la exclusión social, donde el hombre y la dignidad humana sean principios respetados por creyentes y no creyentes, por los distintos credos políticos, filosóficos y tendencias, por obreros, estudiantes, campesinos, intelectuales y por toda la sociedad. Debe ser el sustento de la lucha por la integración regional y por la dignidad de los pueblos de Nuestra América.

Para alcanzar ese objetivo, el Nuevo Pensamiento o Plataforma Histórico-Cultural debe garantizar entre otros, formulaciones claras que promuevan:

Propiciar el dialogo unitario entre generaciones y entre sectores de la sociedad, así como entre naciones y estar orientado hacia el logro de una cultura general e integral cuya primera categoría sea la justicia. Debe constituir un puente de dialogo entre Nuestra América, EE.UU. y Canadá, para sumar lo mejor del pensamiento de esas naciones y para propiciar la búsqueda de un nuevo marco de relaciones sobre las cuales se puedan reconstruir en el futuro las relaciones entre las Américas

Dar respuesta a la afirmación formulada en la Declaración de Monterrey cuando manifiesta que: “Ante la quiebra de todos los sistemas de ideas de la civilización humana se impone ir al análisis del pensamiento de todos los próceres y pensadores que hayan hecho una contribución importante a la historia de la humanidad. Este análisis ha de realizarse con independencia de condicionantes ideológicos o políticos, sin prejuicios de tipo alguno, seleccionando los mejores pensamientos aplicables a nuestra época. …,

Propiciar ese pensar filosófico que se requiere hoy. Hay que acercar la filosofía a la educación y la política para arribar al pensamiento que, partiendo del inmenso saber de Marx, Engels y Lenin, constituya una guía certera para interpretar los complejos fenómenos de los albores del siglo XXI. Y hacerlo sin ismos excluyentes con el método electivo de la tradición filosófica cubana del siglo XIX, que tiene como guía a la justicia, principal categoría de la cultura y se sintetiza en aquella fórmula de José de la Luz y Caballero, fundador de la escuela cubana: Todos los métodos y ningún método, he ahí el método.”

. Aplicar la ética martiana: “Los hombres necesitan quien les mueva a menudo la compasión en el pecho, y las lágrimas en los ojos, y les haga el supremo bien de sentirse generosos: que por maravillosa compensación de la naturaleza aquel que se da, crece; y el que se repliega en sí, y vive de pequeños goces, y teme partirlos con los demás, y sólo piensa avariciosamente en beneficiar sus apetitos, se va trocando de hombre en soledad, y lleva en el pecho todas las canas del invierno, y llega a ser por dentro, y a parecer por fuera, - insecto.

Esto se aplica también en el terreno económico. Por ello no existen contradicciones para alcanzar los objetivos de la justicia entre los que profesan la fe cristiana desde la Teología de la liberación y los que se plantean quienes profesan las concepciones materialistas expuestas en la teoría de Marx, Engels y Lenin. También se confirma en la experiencia de la Revolución Cubana.

Este nuevo pensamiento debe ser la herramienta que permita alcanzar la victoria sumando voluntades, acciones y sectores en el enfrentamiento político y económico las dos variantes de integración que se muestran en nuestra región:

El Neoliberal impulsado por el imperialismo que es el ALCA que fortalece el dominio neocolonial económico, social, cultural y político y

El de la solidaridad que es el ALBA, de inspiración bolivariana y martiana que impulsa la integración basadas, no solo en mecanismos comerciales y económicos, sino, y sobre todo, en modelos económicos diferentes de solidaridad entre los pueblos

En cuanto al ALBA, como pensamiento económico guiado por el amor al hombre, a los valores de uso de la producción material, se suma la equidad y la solidaridad, por lo cual se plantea como uno de sus principales objetivos, alcanzar niveles de educación, con iguales oportunidades para todos los ciudadanos, en todos los niveles de la enseñanza, según la capacidad de cada cual.

Constituye otro objetivo del proceso de integración, conquistar una Cultura General e Integral para todos los ciudadanos, como una necesidad impostergable para alcanzar la felicidad en el plano económico. Un pueblo inculto jamás podrá ser feliz ni podrá alcanzar su verdadera libertad y la capacidad de pensar y elegir. Martí señaló: “De todos los problemas que pasan hoy por capitales, sólo lo es uno: y de tan tremendo modo que todo tiempo y celo fueran pocos para conjurarlo: la ignorancia de las clases que tienen de su lado la justicia. OC. T5 Pág.102

Ese modelo solidario que es el ALBA al cual se une el ALMA, se enmarca en la unidad. Unir para vencer es la clave de la política martiana que la generación del Centenario, bajo la dirección de Fidel, exaltó y exalta al plano más alto durante la segunda mitad del siglo XX y principios del XXI En el equilibrio entre las formas de hacer política y los objetivos que nos propongamos, está la esencia del pensamiento de José Martí.

La práctica política la entendemos, aquí, como la que se lleva a cabo con el objetivo de movilizar las personas a favor de tal o cual aspiración. Hay que ir al rescate del término política, y ello solo se puede alcanzar desde una óptica genuinamente universales la cual debe basarse el movimiento unitario este nuevo pensamiento por la conquista de las verdaderas aspiraciones de nuestros pueblos latinoamericanos y caribeños..

Esta plataforma Histórico-Cultural debe responder a esto dicho por José Martí: Mientras no sepan más de Hispanoamérica los Estados Unidos y la respeten más, ¿pueden los Estados Unidos convidar a Hispanoamérica a una unión sincera y útil para Hispanoamérica? ¿Conviene la unión política y económica con los Estados Unidos? El pueblo que compra manda. El pueblo que vende sirve…Lo primero que hace un pueblo para llegar a dominar a otro, es separarlo de los demás pueblos. El pueblo que quiera ser libre, sea libre en negocios”. OC T6 P159. En este pensamiento esta contenido el fundamento para la lucha contra la política hegemónica imperialista, en lo comercial y lo económico

Para alcanzar este propósito, no podemos apartarnos de nuestros pensadores. Bolívar señaló: “Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miseria a nombre de la libertad”. Martí por su parte, expresando la necesidad de la unidad de nuestros pueblos afirmó: “Esa historia vieja enseña una verdad: la conquista se realizó, merced a las divisiones intestinas y rencores y celos de los pueblos americanos. Por satisfacer odio momentáneo y constante. y abatir a sus enemigos, y complacer su orgullo, aquellos pueblos cayeron en esclavitud”

Vemos este Nuevo Pensamiento o Plataforma Histórico-Cultural como una necesidad impostergable el cual debe aportar el mayor y mas positivo impacto en los terrenos económicos, comercial, social, político, filosófico y sobre todo, dotar el proceso de integración que lleva a cabo el ALBA con el fundamento necesario para consolidar los nuevos rumbos en un proceso unitario y solidario aplicando para su elaboración las siguientes herramientas:

HERRAMIENTAS A UTILIZAR:

En el plano filosófico la tradición de la escuela cubana y el método utilizado por sus fundacionales como Varela, Luz y Caballero, José Martí que es el método electivo. “Todos los métodos y ningún método, es ahí el método”, dijo José de la Luz y Caballero

En el plano económico, la defensa del ALBA por representar la globalización de la solidaridad frente a la globalización del neoliberalismo que representan otros modelos como el ALCA.

Hay que promover y sustentar de manera científica, un modelo de integración que tenga la justicia social, la solidaridad humana y la inclusión de todos como un principio de prosperidad y humanidad.

En el plano social, defender la aplicación de proyectos que permitan el desarrollo de una cultura general e integral cuya primera categoría es la justicia. Armando Hart Dávalos en su trabajo “La Cultura: Motor Principal de la Economía” aborda este fenómeno de la siguiente manera: “En el mundo actual -que algunos quieren llamar postmoderno- se ha impuesto tanto en el Este como en el Oeste, como una gran calamidad, el materialismo vulgar y ramplón, y se concreta la amenaza de que todas las contradicciones sociales, políticas, económicas y culturales se agudicen y multipliquen, se hagan incontrolables y conduzcan al fin de la historia, pero no al modo tecnocrático en que lo expuso un burócrata del imperio, sino como el último capítulo de la vida humana sobre la Tierra”
Llevar la cultura a todos para erradicar la oscuridad del desconocimiento. Martí dijo que ser culto es la única manera de ser libres Un pueblo culto no será nunca un pueblo por el cual decidan otros y no podrá ser engañado. Es por eso necesario plantearse como una necesidad de la economía, la aplicación de programas de educación general e integral para todos

En el plano histórico-cultural, el rescate de la memoria histórica, el aprender de sus lecciones, la crítica inteligente y consecuente de las deformaciones interpretativas de sus hechos, el rescate de las omisiones, y la valoración adecuada de los diferentes movimientos emancipadores, que el trabajo de los representantes de las ideologías enemigas de la vida han introducido en nuestras mentes y en nuestras acciones,

En el plano de la cultura, el nuevo pensamiento, que será gestor de la unidad real de nuestras patrias americanas, no puede desconocer las particularidades de cada país, sus tradiciones, sus historias, sus literaturas, sus religiones, sus costumbres… que producen y reproducen las identidades nacionales, que nos hacen iguales y a la vez diferentes. Es, precisamente, el carácter multicultural y multirracial, que han producido un variado mestizaje, lo que nos identifica como una sola nación. Esta característica motivó a Martí a expresar lo siguiente: “Se ponen en pie los pueblos, y se saludan. “¿Cómo somos?” se preguntan; y unos a otros se van diciendo cómo son. Cuando aparece en Cojímar un problema, no van a buscar la solución a Dantzig. Las levitas son todavía de Francia, pero el pensamiento empieza a ser de América. Los jóvenes de América se ponen la cam isa al codo, hunden las manos en la masa, y la levantan con la levadura de su sudor. Entienden que se imita demasiado, y que la salvación está en crear. Crear es la palabra de pase de esta generación. ..” OC T6 P120

En este camino por la unidad y la conquista de un mundo mejor sin exclusión social ni marginalidad tenemos que hacer nuestro, como instrumento de solidaridad entre nuestros pueblos y una premisa para la integración regional, la conocida frase de José Martí “PATRIA ES HUMANIDAD”.

Para la elaboración de las bases generales de este nuevo pensamiento, tenemos que hacerlo incorporando de manera creativa las tradiciones y culturas propias, que componen este mosaico americano, La diversidad ha de unirnos e integrarnos, nunca separarnos. Solo así sumaremos todas las voluntades y sectores que se plantean como objetivo alcanzar un cambio radical de la actual situación, que se caracteriza por la tremenda exclusión social y la creciente marginación en que viven amplios sectores de nuestros pueblos.

Con estos elementos será conformado ese nuevo pensamiento que estará animado por los principios de;

Unidad
Solidaridad
Sin prejuicios ideológicos, políticos o filosóficos
Sin exclusión a ninguna corriente de pensamiento
Instrumento movilizador en el terreno de las ideas para la conquista de un mundo mejor.
Brindar los fundamentos teóricos para sustentar modelos de integración que beneficien realmente a nuestros pueblos y no al gran capital.

MUCHAS GRACIAS Y EN EL MARCO DEL BICENTENARIO DE LA INDEPENDENCIA DE IBERO AMÉRICA LOS INVITAMOS A LA II CONFERENCIA INTERNACIONAL BOLÍVAR, LINCOLN Y MARTÍ EN EL ALMA DE NUESTRA AMÉRICA 17 AL 20 DE NOVIEMBRE CARACAS, VENEZUELA

2.- La cultura y la educación como premisa para la libertad plena en el pensamiento de José Martí por Dra. Ana Sánchez Collazo

Estamos viviendo a inicios del siglo XXI un momento especial de la historia de la humanidad, vivimos un cambio de época, que algunos pensadores llaman el paso de la modernidad a la postmodernidad.

Y este cambio se refleja en las cuatro instituciones que constituyen los pilares de la modernidad: la familia, el estado, la iglesia y la escuela.

Las cuatro son productoras de conocimientos de sentimientos y las cuatro están en crisis, lo que ha provocado una pérdida de valores humanos.

Vivimos en un momento en que hay una nueva filosofía, la filosofía del neoliberalismo que conlleva a la des-educación de la humanidad, pues en muchos países, sobre todo, en América Latina –el neoliberalismo ha incrementado la privatización en varias esferas de la economía y con ello el empobrecimiento de amplios sectores de la población.

En muchos de estos países, el estado ha olvidado su deber de garantizar al pueblo la educación, la salud, la seguridad social, e incluso, la asociación internacional del comercio quiere que la educación al igual que la salud sean una mercancía, que estén al alcance de aquellos que puedan costearlas.

El neoliberalismo “descubrió” que la cultura es “peligrosa para el sistema”, pues despierta la conciencia crítica, la capacidad de comparar, de valorar. Por ello brinda cada vez más entretenimiento y menos cultura. La TV capitalista, junto a otros medios de difusión masiva, tratan de hipnotizar a los pueblos a través del entretenimiento, de inculcarle los patrones de vida foráneas, en detrimento de las culturas nacionales, de la identidad de los pueblos.

Según estudios realizados recientemente, la UNESCO constató que en América Latina los niños pasan 4 horas al día en la escuela y 8 ante el TV. El neoliberalismo ha creado los mecanismos de hipnotización a través del entretenimiento, desarrollando la violencia y el individualismo en detrimento de la cultura.

Por otra parte, el neoliberalismo ha mercantilizado la sociedad, las escuelas se han convertido en muchos países, en centros de capacitación de mano de obra, no de formación humana y las escuelas deben ser centros de sabiduría, de creatividad, de formación ciudadana, de patriotismo y política.

Es por eso, que incluso, en muchos planes de estudios se privilegia la formación científico –tecnológica sobre la humanística, siendo la historia una de las materias más afectadas por formar parte de la memoria crítica de los pueblos.

Hoy la humanidad vive retos inéditos: por primera vez en la historia está en peligro de extinción la vida humana sobre la tierra. Está demostrado, científicamente, que están ocurriendo cambios climáticos como consecuencia de la emanación de gases por los países industrializados, a la cabeza de los cuales está Estados Unidos.

Las reservas de los combustibles fósiles que se formaron durante cientos millones de años se agotan a una velocidad creciente y una buena parte de sus reservas no existirán en los próximos 50 años, sin que nadie sepa aún cual será la solución, sobre todo, para los países del Tercer Mundo.

La creciente contaminación de los mares y los ríos, unido a la galopante desertificación de tierras fértiles está provocando reducciones en la producción de alimentos, lo que unido a una injusta distribución, ha sometido al hambre a 800 millones de personas, la mitad de los cuales morirá por esta causa.

Nuevas enfermedades como la pandemia del VIH, la influenza A (H1N1) y otras que afectan a los humanos y demás especies del reino animal, hacen más sombrío el panorama.

Sin embargo, la humanidad cada vez se aleja más de encontrar solución a tantas calamidades por falta de voluntad de los países ricos y poderosos, encabezados por el gobierno de Estados Unidos, que en su demencial obsesión de establecer su poder imperial, hegemónico y unipolar, impulsan una carrera armamentista. Baste señalar que en el mundo, los gastos militares ascendieron a 1 millón de millones de dólares. Por su parte, Estados Unidos y sus aliados, para justificar su llamada guerra contra el terrorismo, invaden países y cometen genocidios.

El capitalismo y el neoliberalismo solo han generado injusticias, desigualdades y crecientes calamidades para la humanidad.

América Latina es una de las regiones de mayor inequidad del mundo, 41 millones de niños están sumidos en la indigencia y 22 millones deben trabajar para sobrevivir.

Por tanto, ¿podrá un iletrado o un semianalfabeto comprender los desafíos colosales que deben ser enfrentados y vencidos? de ahí que

José Martí expresó que “todo hombre es una fiera dormida. Es necesario poner riendas a la feria” y las riendas es la educación, es la cultura.

Solo educando se lograrán seres humanos mejores y conscientes de su papel en la sociedad, capaces de comprender los peligros inminentes y mortales que amenazan a la especie humana en este siglo.

Por ello debemos desarrollar sistemas educativos basados en:

Educación contextualizada
Educación ambiental
Educación sexual
Educación ética

Las ideas de José Martí sobre la educación constituyen una pieza clave para enfrentar los problemas sociales de la América Latina de hoy.

La defensa de la cultura de los pueblos latinoamericanos constituye el núcleo de la pedagogía martiana. Él vio en la educación un arma política para la liberación y desarrollo de los pueblos de Latinoamérica, por ello sentenció:


“Ser culto es el único modo de ser libre” (O. C., 8, 289)


Fue su propósito lograr que las generaciones nuevas de latinoamericanos se formaran un código diferente de valores que propiciase la unidad latinoamericana para enfrentar los desafíos del mundo.

Para Martí la riqueza mayor con que contaban –y cuentan- los pueblos latinoamericanos era la inteligencia y esta había que cultivarla como un patrimonio nacional. “La inteligencia es el germen escondido del bienestar de un país”. (O.C. 6, 270)

Solo un proyecto educativo nuevo –decía Martí- podría contribuir eficazmente a la verdadera independencia de los pueblos latinoamericanos. Consideraba que la educación debía de desarraigarse de las influencias extranjeras, nacer de las condiciones propias de la cultura latinoamericana y sobre todo ajustarse a la época.


“La historia de América, de los Incas acá, ha de enseñarse al dedillo, aunque no se enseñe la de los arcontes de Grecia. Nuestra Grecia es preferible a la Grecia que no es nuestra. Nos es más necesaria.
(...) Injértese en nuestras repúblicas el mundo; pero el tronco ha de ser el de nuestras repúblicas. ” (O.C. 6, 260)


Estos planteamientos tienen una gran vigencia, ya que en la actualidad, la globalización neoliberal pretende apagar la cultura de nuestros pueblos e imponernos los patrones culturales de Norteamérica.

José Martí consideró que la educación debía ser científica, natural, desarrolladora, integral, para la vida y con un elevado sentido práctico. Estas características quedaron plasmadas en su concepto acerca del proceso de enseñanza aprendizaje.

Martí nos da una clara definición de lo que es para él educar.


“Educar es depositar en cada hombre toda la obra humana que le ha antecedido: es hacer a cada hombre resumen del mundo viviente hasta el día que vive: es ponerlo a nivel de su tiempo para que flote sobre él, y no dejarlo debajo de su tiempo, con lo que no podrá salir a flote; es preparar al hombre para la vida” (O.C. 8, 278)


En esta definición se refleja el carácter histórico concreto de la educación, ya que la misma debe de estar en correspondencia con el desarrollo científico de la época y debe por tanto brindarle los conocimientos, las vías y métodos para que pueda enfrentar creativamente los problemas y “salir a flote” y no ser aplastado por las circunstancias, ni quedar neutralizado por el medio social en que vive.
Martí abogaba por una enseñanza científica en que se utilizasen métodos activos de razonamiento y se despertara el interés hacia la investigación, a estudiar las causas de los fenómenos y que esto debía inculcarse desde la educación primaria. Por ello planteó:


“Que la enseñanza científica vaya, como la savia en los árboles, de la raíz al tope de la enseñanza pública” (O.C. 8, 278)


Insistió en la necesidad de enseñar a pensar al alumno en el proceso de aprendizaje y a ejercitar constantemente la mente, así como a trabajar con independencia.

“Pensamos que no hay mejor sistema de educación que aquel que prepara al niño a aprender por sí. O.C., 8, 421)


La mente es como la rueda de los carros y como la palabra: se enciende con el ejercicio y corre más ligera”. (O.C., 8, 287)


Martí dio gran importancia a la creatividad en su concepción de aprendizaje desarrollador. Consideraba que había que incentivar al estudiante a pensar, a llegar a sus propias conclusiones, a buscar nuevas soluciones a los problemas que se le presenten en el aula y en la vida, es decir una educación contextualizada, por ello planteó:


“Puesto que a vivir viene el hombre, la educación ha de prepararlo para la vida. En la escuela se ha de aprender el manejo de las fuerzas con que en la vida se ha de luchar”. (O.C., 13, 58)


Martí también nos legó en su pensamiento filosófico y pedagógico, basamentos para la educación ambiental.
Martí fue un profundo admirador de la naturaleza. Para él la “Naturaleza es todo lo que existe, en toda forma, -espíritu y cuerpos”. (O.C., 19, 364) es decir, su visión incluye tanto lo interno, como lo externo, lo esencial y lo accidental.
Martí dio gran importancia a la relación hombre-naturaleza, por ello, en su crónica publicada en el periódico La Opinión Nacional, con motivo de la muerte del norteamericano Ralph Waldo Emerson, señaló:


“La naturaleza inspira, cura, consuela, fortalece y prepara para la virtud al hombre. Y el hombre no se halla completo, ni se revela a si mismo, ni ve lo invisible, sino en su íntima relación con la naturaleza. El Universo va en múltiples formas a dar con el hombre, … y el hombre va con múltiples actos de su voluntad, a obrar sobre el Universo…”(O.C., 13, 26)


Para Martí, la relación hombre-naturaleza, no se agota en el equilibrio de un intercambio utilitario ni en la contemplación hedonística, sino que –a partir de ella- elabora y sustenta muchas de sus reflexiones filosóficas. El se apoya en el necesario conocimiento e identificación del hombre con la naturaleza, como vía ética-estética que ayuda a que emerjan las cualidades positivas del hombre e incida en un mejor conocimiento de sí mismo y de su responsabilidad como un ser social y natural.

Por tanto hay que educar al hombre en la responsabilidad de cuidar y mantener la riqueza productiva y el equilibrio ecológico. Al respecto el Maestro advirtió:


“Ciudad sin árboles, llama poca lluvia y da frutos violentos (…) hay que cuidar de reponer las maderas que se cortan, para que la herencia quede siempre en flor: y los frutos del país solicitados, y éste como buen país productor” (O.C., 8, 302)


Pero también hay que educar en el amor a la naturaleza, hacer comprender que el hombre vive de la naturaleza, que siempre necesitará de sus productos y por ello debe cuidarla, admirarla y amarla. Esta dimensión ético-estética se pone de manifiesto en el Diario de Campaña, de Playitas a Dos Ríos, escrito por José Martí que constituye una de las más hermosas odas escritas en prosa para exaltar la naturaleza cubana. En él escribió:


“Y admiré, en el batey, con amor de hijo, la calma elocuente de la noche encendida, y un grupo de palmas, /…/ y las estrellas, que brillan sobre sus penachos. Era como un aseo perfecto y súbito, y la revelación de la naturaleza universal del hombre”. (O.C., 19, 192)


Con relación a la educación sexual, Martí también nos dejó algunas observaciones en su legado pedagógico. Nos advertía que:


“… no hay diferencia alguna en la capacidad intelectual de los niños de uno y otro sexo, sometidos a la misma educación y sistema, y a las mismas influencias exteriores”.(Sección Constante, Caracas, 20 de abril de 1882)


Se mostró partidario de la educación de la mujer, como una vía para alcanzar su igualdad social. Al respecto señaló:


“… enalteciendo su mente con sólidos estudios, -la mujer- vivirá a la par del hombre como compañera y no a sus pies como juguete hermoso, y porque, bastándose a sí, no tendrá prisa en colgarse del que pasa, como aguinaldo del muro, sino que conocerá y escogerá y desdeñará al ruin y engañador, y tomará al laborioso y sincero”.(La Opinión Nacional, Caracas, 11 de abril de 1882)


Y también dio gran importancia al amor como basamento de la relación de la pareja, lo cual es de gran importancia en la actualidad, cuando en el afán de preparar a la juventud para una sexualidad responsable y segura, ante el peligro alarmante de la pandemia del VIH (Sida), se imparte una educación sexual centrada en lo anatómico fisiológico y en el uso de los anticonceptivos y se ha olvidado, quizás lo más importante, que es enseñar que las relaciones sexuales deben ser la materialización del sentimiento más hermoso del hombre: el amor.


“¡Amar es que los espíritus se conozcan, se acaricien, se confundan, se ayuden a levantarse de la tierra, se eleven de ella en un solo y único ser; -nace en dos con el regocijo de mirarse; -alienta con la necesidad de verse! ... No es torrente; es arroyo; no es hoguera, es llama; no es ímpetu, es paz”. (O.C., 18, 49)


En cuanto a la educación ética Martí dio gran importancia a la unidad de lo cognitivo, lo afectivo y lo actitudinal como base de la formación de valores morales.

José Martí incorpora a su concepción del mundo una herencia ética universal, que constituye fundamento de su actitud altruista ante la vida y su entrega a la causa humana como sentido de su vida. Aunque Cintio Vitier afirma que lo decisivo en la formación del pensamiento ético martiano, no le viene de pensadores, sino de los héroes y mártires dados a transformar el mundo por el propio y voluntario sacrificio.

Su amplia cultura le permitió desarrollar una concepción del hombre y valorar justamente su esencia ética como fuente y núcleo de sus principios éticos, ideas y actos, a partir de la cual orienta el perfeccionamiento de su conducta moral. Por tanto, en el sistema de ideas, juicios y conceptos martianos se sistematiza su criterio de moralidad, en el que se manifiesta la unidad entre la idea, el acto y en consecuencia la orientación para la reflexión moral.

Martí concibe la moralidad “en el correr de la acción, ello le hace afirmar “Qué es pensar sin obrar, decir sin hacer, desear sin querer”, idea que destaca la armonía que debe haber entre el acto (la acción) y los principios éticos. Este equilibrio debe contribuir al perfeccionamiento del mundo espiritual del hombre, a la orientación ideológica y conductual para el logro del mejoramiento humano.

Los conceptos fundamentales de la ética como el bien, el mal, la justicia, injusticia, la felicidad, el dolor, son interpretados por Martí en unidad con los problemas éticos de máxima generalidad, que condicionan la actuación moralmente valiosa.

Para Martí constituyen problemáticas esenciales:

1.La investigación sistemática y permanente de la condición humana, para determinar lo bueno que existe en cada hombre y orientar su comportamiento moral hacia el bien.
2.La búsqueda de la libertad espiritual que presupone la necesidad del hombre de lograr el conocimiento de la realidad, la conciencia de los motivos que impulsan el buen obrar, la posibilidad de actuar con responsabilidad en correspondencia con una correcta conducta moral.
3.La formación ética del hombre en el altruismo, en el sacrificio de sí para el bien de otros, el olvido de sí. Se refiere a la formación integral del hombre nuevo en América que sistematiza su centro de moralidad mediante el cual orienta el logro de la conducta moral altruista.
4.El mejoramiento humano que representa el máximo propósito martiano, alcanzar los rasgos esenciales humanistas: la virtud.
Martí dio un lugar fundamental a la educación moral, asoció la justicia al propósito esencial de la educación, “preparar al hombre para la vida” (O.C., T. 8, p. 278) y la felicidad la concibe en la idea de que “el pueblo más feliz es el que tenga mejor educado a sus hijos en la instrucción del pensamiento y la dirección de sus sentimientos” (O.C., T. 19, p. 375).

La enseñanza de la moralidad martiana se fundamenta en la relación de la ética y la educación moral cuyo propósito es la formación integral del hombre y el perfeccionamiento sistemático de su conducta moral.

Por tanto, la enseñanza de la moralidad martiana, constituye un proceso a través del cual el hombre se apropia de los aspectos que integran su concepción de la moralidad, de la relación armónica entre los principios y las ideas y los actos morales mediante la identificación de los conceptos y problemas éticos, la adopción de una postura crítica valorativa sobre la realidad, proceso que culmina con la interiorización de valores y convicciones en el ser humano.

Partiendo del estudio realizado por Pedro Pablo Rodríguez y D. González sobre la presencia en la obra martiana de un proyecto de transformación social para el hombre y el mundo, se puede afirmar la existencia de un proyecto martiano para la formación del hombre de un profundo contenido ético, basado en tres principios de máxima generalidad, pero que sólo actúan en unidad indisoluble:

1.El principio de la unidad de lo sensible y lo racional que conduce a la formación intelectual del hombre.
2.La doctrina del amor y de la belleza que lleva a la educación moral y estética del ser humano.
3.El principio de la actividad, de la práctica social como formadora del hombre.
Para Martí, la unidad de lo sensible y lo racional, es la fuente de la formación y desarrollo intelectual (T. 19, p. 375). El concibió esta unidad en el contexto de la práctica, de la actividad dirigida a la satisfacción de sus necesidades, en la cual se impone la reproducción de la cultura humana.

Vio como fuente del conocimiento y del desarrollo intelectual, la unidad entre lo reproductivo y lo creativo.

Por ello en su concepción sobre la enseñanza, el estudiante debe aprender aquello que le va a ser útil en la vida (T. 13, p.246), que lo prepara para la vida.
El principio de la unidad de lo sensible y lo racional es por excelencia un método para despertar la creatividad, la independencia intelectual y debe concebirse estrechamente vinculada a la doctrina del amor y la belleza, “la enseñanza es ante todo una obra de infinito amor” (T.11, p, 82), sólo la bondad eleva el intelecto humano a los niveles superiores. Martí dio gran importancia al sentimiento, al afecto en el mundo moral.


“Sólo va al alma, lo que nace del alma” (T.21, p. 410).


El sentimiento estético otorga la felicidad al ser humano y por ello constituye una vía privilegiada para lograr la felicidad del hombre.
El amor otorga belleza interior al hombre, es una forma de belleza, conduce a la belleza real y a la felicidad personal.


“Ser bueno es el único modo de ser dichoso” (T.8, p. 289).


Martí destacó la importancia del ejemplo (4, 65, 13, 55) y admitió que sentir el amor e imitar el ejemplo, a menudo supone el sacrificio personal, enfrentar los deberes duros de la vida, los peligros e insatisfacciones, pues también es preparación para la vida, por ello afirmó:


“Debe prepararse a todo hombre a la batalla, a la privación, a la desgracia…..la felicidad constante aniña y debilita” (T.9, p. 445)

“Sufrir bien, por algo que lo merezca, da juventud y hermosura” (T. 20, p. 212)


La unidad armónica del amor, el gusto estético y la justicia, desarrolla la virtud en los hombres. Martí también se refirió a la relación existente entre la formación moral y el conocimiento del mundo, puesto que para él, lo moral se expresa en los libros de ciencia y en la realidad del mundo, porque la persuasión basada en el conocimiento, en la verdad, es una vía muy importante de la educación moral que favorece la libertad bien orientada del hombre.

La formación intelectual basada en la unidad de lo sensible y lo racional conduce no solo al desarrollo de la inteligencia y del conocimiento, sino también a la formación de convicciones personales, de intereses cognoscitivos, a la formación de valores morales y aunque el Apóstol concedió una importancia fundamental a la escuela, dejó claro que la formación del hombre y sus valores morales es una labor de toda la sociedad, por eso en su obra se encuentran referencias a la familia, a la política, al estado y a las distintas formas de la conciencia social: la filosofía, la religión, la ciencia, la moral, el arte, el derecho.

Y como en la época en que le tocó vivir a nuestro Apóstol, lo principal para Cuba y América Latina era lograr la independencia de España e impedir que Estados Unidos “cayera con esa fuerza más sobre las tierras de Nuestra América, vio en el patriotismo la levadura que conduce a todas las virtudes y las ideas (O.C. 21, p.377).

Por ello concibió el patriotismo, el anticolonialismo y el antimperialismo como la primera virtud de su ideal de hombre latinoamericano, formado, además, tanto para el trabajo intelectual como para el manual, capaz de brindar “amor”, de ser generoso, hasta el sacrificio, de ser capaz de unir para la paz, como para defender a la patria con las armas.

Esta concepción de ideal del hombre latinoamericano está presente en la concepción pedagógica martiana, en que se ha sustentado la educación cubana durante los años de Revolución y que ha permitido la formación de determinados valores morales en el pueblo cubano que ha demostrado su patriotismo y solidaridad con los pueblos del mundo, evidenciando la fe en el mejoramiento humano y en la utilidad de la virtud.

El legado pedagógico y ético martiano al mismo tiempo que declara la educación como un derecho y deber humano, y que debe estar vinculada a la época, a la vida, a la transformación social, a la felicidad del hombre; supo sacar a la luz la piedra angular de la Pedagogía que se necesita en este siglo de tanta confusión, crisis y pérdida de valores: la integración del sentimiento y del pensamiento en la educación, porque en estos tiempos que corren, hace falta el talento, pero también la virtud.

Por ello el más universal de los cubanos nos advirtió que:

“El amor es el lazo de los hombres, el modo de enseñar y el centro del mundo”. (O.C., 13, 188)

Vistas: 109

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

La Copa Oro, un trofeo para pocos

Tan solo el 25 por ciento de países que han disputado esta Copa han podido llevársela a casa.

Messi, protagonista de los memes del Argentina vs. Colombia

Muchos de los memes generados por los fanáticos hicieron alusión al pobre juego de Lionel Messi sin sus compañeros del FC Barcelona.

Resultados preliminares de elecciones generales en Guatemala

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) dio por concluido los comicios y se comenzó con el proceso de escrutinio de los votos en cuestión.

Jefa de Gobierno de Hong Kong se disculpa por controvertida ley

Los manifestantes quieren que el proyecto sea retirado de forma definitiva.

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio