Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

                                                        Héctor  Zumbado

En honor al gran humorista cubano Héctor Zumbado, recientemente fallecido, su más relevante crónica humorística.

EL GUAGUABOL. HÉCTOR ZUMBADO

 

—Muy buenas y tempranas mañanas, queridos televidentes. Estamos aquí, Eddy Pachuco y Puppy Cartablanca, que les habla, en la esquina de 42 y 31, en Marianao, transmitiendo directamente por radio y televisión, en colores, y vía satélite, las incidencias de otro sensacional partido de guaguabol, ¡el viril deporte de las multitudes. Pachuco, por cierto, ¿qué tú crees del lleno que tenemos hoy?

—Puppy, esta esquina está repleta, un lleno completo diría yo.

—Gracias, Pachuco, por tus siempre sabios y atinados comentarios. Bueno, ya ahí se ven a los guaguabolistas en la esquina, apretados unos contra otros, haciendo ligeros ejercicios de calentamiento, dando pequeños salticos nerviosos, yendo de un lado para otro, listos para comenzar en unos minutos otro emotivo encuentro de Guaguabol. ¡Qué tremendo deporte ese. ¿Eh, Pachuco? Por cierto, Pachu, ¿por qué no aprovechas y nos ofreces algunos comentarios sobre el guaguabol?

—Sí, Puppy, como tú decías en tus sabios y atinados comentarios, el guaguabol es un deporte emocionante, más que emocionante yo diría un deporte-ciencia porque el guaguabol le exige al atleta una lucidez analítica de gran maestro de ajedrez y reflejos similares a los de un karateca primer dan. Eso, claro, si el guaguabolista está interesado en sobresalir.

—Y en sobrevivir, Pachuco, agregaría yo. Ja, Ja.

—Muy atinado y sabio el comentario tuyo, Puppy.

Pues sí, el guaguabol es todo emoción y riesgo. Se emparenta, en cierto modo, en cuanto a peligrosidad se refiere, a la caza mayor, tú sabes, el rinoceronte embistiendo de frente, enfurecido…

—Perdón, Pachuco, ¿cómo en la famosa novela Las verdes colinas de África?

—Eso, eso. Similar a la captura de una maléfica ballena blanca que tan bien describe Hemingway en su célebre El viejo y el bar.

—Perdona, Pacho, pero el título no es exactamente así. Es El añejo y el bar.

—Gracias, Puppy. Pues bien, eso es este deporte, emoción pura, deporte viril como bien señaló Cartablanca en su atinado comentario al comienzo de la transmisión. En pocas palabras, el deporte plantea una lucha entre el Hombre, que en el juego recibe el nombre de Pasajero, y el Objeto Monstruo a capturar, llamado de distintas formas. Algunos cronistas de medios de información los denominan como «las nuevas y confortables unidades de transporte que pasarán próximamente a prestar servicios». Otros comentaristas, más dentro de la cosa económica rechazan ese término de «unidades de transporte» y otros como «ómnibus» por parecerles poco explícitos y prefieren algo más

comprensible como «elementos transmisores de circulantes en el fondo social urbano».

 

Sin embargo, el Pasajero lo identifica simplemente como Guagua y de ahí el nombre del deporte: Guaguabol. Por cierto, algunas expresiones de la jerga guaguabolística se han popularizado como «Con permiso», «Dame un

chance por alante, mi padre», «¡Aguanta, que hay un niñoỊ» «¡Abre atrásỊ» o…

 

—O también, Pachuco, una de las más populares es: «¡Ñoo, cómo vieneỊ»

 

—Efectivamente, Puppy, es de las más típicas.

 

En fin, el objetivo y las reglas de juego son relativamente sencillos. El Pasajero trata de atrapar la Guagua y la Guagua hace todo lo posible porque el Pasajero no la coja, que es lo que le da emoción al juego. Cuando el Pasajero atrapa la Guagua, se anota un gol; y si no, se lo anota la Guagua, pero Puppy, ya veo que va a comenzar el partido, así que, queridos televidentes, los dejamos a ustedes para narrarles, ruta por ruta y atrape por atrape en la siempre estimada voz estelar de ¡Puppy Cartablanca

 

—Gracias, Pachuco. Y bien, efectivamente, ya se ha dado la voz de ¡Guagua-bol ¡Y por allá viene la primera guagua. Es una 98… ¡Ñoo, como vieneỊ Ahí están los jugadores expectantes, colocados en sus distintas posiciones, un grupo concentrado en la P y los demás aplicando la formación de abanico, abriéndose a lo largo de la acera. Ahí viene la guagua, parece que está frenando, parece que va a parar. ¡Un grupo de atletas va al ataque, se le encima, le cierra el pasoỊ ¡La cogen, la cogenỊ ¡Pero ahora la guagua esquiva magistralmente y sigue de largo¡ ¡Muy buena la jugada de la guagua, muy bonita¡ Y ahora uno de los atletas se ha desprendido en loca carrera en pos de la guagua. ¡Cómo va ese hombre¡ ¡La guagua aprietaỊ¡El pasajero sigue atrás, pegadito, muy pegadito¡ ¡Guagua y pasajero son uno solo ¡Es un sprint formidable, pero la guagua se va… se vaa… se fueỊ ¡Adiós LolaỊ Y al finalizar el primer round, la pizarra indica: Guagua 1, Pasajeros 0. ¿Qué te pareció ese sprint, Pachuco?

 

—Bueno, todavía no tenemos el tiempo oficial, pero extraoficialmente te puedo

decir que los relojes cronometraron 10,19 para los primeros 100 m, un tiempo formidable si se tiene en cuenta que el pasajero corrió con el handicap de una jaba que llevaba en la mano. El tiempo es magnífico, Puppy, aunque todavía lejos del récord mundial impuesto en 1976 por un albañil de Mantilla, el veloz Juan Toribio que paró los relojes en 9,93, cayéndole atrás a una ruta cuatro. Bueno, Puppy, creo que ahí viene la otra guagua.

 

—Efectivamente, por allá viene. Pero ahora hay un cambio de estrategia por parte de los pasajeros. Hay un grupo que se adelanta unos 40 m más allá de la P de parada, es una jugada de offside, muy inteligente, para evitar el posible engaño de la guagua que a veces hace como si fuera a detenerse en la P y luego para mucho más adelante. Además del offside, los pasajeros están aplicando la técnica del camuflaje o enmascaramiento, escondidos detrás de los postes de la acera. ¡Esta vez sí la cogen. ¡Y allá viene. Es una 198 que viene entrando a toda velocidad. ¡Los pasajeros se esconden. ¡La guagua se acerca. ¡Gran tensión en el terreno. ¡Pero ahora la guagua frena de pronto. ¡Antes. ¡Antes. ¡Como 50 m antes de la P. ¡Genial jugada de la guagua. ¡Ha cogido a todo el mundo fuera de base. ¡Ahí corren los pasajeros como locos, pero que va, es mucha la distancia, ya la guagua está cerrando las puertas y se va…se va…se fue. ¡Adiós lola. ¿Qué te pareció eso, Pachuco?

—Bueno, Puppy, a mi entender lo que sucedió fue que aunque la jugada de offside lucia inteligente y se aplicó bien, con buena técnica, falló porque como está más que probado la guagua es siempre más inteligente que el hombre y paró antes en lugar de después, como el pelotón esperaba. Y en cuanto al camuflaje este fue deficiente porque los pasajeros se escondieron detrás de los postes de la luz y el teléfono, y eso es mortal porque detrás de esos postes se sobresalen pedazos de codos y puntas de zapatos y nunca se puede subestimar la vista de halcón de la guagua. Lo correcto es esconderse detrás de los álamos y demás árboles corpulentos. A propósito, Puppy, uno de los relojes electrónicos cronometró un formidable 10,03 para la señora flaquita —no sé si te fijaste, la del vestido estampado—, que venía al frente del pelotón.

—Sí, la vi, pero me pareció que iba cojeando.

—Claro, Puppy, porque soltó un tacón a la altura de los 75 m, pero así y todo venía muy paradita, corriendo con gran estilo. Bueno y ahí viene la otra, Puppy, así que al final del segundo tiempo: Guagua 2, pasajeros 0.

—Pero parece que esto va a ser todo, Pachuco, porque mira el aguacero que está cayendo, y con la lluvia el juego pierde mucho interés porque todos los tantos son para la guagua, así que queridos televidentes, nos despedimos de ustedes, Eddy Pachuco y Puppy Cartablanca, que les habla, hasta mañana a la misma hora, en la misma esquina, para ofrecerles otro emocionante partido de… ¡Guaguabooooooooool!

http://www.somosjovenes.cu/sites/default/files/sj-marzo_360-web.pdf

 (Libre reproducción siempre que se cite la fuente)

Vistas: 80

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

8 frases de Víctor Hugo, impulsor del romanticismo en Francia

Un 22 de mayo de 1885 en París, Francia, fallece el novelista, poeta y dramaturgo francés, Víctor Hugo, uno de los más importantes escritores románticos.

Maduro advierte plan de EE.UU. para intervenir Venezuela

"A Venezuela no la interviene nadie, mientras más amenazas más nos fortalecemos moralmente", aseveró el mandatario venezolano el pasado mes desde un consejo de ministros. 

Puerto Rico no cesa en su lucha independentista de EE.UU.

A pesar de la denuncias ante la ONU, Estados Unidos sigue practicando en Puerto Rico una política injerencista y colonial.

Donald Trump y el apoyo de la supremacía blanca

Grupos nacionalistas ligados a la supremacía blanca se aliaron con el mensaje y el lema electoral de Donald Trump.

Los 5 Héroes cubanos en la sociedad tras su liberación

Este 12 de septiembre se cumple 19 años de la detención de los cinco héroes cubanos en Estados Unidos por ser unos luchadores antiterroristas, quienes cumplieron una injusta condena en cárceles estadounidenses.

© 2017   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio