Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

Entregan la Medalla Armando Hart Dávalos a Graciela Rodríguez (Chela). Por Yahiris María Albistur Fernández

. Por Yahiris María Albistur Fernández/ Portal José Martí.- 

En el salón principal del Centro de Estudios Martianos (CEM), le fue entregada la medalla Armando Hart Dávalos a Graciela Rodríguez (Chela), quien fuera en vida del Dr. Armando Hart, compañera de labores y amiga, además de un ejemplo de generosidad a lo largo de varias décadas de trabajo al lado de quien fuera director de la Oficina del Programa Martiano.

Dicha distinción es otorgada por la Universidad José Martí de Latinoamérica con sede en Monterrey y Mérida, México a personalidades, colectivos de trabajo e instituciones que se hayan destacado en el cumplimiento de los deberes patrióticos para la defensa y promoción del humanismo y la paz.

Contamos con la presencia de Abel Prieto Jiménez, Director de la Oficina del Programa Martiano y Presidente de la Sociedad Cultural José Martí, Dr. Jorge Cuellar Montoya, Rector de la Universidad José Martí de Latinoamérica, Dr. Carlos Bojórquez Urzáiz, Presidente del Comité Científico de la Filial en Mérida de la Universidad José Martí de Latinoamérica, Dr. Miguel Barnet Lanza, Presidente de la UNEAC, Dra. Eloísa Carrera, viuda del Dr. Armando Hart Dávalos y Directora del Proyecto Crónica y directivos y trabajadores de la Oficina del Programa Martiano, Centro de Estudios Martianos y la Sociedad Cultural José Martí.

Las palabras de honor estuvieron a cargo del presiente de la UNEAC, el Dr. Miguel Barnet quien calificó a la querida Chela como la otra mitad del Dr. Armando Hart y la comparó con Conchita Fernández, quien fuera secretaria de Fernando Ortiz y del Comandante Fidel Castro y terminó su discurso con la idea de  que mujeres como ella no se repiten.

Por otra parte Chela notablemente abrumada por la emoción también agradeció las atenciones que ha recibido de parte de todos los asistentes y en especial de Miguel Barnet y Carlos Bojórquez, así como la Universidad José Martí de Latinoamérica. Además comentó acerca del privilegio que representó para ella  trabajar al lado de Hart y ser merecedora de su confianza.

.-.-.-.-

Palabras de Miguel Barnet

LA GRAN CHELA

Si en cualquier lugar de Cuba uno pregunta a toda voz por Graciela Rodríguez Pérez todos se mirarán desconcertados, ¿quién es, a quién estamos convocando? Todos se mirarán a los ojos sin respuesta. Pero si alguien pregunta por Chela, jubilosos, identificamos enseguida a la mujer que casi toda su vida fue la secretaria ejemplar de Armando Hart Dávalos, depositaria de los más acariciados secretos, dueña de los candados de todos sus escritorios y de las llaves de todas sus oficinas. Con solo mencionar ese nombre se encenderán los candelabros y se abrirán, para algunos, todas las puertas. Porque como verdad de Perogrullo, detrás de un gran hombre, y este es el caso, siempre hay una gran mujer. Llegó a Hart por su temprana amistad con Haydée Santamaría, la Heroína del Moncada. Ambas nacieron para servir a la Revolución. A sus funciones como secretaria por casi 60 años, de uno de los más dotados discípulos de José Martí y Fidel Castro, sumó misiones de compromiso y diálogos con la intelectualidad cubana y del mundo. Fue, para decirlo con propiedad, la otra mitad de Hart, le leía el pensamiento, le adivinaba sus ideas y las seguía a cabalidad. Esta dimensión personal de

1

Chela se hizo visible desde los días en que el joven revolucionario ocupó la cartera de Ministro de Educación del primer gabinete del Gobierno Revolucionario en 1959. Alcanzaba ya esta comunión espiritual, lo acompañó en todo su quehacer político, tanto en el duro oficio de Ministro de Cultura donde abrió puertas y levantó puentes como en el Programa Martiano y en la Sociedad Cultural José Martí. Chela con aguda inteligencia y sensibilidad, supo distinguir entre lo superfluo y lo trascendente y con suspicacia y juicio le allanó el camino a su jefe. ¡Qué misión más grande y útil desempeñó para separar la paja del grano! Eso solo lo saben hacer los aliados inteligentes, y Chela lo hizo cumpliendo con firmeza su papel de secretaria. Para ella nunca existieron los horarios ni las tarjetas de entrada. Solícita sabía que solo podía abandonar la oficina cuando Armando ya se hubiera despedido de sus papeles y de sus tareas del día. Ágil, profunda, amable en su severidad, ella se ha sabido dar su lugar. Nunca se ufanó en ser la secretaria de un gran hombre, conociendo mejor que nadie su estatura de pensador y guía intelectual, por el contrario, humilde hasta en su vestir, lo acompañó en las altas y las bajas, en turbulentos avatares políticos y en su vida familiar, siendo una más de su familia. Eso, mejor que yo, lo puede afirmar su esposa Eloísa Carrera que ha cuidado con esmero la obra de Hart y sus valiosos archivos,

2

sistema nervioso del proyecto de la Sociedad Cultural José Martí. Chela es únicamente comparable a la inolvidable Conchita Fernández, secretaria de Fernando Ortiz, de Eduardo Chibás y de Fidel Castro. Por su lealtad y su disciplina profesional, ella se coloca en el pedestal de las grandes secretarias del siglo. Y es parte de una raza en extinción que no necesitó computadora ni wikipedias para alcanzar el sueño martiano de ser útil desde la virtud. Honrémosla ahora que está con nosotros porque mujeres como ella no se repiten. Felicito a la Universidad José Martí de Latinoamérica por esta distinción a la gran Chela.

Miguel Barnet

Vistas: 35

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio