Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

"El Presidio político en Cuba" Por: Mercedes Santos Moray

Hay experiencias que transforman una vida. Y esa fue, para José Martí, su estancia en la cárcel y el presidio.

El joven que ingresó en abril de 1870, con el número 113 de la primera brigada de blancos, era un rebelde, un pino altivo dispuesto a batirse contra los huracanes, con la insolencia de la fe en sus propios ideales.

Un hombre, vehemente pero maduro, fue quien recibió el indulto a sus seis años de trabajos forzados, el cinco de septiembre de 1870, tras largas y dolorosas gestiones de don Mariano y de doña Leonor, los verdaderos autores espirituales y morales de su liberación.

Aquel que pasó primero a Isla de Pinos, y luego, el 15 de enero de 1871 salió a padecer el primer destierro en España, había conocido, no sólo en su carne y en su osamenta el dolor y la barbarie, sino que había descubierto el rostro más cruel de la injusticia en los padecimientos de un anciano como don Nicolás del Castillo, o en un muchacho como Lino Figueredo.

Quizás porque a esas canteras de San Lázaro estuvo vinculado el catalán José María Sardá, es que no encontramos mención de tal nombre en sus escritos, aunque sí la gratitud hacia la esposa del español, doña Trinidad, y a sus jornadas en El Abra.

El dolor transforma. Puede abrirnos hacia el rencor y la verganza, o conducirnos, y elevarnos, hasta la solidaridad, la justicia y el amor.

Por eso, y al llegar a la península, tanto en La Soberanía Nacional, de la ciudad de Cádiz, como en La Cuestión Cubana, de Sevilla, aparece el artículo Castillo, explícito antecedente de su primer ensayo: El presidio político en Cuba, impreso en Madrid, con el auxilio del cubano emigrado Carlos Sauvalle, en el verano de 1871.

Como en los libros de los profetas en el Antiguo Testamento, el Martí de sólo 18 años se expresa con la cólera sagrada para denunciar los crímenes que comete la corona española en la Isla, y narra, con desgarramiento, en uno de los textos suyos más lapidarios, vivencias propias y de sus compañeros desde la tesis del amor y no del odio, de la justicia y no de la venganza, en la expresión de una filosofía de la vida de profunda naturaleza estoica.

Todo el Martí que veremos desarrollarse y enriquecerse en las próximas décadas de su existencia ya está perfectamente esbozado en la prosa, de aliento bíblico, de este ensayo testimonial, donde explicita los códigos morales de su estética y la sustancia ética de su patriotismo, cuajado siempre de valores universales.

Aquí está ya la pasión lírica de sus versos, no exenta de fuertes dosis de romanticismo, y la garra de un narrador que no siempre se aquilata con justicia, así como la fortísima evidencia de un pensamiento lógico, que se apropia, orgánica y dialécticamente, de muchas fuentes.

Pero el hombre que escribió El presidio político en Cuba, más intensamente adolorido, era un ciudadano, un ser humano pleno ya en su madurez, formado en el hogar, en las lecciones de civismo de sus padres, y en la escuela cubana, la de Rafael María de Mendive que es también la de Varela y de Luz.

Vistas: 81

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio