Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

El idioma nuestro de cada día. Por Isachi Fernández

Por Isachi Fernández/Fotos Claudia Camps.- De boca de mi abuela escuché el primer eufemismo del que después tuve conciencia, y llegó con aquella pregunta ante mis dolores de bajo vientre ¿estás con el periodo? Es un término que en esa acepción no he vuelto a oír.
En ese mismo ámbito escatológico, conocí un vocablo fuera de contexto: kotex. Aclaro que viví la adolescencia en los años 80´ y que hacía décadas que esa marca de artículos femeninos no entraba en Cuba. Pero mi abuela insistía en hacer ver con el lenguaje que pertenecía a otro mundo, el de la falda, el sostén, el refajo y la sayuela (que no falduela).
Ella, que jamás tocó una computadora y que solo concebía como adjetivos las palabras celular y móvil, aparecía envuelta en voces arcaicas, en desuso, como cuando, con pretensiones de ofender espetaba aquello de “¡Ordinario!”, o cuando nos hacía “carantoñas”. Como el idioma no solo refiere una realidad, a la cual pertenecen por supuesto sueños y alucinaciones, es a través del verbo enfático de aquella anciana que su imagen me parece tan distante. La palabra vuelve en su doble condición de puente y barrera.
De plano, aunque no se haga consciente, siempre tratamos de disponer de varios registros, en dependencia del interlocutor y la circunstancia. Recuerdo a una antigua profesora de Gramática, a la que le costaba entablar diálogos con vendedores (los apagados comerciantes de los servicios estatales) y el esposo le decía “no te escuchan”.
Fue entonces que recurrió al vocativo “niño”, que, asegura, ha fungido como un “ábrete sésamo”. La misma académica me preguntó un día por “la pincha”, y aseguro a los lectores que al margen de la indagación, el mensaje emitido era: “ves, no soy purista”.
Retomando la palabra “niño”: a menudo los cubanos la vaciamos de su significado principal, y la podemos endilgar a un vetusto señor que nos parece especialmente cercano o con quien entablamos una conversación informal. De igual modo, reprochamos a nuestro hijo pequeño: “siempre dejas la toalla arriba de la cama, viejo”.
Ya en el orden de la irreverencia y de la violencia verbal, no hay que olvidar que el habla es la expresión de fenómenos más profundos, de relaciones -en el caso de Cuba, de marginalidad emergente-, y es, por cierto, una herramienta para estudios sicológicos y sociales.
En el caso de las voces que aluden a distinciones étnicas, cuarterón y ochavón, que mi abuela reconocía al dedillo, estas se diluyen en una sociedad en la cual se le bajó el tono a las connotaciones raciales a pesar de los retos que se avistan en pro de la justicia.A los cubanos de hoy, mi abuela nos escucharía con displicencia, parapetada en sus orígenes castellanos. Me parece verla orgullosa de haber bebido directamente de la fuente mientras blandía la bandera del purismo lingüístico (amén del kotex y otros términos que no pudo evitar).
Vuelvo a ver su rictus de disgusto porque habían endilgado a un recién nacido (hijo de una vecina) el nombre de Yaser. “Morir, se llama, morir”, repetía, aunque le aclaraban que el apelativo se escribía con s.
Ahora posiblemente se sentiría distante, ajena, al escuchar a sus bisnietos describir una película como “falta de gráficos” para explicar que suscita aburrimiento, que carece de atractivos.
Yo trataría de convencerla de que los cubanos no hablamos ni mejor ni peor que el resto de los pueblos, y que en todo caso, enriquecemos el español con nuestras voces y maneras, acotaría que aviones, periódicos, libros y audiovisuales nos salvan del posible enclaustramiento lingüístico, o quizás callaría y, en un gesto de amor, respetaría su altivez..

Fuente: https://www.facebook.com/gerardo.fernandezgarcia.73/posts/243668765819138

Vistas: 129

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Jeanine Añez pide la renuncia de todos sus ministros

La solicitud de Añez se produce tras la renuncia de Roxana Lizárraga como ministra de Comunicación por diferencias con la presidenta de facto.

Elecciones parlamentarias en Perú marcan la caída del fujimorismo

Estas elecciones significaron la caída del partido fujimorista Fuerza Popular al perder la mayoría parlamentaria obtenida en 2016.

Muertes por coronavirus en China aumenta a 80

En la provincia de Hubei, epicentro de la enfermedad se presentaron  371 nuevos casos confirmados y la cifra de infectados aumentó a 1.423.

Jorge Arreaza: Medidas coercitivas afectan al pueblo

El canciller denunciado en reiteradas ocasiones cómo las medidas coercitivas y unilaterales impuestas por EE.UU. afectan las rutas financieras de Venezuela.

© 2020   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio