Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

El Faquir en sus andadas. Por Lázaro Fariñas*

Por Lázaro Fariñas/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- El Faquir de Santa Clara, más conocido por "el Coco", es un tipo folclórico, un personaje sacado del teatro vernáculo cubano.  Muchos han sido los actores cubanos que  han interpretado papeles cómicos en la historia de la radio y la televisión cubana. Trespatines, Pototo y Filomeno, Chicharito y Sopeira, Arbogasto, Pánfilo, etc., nos han hecho reír a carcajadas en diferentes etapas de la vida, pero ninguno de ellos nos ha hecho morirnos de risa como lo ha hecho, en los últimos 15 años, "el Coco" que, con sus 24 huelgas de hambre, nos ha entretenido de sobremanera a lo largo de una década y media.

Cada vez que "el Coco" se siente en baja publicitaria, por la razón que sea, utiliza su papel de huelguista profesional y monta la comedia. "El Coco, en su papel de Faquir, no tiene pena de dejar la huelga cuando su madre, que es enfermera, le indica que es peligroso continuar. El hombre simplemente busca una excusa cualquiera y, pun, se vuelve a atragantar.

Cuando empezó esta última obra teatral, afirmó, como las otras veces, que iba hasta el final. "Mis demandas o muerte", gritó por todo El Condado de Santa Clara y exigió, nada menos y nada más, que el gobierno le mandara un Vice Presidente a dialogar con él, que Raúl Castro hiciera una declaración pública en la que afirmara que no iba a perseguir más a los disidentes y que esa declaración fuera publicada en Granma. Cómico ¿verdad? Pues bien, como sabíamos todos, el gobierno no le hizo el menor caso y "el Coco" se vio obligado a buscar una excusa cualquiera antes de que tuviera un paro renal o un ataque al corazón.  ¿Y cuál fue la excusa en esta ocasión? Nada, que el Parlamento Europeo había aprobado, por estrecho margen, "La Enmienda Fariñas", con la cual los parlamentarios acogían como suyas las demandas del Faquir. Bueno, pues se demostró que la tal enmienda no solo no había sido aprobada, sino que ni tan siquiera existe.

Ahora "el Coco" declara que fue el gobierno cubano el que inventó la historia de la aprobación de la falsa enmienda y por lo tanto, lo engañaron para que dejara la huelga. Ninguno de los periodistas y activistas, que le dieron tanta publicidad a la famosa huelga, le han preguntado al Faquir cuando fue que cambió las demandas que lo llevaron a dejar de comer, porque las demandas eran al gobierno de Cuba y no al Parlamento Europeo. En el supuesto caso de que hubiese sido verdad que una enmienda hubiera sido aprobada en Europa a favor de las demandas de "el Coco", ese no era el fin que él alegaba para su ayuno. Pero aun vamos más allá, vamos a suponer que se hubiese sentido satisfecho con una resolución de los europeos y ese fuera el motivo para empezar a atracarse de comida, pero ¿por qué creyó tan rápidamente, sin ninguna prueba oficial, que la enmienda había sido presentada y aprobada? ¿Por qué no  volvió a seguir la huelga cuando comprobó que lo habían embaucado?

Todo sabemos que este personaje, aparte de un mentiroso patológico, es un farsante y un vividor profesional que busca cualquier pretexto para subirse al escenario, pero todos sabemos también que no es loco y  juega con candela, pero solo hasta que le sale la primera ampolla en la piel.

El problema no es el personaje, que ya se sabe que es de relajo, sino los que le hacen el juego, como cuando le dan un premio en el Parlamento de Europa o lo recibe el Presidente de los Estados Unidos y otros gobernantes alrededor del mundo.

Ahora, dentro de poco, "el Coco" saldrá de su cueva en Santa Clara y comenzará un periplo turístico por diferentes ciudades de Europa y los Estados Unidos para hablar mal del gobierno que le salvó la vida, hidratándolo y alimentándolo cada vez que lo llevaban al hospital.  Por cierto, que decía desconfiar de los médicos cubanos, pero a la vez criticaba a los mismos por no internarlo en el centro hospitalario.

Para el "Coco" terminó esta temporada de presentaciones en Cuba para irse al extranjero a seguir con otras presentaciones. Pero que nadie deje de estar atento ya que, en poco tiempo, el Faquir volverá a sus andadas criollas y nos anunciará alguna nueva presentación. 

Es que no puede vivir sin las mismas porque, por ellas, es por donde le entra el agua al Coco.

*Lázaro Fariñas periodista cubano residente en los EE.UU.

Enviado por el autor a: Martianos-Hermes-Cubainformación

Estos textos pueden ser reproducidos libremente siempre que sea con fines no comerciales y cite la fuente.

.-.-.-.-.-.-.-.

Ver:

Vistas: 128

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Tiroteo en centro de Ciudad de México deja cuatro muertos

El presidente López Obrador se encontraba este sábado en una gira de trabajo en su estado natal Tabasco, en el sureste del territorio mexicano.

Pyongyang realiza una "prueba importante" en base de misiles

La agencia norcoreana calificó la nueva prueba de misiles como exitosa.

Región de Papúa Nueva Guinea cierra referéndum independentista

Analistas pronostican que los habitantes de Bougainville, región autónoma que sufrió un conflicto separatista (1988-1998), se decantarán por la secesión.

México: descubren gigantesco yacimiento de petróleo

Este hallazgo de petróleo es el más importante en México desde 1987.

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio