Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

El eterno legado del Manifiesto de Montecristi. Por Pausides Cabrera Balbi, AIN

Martes 22 de Marzo de 2011

 

El 25 de marzo de 1895, mientras la expedición de los hermanos Maceo, junto a Flor Crombet, zarpaba de Costa Rica y ajustaba la bitácora con destino a Cuba, en la localidad de Montecristi, en República Dominicana, José Martí y Máximo Gómez refrendaban un visionario documento que constituía una brújula para la guerra necesaria.

Fruto de la comunión de ideas, responsabilidades y propósitos, entre el Generalísimo y el Delegado del Partido Revolucionario Cubano (PRC), el Manifiesto de Montecristi señalaba el rumbo de la gesta emancipadora reiniciada el 24 de febrero en Baire, como continuidad del alzamiento de 1868 en La Demajagua.

Con lúcida visión, el manuscrito indicaba y alertaba sobre los dañinos gérmenes que condujeron al frustrante Pacto del Zanjón y la imperiosa necesidad de solidez y unidad generacionales, requisitos indispensables para alcanzar la total independencia y soberanía.

Coherente de principio a fin con el ideario martiano, la declaración reiteraba sobre los peligros que entrañaban el racismo, el regionalismo y toda forma de desigualdad. Su carácter inclusivo llegó al punto de extender el llamado humanista hacia el colonialista español: (“…Respeten, y se les respetará. Al acero responda el acero, y la amistad a la amistad.”).

Como documento programático oficial del PRC, el Manifiesto de Montecristi recogió además, con perspectiva futurista, las transformaciones socioeconómicas necesarias, concluida la “guerra generosa y breve”, para construir la soñada Patria “Con todos y para el bien de todos”.

Más allá de fronteras,  con alcance continental, la escritura reflejaba meridianamente la premura y desvelos que atormentaban a Martí, y que horas antes de su caída en combate en Dos Ríos, plasmaría en una carta dirigida a su amigo Manuel Mercado: “…impedir a tiempo con la independencia de Cuba, que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan con esa fuerza más sobre nuestras tierras de América”.

Al filo del mediodía de aquel 25 de marzo de 1895,  el más ilustre y solidario de los estrategas militares dominicanos y el Apóstol de la independencia cubana firmaron el histórico documento. Su inmortal legado trascendería hasta nuestros tiempos.

En el alegato La Historia me absolverá, en el cual en nombre de la generación del Centenario el líder revolucionario Fidel Castro expuso las razones patrias de la guerra emprendida para concretar con dignidad y decoro la iniciada en Yara por Carlos Manuel de Céspedes, estuvo y continuará presente el eterno legado del Manifiesto de Montecristi.

 

http://www.tvcamaguey.co.cu/index.php?option=com_content&view=a...

Vistas: 109

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio