Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

Cincuenta y dos años pudiera ser menos que un pestañazo en la historia humana, pero no para un pueblo
joven que
hace un par de siglos apenas si comenzaba a balbucear imprecisas
nociones de la
que sería su propia identidad.

El cruce del almanaque de diciembre a enero motiva una mirada hacia atrás y, sobre todo, hacia delante.


Han transcurrido más de 142 años desde que Carlos Manuel de Céspedes inició en Yara esta misma Revolución, la que continuó el
genio
fundacional de Martí, y que Fidel llevó hasta la victoria cuando los
mambises
rebeldes entraron, al fin, en la heroica Santiago.


Los sacrificios desde entonces también han sido inmensos, pero la obra es aun mayor.

Imperfecta sí, como creación humana, sobre todo porque la hemos tenido que forjar, con derroche de amor, desafiando la implacable soberbia del
más
poderoso y tozudo enemigo al que jamás haya tenido que enfrentar pueblo
alguno,
durante tanto tiempo.


Sin embargo, no obstante agobiantes penurias, comprensibles impaciencias, insatisfacciones, insuficiencias, equivocaciones y rectificaciones
imprescindibles en un permanente autoperfeccionamiento, no pudiera haber
mayor
orgullo para nuestro pequeño y valeroso pueblo que saberse reconocido y
admirado
como un inquebrantable David moral a quien el abusador gigante filisteo
de estos
tiempos no ha podido poner de rodillas.


Y que frente a la feroz calumnia y el intento de genocidio, sobrevive digno y
soberano en la transparencia de su verdad y el ejemplo de sus actos de
justicia,
capaces de inspirar a millones de luchadores en todo el mundo.


Desde la modestia del deber cumplido también nos alienta, ante los no menores empeños por delante, haber contribuido al nuevo horizonte de
verdadera
emancipación que constituye hoy la Alianza Bolivariana para los Pueblos
de
nuestra América.


Esta ALBA, junto a la saga internacionalista por la libertad e independencia de pueblos hermanos y la derrota del apartheid en África;
la luz
del Yo si Puedo alumbrando las inteligencias de millones de
humildes y
olvidados en todo el planeta; las proezas de los profesionales de la
salud por
la vida y alivio al dolor en inhóspitas selvas, hasta su actual combate
para
conjurar el espantoso peligro de la epidemia de cólera en Haití; y el
paradigma
ético en que se ha erigido la incorruptible calidad humana de nuestros 5
Héroes
luchadores contra el terrorismo y la muerte brillando desde su altura en
oscuras
cárceles del imperio, son tal vez de los mejores y más nobles símbolos
de lo que
ha significado y representa hoy la Revolución cubana.


Tales glorias, sin fatua vanidad o inmovilista autocomplacencia, no solo son ya también inseparables de nuestra cultura y modo de ser como nación

solidaria, sino que nos dan las fuerzas necesarias para empinarnos ante
adversidades e ingentes retos.


Concluimos a todo tren un año tremendo, bajo el signo de terribles amenazas ecológicas y bélicas que pueden hacer desaparecer la especie
humana,
además de las angustias e inconformidades con nuestros propios errores y

defectos que añaden mucho daño al que nos hace el criminal bloqueo
imperial.


También abrimos brecha, para poder iniciar el año 53 de la Revolución, no menos duro y tenso en extremo, con el aliciente de que marchamos cada
vez con
mayor seguridad, aunque no sin enormes dificultades que vencer y grandes

peligros que sortear.


Poderosa motivación para este bregar intenso en la nueva etapa de actualización de nuestro modelo económico en un contexto complejo, es la

conmemoración del aniversario 50 de la proclamación del carácter
socialista de
la Revolución y de la Victoria de Girón.


Precisamente bajo tan significativas advocaciones es que celebraremos el esperado VI Congreso, que acogerá el resultado del abierto y democrático
debate
popular actual y se pronunciará definitivamente sobre las esperanzadoras

proyecciones contenidas en el Proyecto de Lineamientos de la Política

Económica y Social del Partido y la Revolución
.


Decisiones que no son ni serán jamás impuestas desde afuera ni resultado de exigencias o presiones de nadie sino que responden únicamente a
nuestra
necesidad y voluntad de perfeccionar el Socialismo, con el pueblo como
protagonista.


Y deshaciendo entuertos, enderezando torceduras, abandonando dogmas, ganando
conciencias, mejorando conductas, poniendo cada cosa en su lugar, sin
precipitaciones ni pérdidas de tiempo, se continuará reforzando el
consenso
sobre la certeza del camino emprendido, con optimismo, compromiso y
confianza.


La unidad es nuestra arma estratégica más importante, como ha dicho Raúl, la que
nos ha permitido llegar hasta aquí y continuar consolidando cada nuevo
tramo
alcanzado rumbo a ese futuro de mayor bienestar realmente sostenible y
con
nuevos sueños realizados que, sí, nos lo merecemos.

  

Editorial de
Bohemia, Edición 27, 31 de
diciembre 2010

Vistas: 29

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Sindicalistas convocan acción global contra políticas de Macri

La Confederación Sindical Internacional convocó jornadas de acción global en rechazo a las políticas laborales del mandatario argentino.

Aumenta tasa de mortalidad por brote de ébola en el Congo

La prioridad para la OMS y otras organizaciones que trabajan contra la enfermedad, es conocer el origen del virus y evitar su propagación.

Buque Ocean Viking llegará a Malta tras 12 días en el mar

El primer ministro de Malta, Joseph Muscat, enfatizó que ninguno de los migrantes a bordo del Ocean Viking se quedarán en ese archipiélago mediterráneo.

El humo por los incendios en la Amazonía llega a Argentina

Una densa nube de humo ingresó por el norte de Argentina afectando la visibilidad en varias provincias.

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio