Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

Dialogando con Manuel David Orrio del Rosario Cuba: la nueva Ley Tributaria

Por Orestes Martí* -Martianos-Hermes-Cubainformación-Cubasolidaridad

INTRODUCCIÓN

Continuamos nuestro diálogo con Manuel David Orrio, después de haber abordado un conjunto de temas (1) en los que enfocamos diversos aspectos de la economía cubana y el proceso de lo que se ha dado en llamar "actualización del modelo económico"

Orestes Martí (OM)

Estimado Orrio, como habíamos previsto, el temario es bastante amplio y somos del criterio de que se requiere ir poco a poco tratando de despejar incógnitas y al mismo tiempo tratando de "pulsar" el sentir popular y -en lo posible- evaluar los resultados que se vayan obteniendo o al menos "vislumbrando".

No vamos a referirnos a las observaciones y comentarios de algunos lectores, porque eso haría interminable los temas abordados con anterioridad; quizás más adelante pudiéramos dedicarle un tiempo a eso; ahora nos gustaría abordar otro asunto de la mayor importancia: el nuevo sistema impositivo o -para decirlo con el mayor rigor posible- nueva Ley Tributaria, que comenzará a regir el día primero de enero de 2013.

Según algunos reportes de prensa, la nueva Ley ha causado polémica en nuestro país en los sectores populares, que entre otras cosas alegan:
-que en esta ocasión se omitió el acostumbrado debate con el pueblo
-que en una anterior oportunidad -década de los 90- “cuando se planteó el surgimiento de la cultura tributaria y el cobro de impuestos al salario, el tema se sometió al debate popular a través de los sindicatos (…) y fue ampliamente rechazado” (2)

También en determinados círculos de profesionales, artísticos, etc. ha habido polémicas y discusiones ácidas. Un caso que trascendió a la Red fue el referido a la propuesta de un Diputado (3) sobre la necesidad del pago de impuestos por todos los ciudadanos cubanos sin excepción, propuesta que fue inmediatamente contestada -a través de blogs, correos electrónicos que circulan de buzón en buzón, etc-, en ocasiones de forma bastante airada y basándose precisamente en aspectos que de alguna forma tiene que ver con temas de los que ya hemos comentado (4), incluyendo el "recargo" en las TRD.

¿Que puedes comentarnos al respecto? ¿cómo pulsas el ambiente social en Cuba en relación con esta nueva Ley? ¿Existe la suficiente cultura tributaria entre los cubanos? ¿Crees que es realmente un problema de "cultura" o tal vez tengan mayor peso las limitaciones objetivas de la economía? ¿Crees compatible el incremento de las obligaciones tributarias con la caída experimentada en el salario real al que ya hemos hecho referencia?

MANUEL DAVID ORRIO DEL ROSARIO OPINA


Punto inevitable, como el dilema del huevo o la gallina: considero quizás especulativa cualquier discusión sobre aspectos de la economía cubana mientras se parta de cifras de valor CONTAMINADAS por las dualidades monetaria y de tasas de cambio, por cuanto las mismas obstaculizan o incluso impiden una medición del valor productivo-mercantil acorde con la realidad. Me cuestiono a mí mismo, para comenzar, porque no accedo a los ¿medios de conversión? que el Estado supongo emplea para acercarse a esa ¿realidad? Parto de números oficiales; los acepto, y a la vez les observo críticamente. Por otra parte, aún se carece del texto de la nueva Ley del Sistema Tributario, por cuanto se halla bajo redacción final. “Una vez aprobada la Ley en el IX Período Ordinario de la Asamblea Nacional, su presidente, Ricardo Alarcón, propuso una Comisión de Estilo para la revisión de la norma antes de publicarla en la Gaceta Oficial de la República” (5).Que conozca, a la altura de este Dialogando…, no ha sido publicada la versión final.

Ahora bien, apunta Don Orestes que “Según algunos reportes de prensa, la nueva Ley ha causado polémica en nuestro país en los sectores populares; entre otras cosas… se alega que en esta ocasión se omitió el acostumbrado debate con el pueblo”.

Cierto, aunque justo es consignar que de acuerdo con el Dictamen sobre el proyecto de Ley del Sistema Tributario Cubano, presentado por las Comisiones de Asuntos Constitucionales y Jurídicos y de Asuntos Económicos de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, hubo diversas reuniones previas de alto nivel -- ministros, expertos, diputados -- que desembocaron en 351 planteamientos, los cuales “dieron lugar a la modificación de 54 artículos del Proyecto de Ley, la adición de uno y la modificación de 2 anexos” (6).

Sin embargo, no sería la primera vez que al abordarse un tema controvertido de la gobernabilidad cubana se omita el ¿acostumbrado? “debate con el pueblo” ¿Dónde está la “costumbre”? Cierto que ha habido momentos donde la población ha sido consultada más que ampliamente. Así ocurrió en 1975, cuando el proceso de aprobación de la vigente Constitución -- sufriente de tantas inconstitucionalidades, a la altura de estas líneas --; o en 1990, cuando la discusión del Llamamiento al IV Congreso del Partido Comunista; o en los célebres Parlamentos Obreros de 1994; o, más recientemente, cuando se discutieron masivamente los Lineamientos de la Política Económica y Social, finalmente aprobados por el VI Congreso del mencionado partido. En este caso, justo admitirlo y no es única vez, se tomó en cuenta un número de criterios de la población y se hicieron modificaciones al proyecto inicial, las cuales aparecen reflejadas en folleto publicado a los efectos.

No es lo mismo “costumbre”, que “momento”. Me pregunto por qué lo segundo no se torna lo primero, cuando Cuba dispone de todo lo necesario para materializarlo a través del sistema del Poder Popular -- sería “juego de niños” organizarlo, en la “concreta” criolla --, como también me interrogo por qué las sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular (parlamento) no se transmiten en “vivo y en directo” por medios de difusión masiva. Insisto; momento, no costumbre: ¿quién “consultó al pueblo” para prohibirle alojarse en determinadas instalaciones turísticas durante casi dos décadas, a contrapelo de la Ley fundamental?

En este sentido del respeto a la constitucionalidad, el bloguero Rogelio M. Díaz apuntó que, según el artículo 80 de la vigente Ley de leyes, "Las sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular son públicas, excepto en el caso en que la propia Asamblea acuerde celebrarlas a puertas cerradas por razón de interés de Estado". A nuestro conocimiento, el caso excepcional con acuerdo no se invocó, así que las intervenciones de todos los delegados en todas las sesiones del pasado julio debieran estar accesibles de manera inmediata, desde el primer momento.” (7)

Observación interesante, dicho de paso: ¿cuál “interés de Estado” justifica “puertas cerradas” o transmisiones parciales y diferidas para el debate de una ley que, a fín de cuentas, es publicada por la Gaceta Oficial? ¿No parece lo que Raúl Castro denomina “exceso de secretismo”?

Como anécdota, viví durante cierto tiempo la experiencia de asistir como invitado regular a sesiones ordinarias de una Asamblea Municipal del Poder Popular (ayuntamiento) en una de las localidades más importantes del país, donde por regla la mitad de los Diputados al parlamento, por ese territorio, son “pesos superpesados”. Nunca ví por esos predios que un Delegado de circunscripción (concejal), de los que representa más cercanamente al cubano de a pie, cuestionara cara a cara a cualquiera de esos parlamentarios respecto a alguno de los puntos controvertidos que caracterizan a la sociedad criolla. Eso sí: escuché aplausos glamorosos cuando uno de ésos entonó loas a un “soberano” que dijo se llama PUEBLO. De paso, JAMÁS se me ha convocado a una audiencia pública donde MIS representativos de esa jerarquía interactúen con SUS electores “a camisa quitada”.Que conozca, el artículo 11 del Reglamento de la Asamblea Nacional del Poder Popular les obliga a “mantener contacto con sus electores, oír sus planteamientos, sugerencias y críticas, y explicarles la política del Estado”. (7.1)
Manuel David Orrio, se sabe, es “intransigente” acerca del respeto ad literam a la Constitución de la República, al punto de conceptuar como “revolucionario” únicamente a quien la respeta y promueve su respeto (8). Lógica, mi “intransigencia”: juéguese por esa Constitución mínimo la salud mental durante 11 años, en calidad de combatiente secreto de la Seguridad del Estado criollo, y sabrá el origen de la “intolerancia”.

Expresa Don Orestes que “en una anterior oportunidad -década de los 90- “cuando se planteó el surgimiento de la cultura tributaria y el cobro de impuestos al salario, el tema se sometió al debate popular a través de los sindicatos (…) y fue ampliamente rechazado” (9)

Ocurrió en 1994, sobre lo cual escribí hace más de 6 años que “Cuba quizás sea el único país del mundo donde las masas reunidas acordaron elevar los precios de bienes y servicios de primera necesidad, y de no tanta. Por aquellos días la prensa anticastrista nombró a esas medidas con el calificativo de ‘ajuste neoliberal’, sibilinamente callado que cientos de miles de trabajadores participaban apasionadamente en los bien llamados Parlamentos Obreros, donde su conducta demostró que se sentían dueños de su nación” (10)

Hoy, casi 20 años después, ese rechazo se mantiene y sería hora de explicarse por qué. La nueva Ley del Sistema Tributario no lo pasa por alto y legisla, según reporte de Granma, que “En el caso del Impuesto sobre los Ingresos Personales, se mantiene la exención sobre los salarios hasta tanto se mantengan las actuales condiciones económicas, imperativo que se traslada al tributo sobre la propiedad de viviendas y solares yermos.” (11)

Don Orestes aborda dos puntos cardinales: cultura tributaria y rechazo al impuesto sobre el salario, que de un modo u otro se extendería al de la vivienda y los solares yermos, de seguir a Granma y por su propia lógica. Sobre lo primero, cito a Raúl Castro, siempre en mi recuerdo que una vez tal o cual burócrata intentó “persuadirme” de no hacerlo (12). El Presidente criollo afirmó en julio del 2008 que “Estoy tratando de recordar en qué momento hemos oído ese término de impuesto...A esta altura hay que ver cuántos ancianitos nos quedarán por ahí, entre el Ministerio de Finanzas y de Economía y Planificación, etcétera, que sepan algo de impuesto. Lo señalo porque hay que aplicarlos, y es un medio, además, de regulación de muchas cosas.” (13) ¿Vivirán los “ancianitos”, habrán tenido tiempo de enseñar a ministros, expertos y diputados sobre la ciencia de una palabra que al parecer estaba bien olvidada hace cuatro años? No optimista, me siento: uno de los impuestos más controvertidos de Cuba, al momento actual, grava severamente a los bienes y servicios mercados en la denominadas Tiendas de Recaudación de Divisas (TRD), y es causa principal de sus elevados precios; a su vez, éstos PREDETERMINAN los de los productos vendidos en pesos no convertibles, para así provocarse un efecto inflacionario que no tiene discusión.

Sobre aquellos, el economista Juan Triana Cordoví expresó que “los que alguna vez hemos trabajado en el comercio sabemos que el tema de los precios es fundamental a la hora de rotar inventarios. Se puede bajar los precios y ganar lo mismo, EN MASA, rotando inventarios. Si se compra el aceite a 0,70 dólares el litro y se vende a 2,40, va a rotar menos que si se vende a 1,20. Abaratar tiene un efecto muy sano sobre la población, principalmente la de menos ingresos… Hay un grupo de bienes primarios que siguen una ley económica, según la cual, por mucho que el precio se baje, tienen una demanda limitada por la necesidad física humana… ‘Saliendo’ las tiendas en divisas, éso se discutió. No hay más argumentos científicos por dar. ES UNA DECISIÓN DE GOBIERNO. Todo el mundo sabe que esos precios -- e incluyen los mencionados impuestos, subrayo -- conspiran contra la distribución del ingreso y contra la población de menos poder adquisitivo. Por ejemplo, el Ministro (de Economía, supongo) decía que incrementar los salarios depende del aumento de la productividad y de la producción. Pero depende también de bajar los precios de esos productos…” (14)

El otro punto abordado por Don Orestes, el de mantener “la exención (impositiva) sobre los salarios hasta tanto se mantengan las actuales condiciones económicas”, así como sobre la propiedad de viviendas y solares yermos, hace pensar en que si se imponen esos tributos sin tomar en cuenta esas “condiciones económicas”, habrá insurrección popular. Si se parte del salario medio del 2011, para graficarlo, significaría un descuento mensual a los ya magros ingresos laborales de alrededor de 10 %... “por lo bajito”, suponiendo que se fije a tenor de las tasas para el vigente Impuesto sobre los Ingresos Personales. Por ahora, sin lugar a dudas, es incompatible el incremento de las obligaciones tributarias con la caída del salario real que varios economistas criollos han estimado: hoy, ese salario valdría 24 % del de 1990… e insisto en mi ojeriza metodológica hacia los números oficiales.

Pudiera extenderme sobre este lado del problema, pero el espacio obliga. No obstante, queda como proposición para un nuevo Dialogando…no sin insistir en mi mayor preocupación alrededor de estos problemas: SE ESTÁ VISTIENDO AL CUERPO SIN ARMAR EL ESQUELETO, que es liquidar de una vez por todas a las dualidades monetarias y de tasas de cambio, punto de partida para que la economía tenga una medición del valor productivo-mercantil acorde con la realidad.

Refiere Don Orestes que “También en determinados círculos de profesionales, artísticos, etc. ha habido polémicas y discusiones ácidas. Un caso que trascendió a la Red fue el referido a la propuesta de un Diputado (15) sobre la necesidad del pago de impuestos por todos los ciudadanos cubanos sin excepción, propuesta que fue inmediatamente contestada -a través de blogs, correos electrónicos que circulan de buzón en buzón, etc.-, en ocasiones de forma bastante airada y basándose precisamente en aspectos que de alguna forma tiene que ver con temas de los que ya hemos comentado (16), incluyendo el "recargo" en las TRD.

Alexis Leyva (Kcho), grande de la plástica criolla y Diputado por Isla de la Juventud, fue quien provocó el “airado” debate. Ante todo, respeto y admiración para quien ha donado parte de sus bien ganados dineros a más de un noble proyecto. Pasiones aparte, ¿qué dijo, en resumen, según lo publicado por Granma (17)? Defendió el deber general de contribuir según la proporcionalidad de los ingresos; es decir, a más ingresos, más impuestos en debida proporción. O sea, un principio internacional que se identifica con un amplísimo espectro de izquierdas o hasta de pseudo-izquierdas, pero que en nada se relaciona con un pensamiento conservador. De paso, “dejó caer” una valiosa, muy valiosa: “Recordamos que en los años noventa, en los primeros cambios en cuanto al tratamiento económico diferenciado, empezó por el mundo del arte, cuando se nos permitió cobrar en divisa nuestro trabajo realizado en nuestra patria. Ese fue un logro importante, pero incompleto, ya que no abarcaba al resto de la sociedad, ni tan siquiera a nuestros atletas, científicos y médicos, también reconocidos en el mundo entero como un logro de la Revolución.” (18)

No obstante, Kcho es artista, no economista. Punto débil de su intervención parlamentaria fue proponer la extensión de los sujetos fiscales “hasta a aquellos que no laboran, pero son una carga para el Estado, porque reciben todos los beneficios que el Estado produce” (19) ¿Se va a caer en el extremo de cobrar impuestos a quienes se sostiene en virtud de una incapacidad para generar ingresos, a los discapacitados y otras personas a quienes protegerles INSTITUCIONALMENTE es un principio sagrado de la Revolución?

Dialogando, dialogando, quizás se vaya llegando. Por lo pronto, en lo que la Comisión de Estilo del parlamento criollo termina la redacción de la nueva Ley del Sistema Tributario, me repito a mí mismo una frase de Federico Engels: “…lo que no es exacto en el sentido económico formal, puede serlo en el sentido histórico universal. Si la conciencia moral de las masas declara injusto un hecho económico cualquiera…ésto constituye la prueba de que el hecho en cuestión es algo que ha caducado y de que han surgido otros hechos económicos, en virtud de los cuales el primero es ya intolerable y no puede mantenerse en pie. Por consiguiente, en la inexactitud económica formal puede ocultarse un contenido económico real”. (20)

Verdad como templo, ¿no les parece?

NOTAS:


(1)
-Impresiones
de viaje. Cuba 2012

-"Nuevas
regulaciones aduanales"

-"La CUCalización en la economía cubana"
(2) Abelardo Mena, curador de arte.
(3) Diputado Alexis Leyva (Kcho) en la sesión del 23 de julio de la Asamblea Nacional: “Una Ley Tributaria justa debe cobrar impuestos al 100 por ciento de los ciudadanos laboral y económicamente activos, y hasta a aquellos que no laboran, pero son una carga para el Estado, porque reciben todos los beneficios que el Estado produce”
(4) No estoy de acuerdo con "la extensión de los impuestos a todos los ciudadanos cubanos, lo mismo al afortunado que gana mucho merced a sus talentos o suertes, que al infeliz que apenas es remunerado en una ínfima fracción de lo que vale su fuerza de trabajo y de lo que necesita para ganarse una vida modestamente decorosa"... Rogelio Díaz

Kcho, la Asamblea y la matraca mía
(5) http://www.cubasi.cu/index.php?option=com_k2&view=item&id=8...
(6) http://www.juventudrebelde.cu/cuba/2012-07-23/dictamen-sobre-el-pro...
(7) http://bubusopia.blogspot.com.es/2012/08/kcho-la-asamblea-y-la-matr...
(7.1) http://www.parlamentocubano.cu/espanol/reglamento_an.htm
(8) http://www.rebelion.org/noticia.php?id=145554&titular=%E2%80%9C...
(9) Ibídem 2.
(10) http://www.rebelion.org/noticia.php?id=31605
(11) http://www.granma.cubaweb.cu/2012/08/10/nacional/artic03.html
(12) www.kaosenlared.net/noticia/cuba-raul-castro-anecdota-sobre-no-citarle
(13) http://www.granma.cubaweb.cu/2008/07/12/nacional/artic06.html
(14) http://www.cubainformacion.tv/index.php/la-columna/227-orestes-mart...
(15) Ibídem 3.
(16) Ibídem 4.
(17) http://www.granma.cubaweb.cu/2012/08/03/cultura/artic05.html
(18) Ibídem 17.
(19) Ibídem 17.
(20) Prefacio a Miseria de la Filosofía, de Carlos Marx. Editora Política, La
Habana, 1963, pag. 8

Vistas: 97

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Sube a 10 cifra de muertos por explosión de una planta en China

En la planta de gas siguen trabajando rescatistas, bomberos y médicos en las búsqueda de heridos y desaparecidos tras la explosión.

Reunión Mnoal sentará posición contra sanciones de EE.UU.

El canciller venezolano sostuvo que la reunión será la ocasión para exponer ante el mundo la defensa por el respeto al Derecho Internacional que ha estado violando EE.UU.

PSOE confía en acuerdo con Podemos para investidura de Sánchez

"Estamos convencidos de que vamos a alcanzar un acuerdo", aseguró la portavoz del PSOE, Adriana Lastra,

Independencia de Colombia ocurre en medio de exterminio social

De acuerdo con la ONU y la FARC, desde noviembre de 2016 han sido asesinados 144 excombatientes y más de 700 líderes sociales.

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio