Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

Deseos para la Federación de Mujeres Cubanas. Por Paula Companioni

Por Paula Companioni/Progreso Semanal.- ¿Qué pasa con la Federación de Mujeres Cubanas (FMC)?, ¿existe un movimiento? Estas son preguntas que pueden hacerse también sobre otros espacios de la “sociedad civil”, pero responderían a otro artículo. Vienen a mi cabeza por estos días en los que se cumplió el 56 aniversario de esa organización.

En 1958, estando ya en la Sierra Maestra y después de todo un año de combates, las mujeres alzadas también quisieron usar las armas. Habían subido a las montañas, fueron mensajeras, organizaron campamentos, dispusieron cocinas y talleres. Querían pelear al igual que los hombres. Ellas encuentran apoyo en Fidel Castro como Comandante en Jefe del Ejército Rebelde, quien las entrena para formar el Pelotón Mariana Grajales.

Y también encuentran una fuerte oposición de buena parte del resto de guerrilleros que no entendían cómo les darían buenos fusiles a las mujeres mientras ellos tenían escopetas y armas menores. Según el propio Fidel, estas “Marianas” fueron mejores guerreras que muchos de los hombres allá arriba.

El triunfo de la Revolución cubana significó un parteaguas para la historia de todo nuestro país. Luego, el movimiento más general de cambios sociales pasó a convertirse en gobierno, en Estado, en poder. Y el movimiento de mujeres no quedó exento de esto.

Tengo el recuerdo de una foto de mi madre y mi abuela, ambas sonrientes, rodeadas de otras compañeras felices: habían recibido la medalla “23 de Agosto” por acompañar el proceso de rehabilitación social de un grupo de muchachas al inicio de los 90’s. Esa memoria me permite saber que durante estos 56 años se ha escrito muy buena historia por parte de las federadas, y no caer en la trampa de pensar que solo al inicio hubo Revolución.

Pero no encuentro hoy movimiento.

En el 2016 la Federación de Mujeres Cubanas es teóricamente una Organización No Gubernamental con status consultivo que actúa tanto en el ámbito nacional como internacional y que regula sus tareas proyectando el trabajo en cada uno de sus congresos (9 hasta el momento).

Hacia adentro del país cuenta con iniciativa legislativa; promueve e impulsa políticas con “perspectiva de género”; coordina su ejecución con los ministerios sectoriales y los organismos del Estado; asesora teóricamente a los diseñadores y ejecutores de las estrategias públicas; da seguimiento y evaluación a las coordinaciones de proyectos dirigidos a la mujer; y participa en la elaboración y acompañamiento de la intervención de Cuba en los proyectos y programas de cooperación.

Hacia afuera del país la Federación representa al gobierno cubano en diferentes espacios internacionales, bilaterales, multilaterales o intergubernamentales; y forma parte de delegaciones oficiales en diferentes escenarios. O sea, es casi-casi un Ministerio para los “asuntos de la mujer”.

Sus funcionarias ayudaron activamente a la elaboración del Plan de Acción de Beijing (reconocido también como la Declaración de los Derechos Humanos de la Mujer) el cual es, gubernamentalmente, algo así como una piedra angular para asegurar “el avance social de las mujeres”.

Cuando una cumple años y tiene que soplar velitas siempre un coro le dice que pida un deseo. Yo romperé las reglas de pensar en silencio y, como también soy federada, diré los míos en este aniversario.

Me gustaría que la Federación provocara en todas nosotras una necesidad de pertenecer y participar. Que la “entrada a sus filas” no fuera ese acto a veces simbólico y vacío en el que cuando cumplimos 14 años las mujeres pasamos automáticamente a ser federadas. Y que mi accionar en ella no se limitara a pagar los 5 pesos anuales.

Que no solo acompañe en cuanto a perspectiva de género la labor de los diversos organismos, instituciones, cooperaciones y demás; sino que realmente impulse y agite el pensamiento de las mujeres cubanas, donde quiera que estemos, en la construcción de esa sociedad justa que nos merecemos. Y que donde quiera que haya una mujer defendiendo su derecho a pensar diferente pueda decirse que es producto del trabajo de formación que la FMC realiza.

Que no solo siga trabajando en un nuevo Código de Familia (pues hace más de 41 años que tenemos el mismo) sino que defienda, porque sienta suyos, a todos los tipos de familia posibles. Y esto no porque las mujeres somos “las guardianas del hogar”, sino porque la familia debe ser el sitio primordial del amor. Y que cuando esté lista, esta Ley no sea vista de nuevo como un “código de moral” por el cual regir la vida y sí reparta un poquito más las responsabilidades.

Que tengamos un debate profundo acerca de por qué la masculinidad cubana es siempre expresada de manera protagónica. Que no sigamos reproduciendo el estereotipo de “mujer cubana” cual diosa mulata dispuesta al sexo en todo momento. Deseo que podamos luchar contra el acoso sexual y no lo sigamos entendiendo como “piropos” o como que “así enamoran los hombres”. No quiero volver a sufrir las exposiciones de un masturbador sin mi consentimiento. También deseo profundamente que no sigamos llamando a los feminicidios “crímenes pasionales”.

Que se reconozcan, para poder luchar abiertamente contra ellas, todas las violencias de género (física, sexual, económica, psicológica, simbólica, institucional y estructural) y no se sigan guardando en gavetas porque “el enemigo puede enterarse”.

Que no exista más la contradicción de que después de un amplio trabajo de la FMC para que las mujeres no pariéramos un enorme número de hijos, incrementando así nuestra pobreza, hoy permita que algunos funcionarios e investigadores sigan culpándonos por el envejecimiento poblacional y por el decrecimiento económico de Cuba. No quiero que me vuelvan a preguntar “¿y tú, para cuándo?”.

Que cuando estemos en alguna tierra lejos no solo tengamos la tarea de declararnos solidarias y denunciar los horrores del bloqueo sino que también caminemos junto a toda esa gran cantidad de mujeres en el mundo que cuando escucha “Cuba” le brillan los ojos y son las primeras que preguntan “¿qué está pasando en Cuba?” y “¿qué está haciendo la Federación de Mujeres Cubanas?”.

Que realmente sintamos nuestras las pocas pero importantes victorias sobre el patriarcado en todos los contextos, así como que se nos mueva la fibra cuando sabemos de las violencias de ese mismo sistema que hace casi 6 meses asesinó a Berta Cáceres en Honduras, y luego a Lesbia, su compañera de lucha, por el simple hecho de buscar una vida digna para su pueblo.

Que no nos siguiéramos presentando a través de las cifras y datos que hoy somos las mujeres en la Asamblea Nacional del Poder Popular, en el Partido Comunista de Cuba, en las direcciones de los ministerios, en la cantidad de profesionales, en la cantidad de trabajadoras, en la alta natalidad… Eso también vale. Pero sería mucho más coherente llegar a cualquier lugar y que tu bandera sea la plena disposición a luchar contra las injusticias que nos oprimen en todo el planeta.

Un último deseo, más bajito: Me gustaría hacer un análisis profundo de lo que para la vida de las cubanas están suponiendo los Lineamientos.

Como regalo para estos 56 años, voy a imaginarme que todas las sedes de la FMC son casas abiertas, llenas de mujeres y hombres de todas las edades entrando a trabajar, a hablar, a discutir… y olvidaré solo por hoy lo grises y apagadas que se ven las actuales y pocas sedes en las que he entrado.

Foto de portada: Carlos Ernesto Escalona Martí (Kako).

Vistas: 121

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Nativos de Brasil crean protocolo de consulta sobre la Amazonia

"El Estado tiene el deber de consultar a los pueblos indígenas antes de que entre en sus territorios", indicó el vicepresidente de la Asociación Hutukara Yanomami, Dário Yanomami.

Sigue restablecimiento de energía en el oriente y centro de Venezuela

El vicepresidente sectorial de Comunicación, Turismo y Cultura, Jorge Rodríguez, anunció que la falla fue provocada por un ataque "de carácter electromagnético".

Profesores chilenos ponen fin a huelga tras casi dos meses

Los docentes adscritos al Colegio de Profesores de Chile mantendrán sus propuestas para dignificar su trabajo y mejorar el sistema educativo del país.

Moscú afirma que Surcorea puso en peligro a bombarderos rusos

Corea del Sur sostiene por su parte que los aviones militares rusos ingresaron a su espacio aéreo.

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio