Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

De la mentira al mito: corrupción política, racismo y apatía cívica

Las elecciones presenciales, como todo el proceso político en los EEUU es un oneroso circo. Los candidatos se pasean por el inodoro multicolor de la televisión norteamericana, esparciendo discursos mendaces elaborados por puntillosos artífices de la publicidad, diseñando desde el color del maquillaje del personaje, hasta los biotipos y atuendos de las personas utilizadas en el trasfondo para el encuadre perfecto de la cámara.

  Lo revelador es que el norteamericano promedio espera esto de sus candidatos y al mientras la alta definición de la televisión permite disfrutar en detalle de los macabros espectáculo de programas de violencia y crimen morbosamente elaborados, las pantallas se llenan de estas presentaciones con los cotidianos tratantes de ilusiones y sus morrales de promesas incumplidas.
  Los números de las encuestas muestran hoy a los hispanos votando o prometiendo apoyar a un candidato y a otro, mientras en la realidad que de los más de 52 millones de hispanoparlantes en los EEUU contados por el Censo (1) –si contar otro 10% extra al menos de indocumentados-, menos de la mitad podemos votar, o sea 23.7 millones (2).
  Lo grave no es eso, sino que solamente el 21%, o 10.9 millones, están inscritos para votar.
  En el 2010 apenas 6.6 millones votamos, lo cual implica solamente un 12.7% de la población de hispano parlantes que pudieran participar en el sufragio, o sea muchísimo menos que los negros y por supuesto, los blancos norteamericanos.
  Otra parte de la tajada radica en que la inmensa mayoría de esos posibles votantes (75%) nacieron aquí, en los Estados Unidos, sobre todo en familias de origen mexicano, lo cual nos hace caer en otro aspecto del mito del votante hispano.
  Esta mayoría silenciosa (3) tan traída y llevada en las noticias, comentarios y barrajo de falacias de la prensa norteamericana se caracteriza por la indiferencia ante el proceso político, sobre todo tomando en cuenta de que la prioridad para un hispano en los EEUU es encontrar trabajo y mantener a su familia, uno de los retos mas importantes en estos momentos de crisis económica.
  Encontrar un trabajo, poder estudiar, no ya al nivel universitario, sino un oficio bien pagado, se convierte en doblemente difícil cuando te apellidas González o Martínez. El racismo existe y es mucho más radical contra nosotros, las personas pardas (4), como nos calificara el viejo Bush, aquel Presidente que fuera de la CIA y trabajara con Richard Nixon –otro Presidente mentiroso que echaran de la Casa Blanca-, hablando de su propio nieto, hijo de mexicana.
  Cifras recientes del Gobierno federal norteamericano declaran que el desempleo en este mes de Octubre supera el 12% entre los jovenes entre 18 a 29 años de edad y en los hispanos alcanza el 13.4%. Aparte de ello 1.7 millones de jóvenes adultos no se cuentan como desempleados por el Departamento de Trabajo federal, porque, sencillamente desistieron en su búsqueda de un empleo (5).
  Por lo tanto ¿qué interés puede nuestra gente en participar en un proceso político al cual no le ven beneficio inmediato para sus vidas?
  Y esas las preocupaciones reales de la gente, lo cual ninguno de los candidatos ha respondido a satisfacción, apenas a unos días de las elecciones y luego de maratónicos espectáculos, en once meses de intenso proselitismo entre comunidades blancas y urbanas, media docena de debates republicanos, entre enero y junio, las dos grandes convenciones partidistas -demócrata y republicana-, y finalmente, los tres debates presidenciales entre Obama y Romney.
  En el caso de los cubanos es totalmente diferente, pues se declaran masivamente republicanos (70% de los votantes están registrados así en el municipio Miami-Dade, donde radica la mayoría, un 73%, o sea, 392,799 votantes), sobre todo las personas mayores, las cuales son el ganado electoral (6) del sur de la Florida.
  Este grupo, controlado por una generación perversa, amputada por el bisturí del poder revolucionario cubano en los 60, implantada como cáncer malvado, con sus acólitos, gurús y putas en una ciénaga insalubre, con toda malicia bien lejos de las ciudades blancas de los Estados Unidos, en lo cual se conoció desde entonces como Mayami (7), implica gran parte de los 1,207,020 votantes inscritos, de los cuales son de origen latino el 52 por ciento.
  La mayoría cubanoamericanos y un gran pedazo de ellos el ganado electoral, integrado por pobres viejitos retirados nacidos en la isla, adoctrinados cotidianamente por la radio latina con el tema de Castro y Cuba, temerosos de perder su magra ayuda de Gobierno si no siguen las instrucciones de los sargentos políticos (8) que medran en sus barrios (9).
  Un punto importante en este tema ha sido el crecimiento considerable de las llamadas boletas ausentes (10) en los últimos diez años, las cuales hoy suman 173,211. Diseñadas para las personas que por serios problemas personales o de enfermedad no podían acudir a las urnas el día de las elecciones, se han convertido en clave de la maquinaria política local, la cual las vende a los políticos a $50 por cabeza.
  Otro grupo importante de votos controlados son los viejos latinos, sobre todo cubanoamericanos que sobreviven en los comedores y centros de ancianos pobres, ubicados en su mayoría en las zonas depauperadas Pequeña Habana y Allapatah en la ciudad de Miami. Como dato significativo la hermana del actual alcalde del Condado [municipio] Miami-Dade, la señora María Cristina Penedo, controla 11 de estos centros de ancianos y su socia es Josefina Carbonell, quien fuera asistente del congresista federal Lincoln Díaz Balart, el cual renunciara recientemente, vinculado a un proceso de lavado de dinero de la droga (11).
  Solamente en Miami se dan estas componendas y todavía hay quien se asombra que salgan electos los mismos políticos corruptos que han destruido esta comunidad y cuyo caballo de batalla es mantener el embargo a Cuba para luego exprimir los fondos federales destinados a las llamadas organizaciones exiliadas por la libertad (12), las mismas que chantajean, aterrorizan y mantienen subyugado a este ganado electoral.
  A estos viejitos los transportan, si no votan con boletas ausentes por quien les dicen los sargentos políticos de barrio, en los ómnibus del sistema escolar local, les dan un refresco y un pan con algo, con una tarjeta con los números que tienen que ponchar en su boleta para elegir a quienes determina la maquinaria política local.
  Señores, esto es pura democracia representativa al estilo norteamericano, quien lo dude, que venga y lo vea (13).
* Periodista cubano emigrado. Cuatro Premios Nacionales de Periodismo en Cuba, Vanguardia Nacional del Sindicato de los Trabajadores de la Cultura de Cuba. Seis libros publicados, uno en preparación.
Bibliografía utilizada:
1- Census Bureau Homepage, Varios en www.census.gov
2- Pew Hispanic Center, Varios, en www.pewhispanic.org
3- Gratius, Susana (2005). El factor hispano: los efectos de la inmigración latinoamericana a EEUU y España. En www.nuevamayoria.com
4- Groer, Anne (1988). Bush of His Grandkids: ‘The Little Brown Ones’ [Bush sobre sus nietos: Los pequeños pardos, (Trad. Del Autor)]. Agosto 17, 1988. En: Orlando Sentinel, Orlando FL. http://articles.orlandosentinel.com/1988-08-17/news/0060200254_1_je...
5- PR Newswire. 12.0 Percent unemployment for young americans as presidential election nears [12.0% de Desempleo entre los Jóvenes norteamericanos mientras se acercan las elecciones presidenciales (Trad. Del Autor)]. http://money.msn.com/business-news/article.aspx?feed=PR&Date=20... =TOPIC_ECONOMIC_INDICATORS&isub=3
6- González Munné, Pedro (2012). Ganado Electoral. en El Color de la Mentira. pp. 129-131. Ed. Letra Viva, Coral Gables, FL
7- González Munné, Pedro (2012). Los Sísifos de Miami en El Color de la Mentira. pp. 97-98. Ed. Letra Viva, Coral Gables, FL
8- Sargentos políticos es un concepto de personas que a nivel de barrio o comunidad se dedicaban en la época de la Cuba republicana (1902-1959), como parte de la corrupción política existente en el país a obtener votos sobre la base de coacción, promesas de favores o dinero [Nota del Autor].
9- Obra citada, ver 6.
10- Boletas ausentes [Absentee Ballots], son las boletas entregadas por correo o personalmente a los votantes que no pueden acudir a las urnas los días de votación, por estar ausentes de su residencia o tengan otra razón para no presentarse a la elección.  [Nota del Autor].
11- Obra citada, ver 6.
12- González Munné, Pedro (2004). Las 30 monedas del exilio en Rehenes del Odio. pp. 18-19. Ed. Letra Viva, Coral Gables, FL
13- Obra citada, ver 6.

Vistas: 60

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Canciller alemana pide un "resurgimiento para Europa"

“AAlemania sólo le irá bien a largo plazo si le va bien a Europa", declaró Angela Merkel previo a su visita Bruselas para exponer en un Consejo Europeo.

Delegación de EE.UU. insta a Trump mejorar relaciones con Cuba

El senador estadounidense Ron Wyden aseguró que la política implementada contra Cuba es de la "guerra fría".

Irán y Siria estudian envío de ayuda humanitaria a Guta Oriental

La Organización de Naciones Unidas solicita la implementación de un cese el fuego para facilitar el paso de la ayuda humanitaria en Siria.

Corea del Norte enviará delegación para clausura de JJ.OO.

"Seúl aceptará su visita", indicó el Ministerio de Unificación de Corea del Sur, que informó sobre la participación norcoreana en el cierre de los Juegos Olímpicos.

© 2018   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio