Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

CORRESPONDENCIA: A propósito del 7 de agosto.

Por: Omar Ríos G. Hermes Bauta.
 
Consecuencias de la reelección de Estrada Palma en el Municipio Bauta, La Habana.
 (Datos obtenidos del libro de Abelardo Padrón “General de tres guerras”; de “Historia de la localidad de Bauta. Hoyo Colorado”, de Margot González y María V. Pérez; del libro “Noticias de la República” de Julio Domínguez García y del libro “Juan Manuel Márquez: Documentos de combate” de Guillermo Alonso y Enrique Vignnier). Fotos y recopilación de textos de Omar Ríos y Eduardo Ordaz, autores de "Catauro Bautense", historia de Bauta desde el 1550 a la etapa contemporánea en formato digital.
 
 En el 1906, producto de los fraudes más inauditos, y la presencia de 6 buques de guerra norteamericanos que contrastaban con los mandatarios estadounidenses William Taft y Carlos E. Magoon, Tomás Estrada Palma fue reelecto como Presidente de la República, lo que creó indignación popular formándose entonces bandas armadas y produciéndose atropellos y asesinatos de personalidades liberales seguidores de José Miguel Gómez (contrincante de Estrada Palma), los que llevan a cabo un levantamiento armado conocido como La Guerrita de Agosto, en la que aparece como una da las figuras principales el General Quintín Bandera, seguido por los Coroneles Ernesto Asbet, Dionisio Arencibia (del Reg. de Santiago de las Vegas) y el bautense Baldomero Acosta (quien, al parecer, desde el inicio de la seudo república, fue a vivir a Marianao), todos estos por la Provincia de La Habana, así como otros por Pinar del Río, Matanzas y Las Villas, pero en estas Provincias los alzamientos que se produjeron fueron muy débiles, debido a que sus dirigentes fueron delatados y arrestados. En La Habana ocurrió algo similar, por lo que a partir de entonces, algunos comenzaron a nombrar a la seudo república como La República de las traiciones.
 
 En aquel entonces, para aliviar el ambiente caldeado, a los antiguos militares mambises se les endulzaba con cargos de toda índole, incluyendo el de embajadores, aunque no supieran nada de diplomacia. El mandatario norteamericano Carlos E. Magoon inventó “la botella” como símbolo de corrupción de todos los gobiernos hasta el año 1959.
 
 El primer combate de aquella guerrita tuvo efecto en la finca Garro (ubicada donde radica hoy el barrio de La Faustina), en Corralillo, el 7 de Agosto del 1906; combate dirigido por el General Quintín Bandera, lo que ocasionó que el Juez de Instrucción de Marianao radicara una causa contra él por robo de caballos y alteración del orden, así como alarma en las localidades de Bauta y Punta Brava. En aquel combate hirieron a Quintín quien buscó refugio en la casa campestre de Manuel Silveira (que Quintín creía era su amigo), cerca de la finca Torrens del barrio de Guatao. Con visión de futuro, Quintín se percató de que aquella guerra no tenía posibilidades de triunfo, y desde allí envió una carta a Silveira diciéndole que firmaría la capitulación, y como ya dijimos, tildó a Baldomero Acosta de traidor.
 
 Dos días después de ubicarse en la casa de Silveira, Quintín, encontrándose casi solo (habían con él dos hombres) fue cercado por fuerzas de la Guardia Rural comandadas por el Capitán Ignacio Delgado (quien fuera ascendido a Capitán por el propio Quintín) y organizadas bajo la dirección del General Emilio Núñez[1]. La tropa fue enviada allí debido a la delación del mismo Manuel Silveira, por orden del entonces Presidente de la República Tomás Estrada Palma. El cuerpo del negro General mambí fue ultimado por siete balazos y cuatro machetazos junto a sus dos escoltas, el 22 de Agosto del 1906. Aquello provocó que la voz del pueblo se alzara para condenar la innoble y no merecida muerte de aquel viejo y glorioso mambí. Los cadáveres de Quintín y sus compañeros fueron trasladados a Punta Brava y después a la Necrópolis de Colón, donde fueron inhumados en una fosa común. Se hizo inminente que querían desaparecer hasta su patronímico de nuestra historia. Su tumba fue salvada del olvido por el Capellán del Cementerio, que colocó sobre el camellón de tierra en la fosa 20 de la hilera 15, una tosca y rústica cruz en cuyos brazos, en letras claras y blancas, decía: “Aquí yace Felipe Augusto Caballero, fallecido el 22 de Agosto del 1906”, para poder identificarla, y un ramo de flores. El nombre que escribió el Capellán fue el suyo propio.
 
 Como consecuencia de todo esto, en Bauta se movilizó un cuerpo represivo comandado por los Generales Pedro Delgado Carcache y Antonio Varona, y los Coroneles Esteban Delgado Acosta e Ignacio Morales, con unos 600 hombres, en apoyo al gobierno de Estrada Palma.
 
 La muerte de Quintín, aceleró la salida de la Presidencia a Estrada Palma, el que por su incapacidad pidió la intervención del gobierno yanqui (los que de inmediato enviaron 6 buques de su armada). Se calmó la situación y, lógicamente, después de la guerra se hizo la paz, pero una paz con otra bandera... No era lo mismo pelear entre palmistas, liberales y otras calañas, que con la potencia del Norte. En la segunda intervención, desde el 29 de Septiembre del 1906 hasta el 20 de Enero del 1909, ondeó en todo el territorio nacional la bandera norteamericana, creándose no solo una República de traidores, sino también una República mediatizada y confundida económica, cultural y políticamente, de la que nuestro terruño no fue excepción.
 
 En las fotos tiradas por los autores de Catauro Bautense que aparecen en este trabajo, veremos el estado actual en que se encuentra el Monumento que se erigió en memoria del General de las Tres Guerras Quintín Bandera.
 
 Para llegar al Obelisco Conmemorativo, hay que entrar unos 50 metros a través de maleza y agua.
 
 La primera fue tomada en el Kilómetro 4.5 de la Carretera de Punta Brava a San Pedro, a la izquierda; se nota el mal estado de la entrada, que carece- además- de cualquier elemento informativo.
 
 La segunda foto nos muestra lo que pudo haber sido una cerca delimitatoria del Monumento en sí, también en mal estado.
  La tercera foto indica el lugar exacto donde cayera el bravo mambí, que carece de placa o tarja que debió tener en su momento.
 
 Años después de este artículo, encontramos en el parque capitalino conocido como “Parque Trillo”, Centro Habana, un monumento a Quintín sin cabalgadura, completamente deteriorado y con faltas de letras descriptivas del mismo, además de la suciedad normal del castigo de los pájaros. Al morir en combate, debe aparecer el patriota en su cabalgadura, como está diseñado en los cánones para estos casos. Ni en esto tuvo suerte el gran mambí Quintín Bandera.
 
 Desde esta trinchera del quehacer histórico hacemos votos porque las autoridades competentes apoyen al mantenimiento de todo lo que sea Patrimonio.
 
 [1] El General Emilio Nuñez llegó a ser Presidente de los Veteranos de Cuba y Vicepresidente de la República.

Vistas: 163

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Concluye con éxito la operación del Rey Juan Carlos I

El próximo parte médico está previsto para mañana domingo, a las 12 de la mañana.

35 000 personas se manifiestan en Alemania contra el racismo

En Sajonia y Brandeburgo, el Landtag (parlamento regional) será elegido el 1 de septiembre y las encuestas predicen un fuerte crecimiento para el populista de derecha AfD.

Bolivia profundiza lucha contra el narcotráfico en la región

El mandatario Evo Morales inauguró este sábado la nueva sede del Centro Regional de Inteligencia Antinarcóticos, donde se desempeñarán agentes policiales de varios países suramericanos.

Incendios en Amazonía pone en riesgo acuerdo UE - Mercocur

En la cumbre del G7, los principales líderes mundiales expresaron su preocupación en torno a los incendios en el Amazonas y presionan a Brasil para que tome medidas.

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio