Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

Fecha de publicación 28/06/2013
 
Por: Dainerys Machado Vento
 
En la sesión del Consejo Nacional de la organización, celebrada este 27 de junio, se presentó la Comisión Organizadora del cónclave, que ratificó al escritor Miguel Barnet como su presidente...
 Desde el pasado mes de abril, más de cien miembros de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) fueron encuestados a lo largo y ancho de todo el país para, a partir de sus propuestas, conformar la Comisión Organizadora del esperado VIII Congreso de la vanguardia intelectual.
Las entrevistas fueron llevadas a cabo con la seriedad y el activismo constante de los creadores Helmo Hernández, Alex Pausides, Omar Felipe Mauri, Orlando García y Magda González Grau, todos con importantes responsabilidades y liderazgo reconocido en sus espacios de acción. Los resultados de dichos intercambios fueron presentados en la más reciente sesión del Consejo Nacional de la UNEAC, celebrada este jueves 27 de junio, y reconocida a la postre como la convocatoria oficial al próximo cónclave de la organización.
Con la presentación y aprobación de la Comisión Organizadora del VIII Congreso de la UNEAC, fue hecha la convocatoria al cónclave. (Fotos: Tessio Barba)
El teatro del Museo Nacional de Bellas Artes acogió la reunión, que estuvo presidida por el antropólogo y escritor Miguel Barnet. El presidente de la UNEAC estuvo acompañado por Miguel Díaz-Canel Bermúdez, vicepresidente primero de la República de Cuba; por Abel Prieto, asesor del presidente de la República, Roberto Montesino, jefe del Departamento Ideológico del Comité Central de Partido y por otros funcionarios del Comité Central, del Sindicato Nacional de la Cultura y de la propia organización de los escritores y artistas.
El vicepresidente primero de la UNEAC, el escultor José Villa, leyó el acta constitutiva de la Comisión Organizadora del VIII Congreso. Por él se conoció que durante más de cuatro semanas fueron analizadas las 932 propuestas derivadas de las encuestas. Activismo, aval artístico y compromiso para continuar el trabajo de la organización fueron algunas de las características tenidas en cuenta para concretar la selección. Según los estatutos, la Comisión debe ser integrada por 45 personas, de las cuales 20 son, por derecho propio,las y los presidentes de los comités provinciales y de las asociaciones que conforman la UNEAC.
Los otros 25 miembros elegidos definitivamente, y luego aprobados por el Consejo Nacional en voto abierto y unánime, fueron, como representantes de los escritores, Alex Pausides, Fernando Martínez Heredia, Jesús David Curbelo y Caridad Atencio. Para promover los criterios de los músicos fueron elegidos el joven trompetista Yassek Manzano, el compositor Juan Piñera, el crítico Roberto Chorens, y los intérpretes Martha Campos y Giraldo Piloto. Por artes plásticas integrarán el grupo de trabajo el caricaturista Arístides Hernández (Ares), el crítico Helmo Hernández, y los creadores Vicente Herández, Irvin Hernández y José Villa. Los artistas escénicos encontrarán sus voces en las de los críticos Norge Espinosa y Omar Valiño, y en las de los creadores y promotores culturales Corina Mestre, Viengsay Valdés y Ramón Silverio. Los miembros de Cine, Radio y Televisión estarán representados por Magda González Grau, Magda Resik, Luis Morlote, Léster Hamlet y Jorge Perugorría. Miguel Barnet fue ratificado al frente de esta Comisión Organizadora del VIII Congreso, elección con la que se mostró honrado.
Durante esta presentación, Villa aclaró que ese grupo de trabajo, según los Estatutos de la UNEAC, sustituye inmediatamente el trabajo de la Presidencia y del Secretariado, para asumir todas sus funciones hasta la concreción del Congreso y las nuevas elecciones. Puntualizó además que su labor se orienta a organizar las plenarias en todos los comités provinciales del país y en las cinco asociaciones que los conforman a lo largo y ancho de Cuba; así como en la conducción de los procesos de elección de precandidatos y candidatos a la convención, y a todos los cargos que constituirán su futura Presidencia y Secretariado.
Tanto Barnet como Villa insistieron en la importancia que tuvo para los implicados lograr una amplia representatividad en los miembros de la Comisión, pero sobre todo garantizar el relevo y la inclusión de los más jóvenes que gracias a sus méritos artísticos conforman hoy también la vanguardia intelectual del país. De estas 45 personas elegidas como Comisión Organizadora, 31 son miembros ya del Consejo Nacional de la UNEAC lo que garantiza la continuidad del trabajo realizado y permitirá velar por los logros obtenidos en este período de trabajo.
 
Todo lo que es la UNEAC
 
Las ausencias físicas del cineasta Alfredo Guevara, del compositor César Portillo de la Luz, del pintor y poeta Adigio Benítez y de la investigadora de la cultura popular Ada Mirta Cepeda, fueron recordadas con un minuto de silencio al inicio de este Consejo Nacional, el primero que se celebra después de sus decesos.
Luego Miguel Barnet dio la palabra a Graziella Pogolotti. Y fueron muy prolongados los aplausos que sellaron la intervención de la doctora. La asesora de la presidencia de la UNEAC hizo un extenso recorrido por la historia de la organización desde su constitución en 1961. Se detuvo en las contradicciones que la hicieron afianzarse en la vida cultural y política del país, comentó sus posiciones siempre revolucionarias, así como algunas de las preocupaciones, retos y diálogos políticos de los que ha sido juez y parte en este medio siglo.
“Como toda institución viva, se incluye en ese cuerpo mayor que es la sociedad”, comentó la ensayista para explicar por qué las funciones y conceptos de la UNEAC se han ido transformando a la par de los tiempos que corren. Su recorrido fue muy detallado. Comenzó por rememorar las jornadas en el hotel Habana Libre, que concretaron la fundación en 1961 como “espacio de encuentros, de intercambios y sobre todo de vínculo intergeneracional y de las distintas tendencias estéticas que había entre nosotros en aquellos momentos”. También la bautizó como “concha y refugio” ante los sucesos provocados por la política cultural de la década de 1970, que impusieron poco a poco lo que ella llamó una “burocratización de la ideología”.
Diálogos posteriores con Fidel Castro, con el entonces ministro de cultura Armando Hart, fueron rememorados también por la doctora, hasta llegar a plantear la necesidad que se impone hoy de una búsqueda mancomunada de soluciones prácticas que garanticen la continuidad de la cultura cubana como sentido y riqueza de la vida espiritual del pueblo. “Las generaciones crecen hoy en un contexto muy diferente”, alertó en su interés por demostrar el papel de la cultura, y de su expansión en la sostenibilidad de la ideología.
Fue después de sus palabras que se formalizó la constitución de la Comisión Organizadora. En ella, la Pogolotti fue ratificada además como asesora de la presidencia y recibió elogios por el trabajo desempeñado en los últimos cinco años y medio.
 
Similar aclamación recibieron, en la voz de Miguel Barnet, los miembros de la Presidencia y del Secretariado cuyo trabajo cesó con esta convocatoria formal al Congreso de la UNEAC. “Hace mucho tiempo ya y gracias a este equipo también, la UNEAC dejó de ser un club”, resaltó el escritor y agregó que “no hemos querido ser un cenáculo de diletantes”, aunque criticó que “no hemos logrado llevar a la organización a los más jóvenes”.
Sobre el tema volvería más tarde el teatrólogo Omar Valiño, al resaltar el valor de espacios promovidos por la organización, donde el debate y la creatividad se han vuelto referentes.
Junto a Miguel Barnet, compartieron la presidencia del Consejo Nacional, el vicepresidente primero de la República, Miguel Díaz-Canel, y el escritor Abel Prieto, asesor del presidente.
A pesar de que no estaba previsto el tratamiento de otros temas además de la presentación de la Comisión Organizadora, en las reuniones del Consejo Nacional se ha vuelto costumbre que a nadie con un criterio por expresar se le niegue la palabra. Esto permitió que el arquitecto Miguel Coyula reiterara su preocupación por la proliferación de malos monumentos conmemorativos. Y permitió además que comenzara un debate sobre la situación actual del cine cubano, que ocupó buena parte de la reunión y que en definitiva se convirtió en uno de los primeros compromisos de trabajo a los que deberá hacer frente la Comisión camino al Congreso.
 
Cine cubano: varios criterios, un solo fin
Las realizadoras Magda González Grau y Rebeca Chávez, y el guionista Arturo Arango, presentaron ante el Consejo Nacional de la UNEAC un documento que resume el debate sostenido por un grupo de cineastas cubanos a favor de la reestructuración de la producción cinematográfica en el país.
Hace semanas, motivados por la noticia de que se trabajaba en la reestructuración del Instituto Cubano de Arte e Industrias Cinematográficas, decenas de realizadores y realizadoras cubanas fundaron un grupo de trabajo, autodenominado g-20, que lideraría investigaciones y debates para proponer una Ley de Cine al Ministerio de Cultura (Mincult).
Abel Prieto recomendó que la Comisión Organizadora del Congreso, presidida por Barnet, trabajara en función de integrar los criterios del grupo de cineastas con los de comisión de Cultura, porque ambos trabajan por los mismos objetivos y bajo los mismos principios de la Revolución. “Creo que hay pocos países que pueden salvar el cine como arte, como puede salvarlo Cuba”, afirmó el ex ministro de Cultura, una de las voces más respetadas por la intelectualidad cubana.
El también escritor hizo un llamado a velar por el uso de las nuevas tecnologías en la socialización de los esfuerzos de ese grupo de trabajo fundado espontáneamente por las y los cineastas. Es que en este mismo portal web de la UNEAC han sido publicados todos los documentos referidos al trabajo del g-20, así como relatorías de las diferentes reuniones que han protagonizado. Y aunque podrían percibirse riesgos en este esfuerzo, lo cierto es que publicar la visión de los propios cineastas sobre su trabajo si bien no impide que sea tergiversado por medios de comunicación mal intencionados, permite que quede constancia de sus reales objetivos.
“La gran batalla se está dando en el audiovisual”, afirmó Abel sobre la importancia de actualizar la Ley de Cine que existe en Cuba, “hoy los jóvenes del mundo leen menos y consumen más productos audiovisuales”, remarcó. Hizo un llamado a los líderes del g-20 a no pecar de ingenuos, ni a creer que todos los que intervinieran en un debate abierto como ellos proponen seguirían los principios ideológicos del socialismo.
 
Arturo Arango y Rebeca Chávez defendieron el sentido constructivo que han tenido las asambleas del grupo de trabajo, y aclararon que están alertas de esas posibles diferencias. Ambos coincidieron en recalcar el valor del debate en la inclusión de jóvenes que han recuperado sus esperanzas en modelos participativos.
Miguel Barnet aclaró que aunque el Consejo Nacional no era el espacio propicio para hablar del tema, era responsabilidad del Ministerio de Cultura y demás instituciones implicadas el dialogar con las ideas y propuestas bien sustentadas en las que trabajaban los cineastas. “Lo más importante es que se establezca esta comunicación y que esta comunicación sea real”, enfatizó. “La UNEAC ya no puede darles respuestas”, dijo ante la reiteración de estos planteamientos en varios espacios públicos. Pero queda claro que la UNEAC les ha dado a las y los cineastas cubanos el espacio para enarbolar sus criterios, siempre desde el respeto.
El crítico de cine Luciano Castillo puso su granito de arena, al comentar cómo la modélica Ley de Cine de Colombia había permitido producir 23 largometrajes en ese país en 2012. Mientras hizo un llamado de atención sobre la necesidad de proteger la memoria cinematográfica cubana, en elevado riesgo ante al paso del tiempo. Rolando Pérez Betancourt comentó además el imprescindible papel de la crítica cinematográfica en el diálogo de la creación artística con la realidad inmediata.
La intervención de Miguel Díaz-Canel, casi al término de la reunión, pondría otros puntos sobre las íes de este tema. Aclaró que, motivado por múltiples quejas sobre la producción cinematográfica en Cuba, propuso a Marino Murillo, jefe de la Comisión de Implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social, que comenzara a revisarse el tema con la competencia del Mincult. “Quien les dijo que el tema (que se revisaba) era el ICAIC les informó mal, les dio mal la noticia”, porque según aclaró el análisis incluía uso y acceso de nuevas tecnologías, reordenamiento de la producción y contemplación de la producción independiente, papel de la crítica cinematográfica, derecho de autor, reconocimiento de las figuras del audiovisual que faltan, y muchos otros temas vinculados al cine.
“El diagnóstico incluye aspectos jurídicos, aspectos económicos y financieros”. Para ello “se les propuso un análisis de antecedente, luego se haría un diagnóstico del cine cubano y luego se propondría la política”, explicó Díaz-Canel y afirmó que “se les sugirió convertir eso en un debate con cineastas y realizadores”, cada paso debió haber sido consultado. “Sectarismo o lentitud de quienes debían liderar el proceso ocasionaron esta confusión”, dijo y reafirmó así que los intereses del grupo de trabajo de cineastas y de la comisión del Ministerio de Cultura son los mismos.
“La transformación tiene que incluir hasta las salas de cine”, y amplió que debías concebirse como espacios de usos múltiples que sean rentables además. Es que el papel del Estado no se reduce al subsidio de la producción cinematográfica en Cuba, pues como manifestación artística esta debe responder a la política cultural inclusiva y revolucionaria que todos sueñan también desde el Consejo Nacional de la UNEAC.
consejo nacional 2013
A la memoria de los desaparecidos Alfredo Guevara, César Portillo de la Luz, Adigio Benítez y Ada Mirta Cepeda se rindió tributo.
Antes de tratar el tema de la situación actual del cine y de proponer la unificación de las voluntades por su transformación, dando por un lado participación a los cineastas y por otro, confianza a los organismos implicados, el vicepresidente primero había elogiado el trabajo realizado por Miguel Barnet en el último lustro al frente de la organización y su sensibilidad ante los problemas de la gente.
“La toma de decisión en nuestra país está incompleta siempre que no se consulte la vanguardia artística y la vanguardia científica”, aseguró el vicepresidente primero del gobierno cubano, quien habló a favor de la integración de proyectos. “Sí creo que el papel que le toca jugar a la cultura en el momentos actual, y en todos los momentos, y en especial a la vanguardia de la cultura”, dijo antes de referir que “estamos en un mundo lleno de banalidades, de vulgaridades” “y para ser revolucionarios necesitamos ser decentes”. “Por lo menos esa es la sociedad a la que aspiro, que sea económicamente sostenible pero donde primen los valores”.
Resaltó por ello que “todo este contexto nos va llevando a la importancia que tendrá el VII Congreso de la UNEAC”, sobre el que refirió además que debe “aportarle a la conceptualización de lo que estamos haciendo”, un paso importante en la consolidación del actual modelo social.
Las realizadoras Magda González Grau y Rebeca Chávez, y el guionista Arturo Arango, presentaron ante el Consejo Nacional un resumen del debate sostenido por un grupo de cineastas cubanos.
Sobre la presentación de la Comisión Organizadora del cónclave refirió que “si vamos a un Congreso de esa importancia hace falta estabilidad en la dirección, pero también renovación”. Habló sobre la necesidad de “trabajar en un tema que es cardinal: hay una joven vanguardia artística que se está posicionando y está en la AHS. A ellos hay que irles dando espacio”.
Al cierre de la reunión, Barnet comentó que aún sin tener el apoyo material de otros mandatos, la promesa es “luchar frente a obstáculos que imponen el inmovilismo y la burocracia”.

Vistas: 63

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Sube a 10 cifra de muertos por explosión de una planta en China

En la planta de gas siguen trabajando rescatistas, bomberos y médicos en las búsqueda de heridos y desaparecidos tras la explosión.

Reunión Mnoal sentará posición contra sanciones de EE.UU.

El canciller venezolano sostuvo que la reunión será la ocasión para exponer ante el mundo la defensa por el respeto al Derecho Internacional que ha estado violando EE.UU.

PSOE confía en acuerdo con Podemos para investidura de Sánchez

"Estamos convencidos de que vamos a alcanzar un acuerdo", aseguró la portavoz del PSOE, Adriana Lastra,

Independencia de Colombia ocurre en medio de exterminio social

De acuerdo con la ONU y la FARC, desde noviembre de 2016 han sido asesinados 144 excombatientes y más de 700 líderes sociales.

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio