Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos

Por Jorge C. Oliva Espinosa

 Una vez más el almanaque nos advierte que ya pasó otro primero de enero y volvemos a llenarnos de nostalgia por aquel amanecer de esperanza, amanecer de año nuevo y vida nueva, aquel despertar con las cadenas rotas de 1959, preñado de comienzos, purezas y júbilos compartidos. La realidad nos dice que el glorioso acontecimiento pertenece al siglo pasado, que ha llovido mucho desde entonces y que sucesos y lecciones se han ido acumulando para entrar en una nueva era. Más cercano fue ayer, cuando doblamos la curva del milenio y nos adentramos en el siglo XXI; ese hito del tiempo nos parece más reciente, maquillado de actualidad y de renuevos, sin embargo ya remontamos la cuesta de su segunda década. Ahora comenzamos este año 2014 y a mí, si de recordar pasados se trata, se me ocurre tirar mi curricán bien lejos, lanzar una ojeada cien años atrás, sintetizar lo que ocurría entonces, establecer posibles comparaciones y tratar de extraer alguna enseñanza.
 En 1914 estalla la Primera Guerra Mundial. Detonante de pretexto, el magnicidio de Sarajevo; causa real, el nuevo reparto del mundo que exigían las potencias imperiales. En esa guerra, se usará el gas mostaza como arma química de exterminio masivo, la aviación como fuerza armada hará irrupción, el holocausto se llevará a decenas de millones y desaparecerán cuatro imperios: el otomano, el ruso, el autrohúngaro y el alemán; a la par, surgirán nuevas naciones estados.
 En Estados Unidos gobiernan los demócratas con el Presidente Woodrow Wilson, vigésimo octavo en ocupar la Casa Blanca; pero en el Capitolio dominan los republicanos, encabezados por Cabot Lodge. Wilson se caracteriza por su política intervencionista, en 1914 invade México y ocupa Veracruz; en años sucesivos hará lo mismo en Haití y en República Dominicana. No entrará en la contienda europea hasta 1917. En todo esto, sus enemigos republicanos le apoyan, se opondrán en cambio, a la entrada de Estados Unidos en la liga de la Naciones.
 En Cuba gobierna Mario García Menocal, apodado “El Mayoral de Chaparra”; el país tiene por primera vez su propia moneda, a la par que se puebla de “cómpanys” norteamericanas que vienen a invertir en la industria azucarera y construyen grandes centrales, mientras amplían y modernizan otros; el azúcar alcanza altos precios debido a la guerra y los tiburones se regocijan, la penetración económica se extiende, maniatando al país. En la Capital, están por construirse los parques de La Fraternidad y la Avenida de las Misiones, la Universidad no tiene su escalinata; no existen todavía ni el Palacio Presidencial, ni el Capitolio. El Honorable Señor Presidente de una Cuba, más protectorado que República, tiene sus oficinas en el antiguo Palacio de los Capitanes Generales, el mismo edificio desde donde se gobernaba la colonia, situado frente a la Plaza de Armas. A un costado de esa plazuela, está la Embajada norteamericana, bien cerca del ejecutivo, como para que las órdenes que trasmita lleguen con celeridad a este.
 El Poder Legislativo sesiona en un edificio, aun conservado, muy cerca de allí, en pleno corazón de la Habana primigenia, la que hoy llamamos Vieja.
 En ese 1914, en el Instituto de La Habana, comienza sus estudios de bachillerato un jovencito de 15 años, nacido en el pueblo de Alquízar e inscrito en el Registro Civil como Rubén Martínez Villena; mientras, un niño de 8 años, que había nacido en Filadelfia, se muda con su familia de Matanzas para Pinar del Río. Otro niño, un año mayor que aquel, se prepara en La Habana para viajar a Nueva Orleans, en unión de su madre. Años después, ambos niños ya adolescentes, coincidirán como estudiantes en el Instituto de Pinar del Río. Uno, el que vino de Matanzas, se llama Antonio Guiteras; el otro, Julio Antonio Mella. Los dos llevan sangre irlandesa por herencia materna y no tardarán de ocupar los sitiales que les reserva la historia.
 En la Habana, no existen estaciones de radio, mucho menos de televisión que es cosa inimaginable, en cambio pululan los cafés tertulianos y los teatros florecen. En la esquina de Consulado y Virtudes, el "Teatro Alhambra" marca época en el vernáculo, las presentaciones de sus estrenos caracterizan el panorama nacional; el "negrito" de Sergio Acebal hace reír y pensar al público, Federico Villoch escribe los sainetes y el maestro Jorge Ánkerman se encarga el repertorio musical. En la calle San Lázaro, el Señor Ernesto Carricaburu, con diez Ford modelo T, abre el primer servicio de autos de alquiler.
 En una casa de El Cerro, el día 24 de febrero, le celebran su segundo añito a un niño. Entre los regalos que recibe, quizás una caja de lápices de colores le anima a embarrar paredes; se llama René Portocarrero y cuando crezca, descollará en la pintura cubana.
 Se nos presentaría muy extraña, aquella Habana nuestra de cien años atrás. ¡Cuántos niños y jovencitos, entonces desconocidos, asumirán protagonismo en los siguientes años! ¡Cuánta historia tendrá que transcurrir, cuántos avances y retrocesos, para llegar a nuestros días!

 Desde Regla,
 Ayer, “La Sierra Chiquita”; ayer, hoy y siempre, bastión de rebelde cubanía.
 Comenzando enero de 2014

Vistas: 78

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Afirman que Trump paga menos impuestos que los indocumentados

La representante demócrata afirmó que entre 2016 y 2017 ella contribuyó más a las arcas federales que el presidente estadounidense.

Nueva masacre deja tres fallecidos en Cundinamarca, Colombia

Las autoridades manejan la hipótesis investigativa de que el hecho está relacionado con el microtráfico de drogas.

Asesinan en Honduras al periodista Luis Almendares

A la fecha suman 86 crímenes contra periodistas y comunicadores, la mayoría en total impunidad.

El mundo supera el 1.000.000 de fallecimientos por la Covid-19

La Organización Mundial de la Salud señaló que en el más reciente balance se incorporaron 3.636 fallecimientos a nivel mundial.

© 2020   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio