Martianos

Martianos. Seguidores del pensamiento de José Martí Red de los emigrados cubanos


CONOCEDOR DE CUADROS
Martí visita con una familia de cubanos en Nueva York la colección de cuadros del
multimillonario Vanderbilt. Goza contemplando aquellas obras de arte, y cuando una
señora camagüeyana declaró que de todos los lienzos el que más le había gustado era un
cuadro muy pequeño de un notable pintor, Martí exclamó pleno de contento:
-¡Tiene usted razón; como que es la obra mejor y más costosa que posee Vanderbilt.
Y así era en efecto.

EL ESPÍRITU DE AGRAMONTE
Hablando doña Ángela del Castillo de Fernández con Martí, en Nueva York, sobre la
muerte de Ignacio Agramonte, le informó que conservaba en unos pomitos cabellos del
Bayardo camagüeyano y tierra de Jimaguayú, lugar donde cayó por la independencia de
Cuba.
Al enseñarle las reliquias, Martí se puso de pie, y, con el rostro transfigurado y más pálido
que de costumbre, apretaba los pomitos como si sintiera en su corazón la caída del héroe.
Mientras los ojos se le habían llenado de lágrimas.

NO HAY QUIEN NO TENGA ALGO BUENO
De niño sufrió privaciones; de adolescente, los horrores del presidio político, la deportación
de su amada tierra natal; de hombre, las angustias de la incomprensión, los desengaños y
hasta la hostilidad de muchos, en su incansable lucha por plasmar la nueva revolución
redentora. Conoció a fondo las entrañas humanas. Los cardos y las ortigas.
Pero, sin embargo, el jardinero de la rosa blanca, cuando se encontraba rodeado de seres
amados, sostenía convencido:
-No hay quien no tenga algo bueno, falta saberlo descubrir.

EN LAS ALAS DE MI PUEBLO
Al llegar Martí por primera vez a Cayo Hueso, se le ofreció un lujoso carruaje para
conducirlo al Duval House, de Madame Bolio. Pero declinó usarlo.
-No, gracias por tanto cariño: ¿dónde podré ir mejor que llevado en alas de la ternura que
me tiende mi pueblo?
Y fue a pie, rodeado de los cubanos que se habían congregado para darle la bienvenida.

NOBLE COMPRENSIÓN
En cierta ocasión el propietario de un restaurante cubano de Nueva York ofreció un
almuerzo en honor de Martí. Aunque la comida era frugal, el dueño pidió prestada una
magnífica vajilla que incluía hasta enjuagatorios.
Al final de la fiesta, uno de los comensales al encontrar un pedazo de limón en su
enjuagatorio y no estando acostumbrado a tal práctica, pensó que se trataba de una
limonada y se la bebió. Sus vecinos comenzaron a sonreírse, pero Martí, percibiendo la
ofuscación del hombre, con toda seriedad alzó su enjuagatorio y se bebió el contenido.

RARA INTUICIÓN
Martí sentía un extraordinario cariño por su hermana Ana (Mariana Matilde). Una vez notó
ciertos flirteos entre ella y un oficial español, y le preguntó:
-¿A ti te gusta ese oficial por su apostura y uniforme, o crees que él realmente te puede
hacer feliz? Piénsalo bien, porque el corazón me dice que no debieras quererlo.
Pocos días después el oficial tuvo un violento disgusto con otro militar por otra mujer y fue
muerto en duelo.

 

http://multimedia.prensa-latina.cu/App_Files/TextFile/anecdotasmart...

Vistas: 266

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Martianos para agregar comentarios!

Únete a Martianos

Miembros

TELESUR

Analista: Gobierno de Duque no puede tener evaluación positiva

El primer año de mandato de Duque se ha caracterizado por políticas de privatización, austeridad y una tendencia a desconectarse de la realidad colombiana.

Irán quita cuatro ceros a su moneda por sanciones de EE.UU.

El mandatario iraní, Hasán Rohaní, envió un proyecto de ley al Parlamento con el propósito de aprobar la medida económica.

Oso hormiguero huye de las llamas de la Amazonía

La foto de un oso hormiguero escapando del fuego de la Amazonía insta al mundo actuar lo más pronto para que no se siga destruyendo el pulmón del mundo.

Lula agradece apoyo popular a 500 días de resistencia

A través de su misiva el expresidente Lula da Silva alentó a la colectividad de esa nación suramericana a luchar por un Brasil mejor. 

 

© 2019   Creada por Roberto Domínguez.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio